Actualidad

Incendios en Argentina y en Sudamérica

Medio Ambiente y Sustentabilidad

Carta Encíclica Laudato Si’ del Santo Padre Francisco sobre el Cuidado de la Casa Común.

Enrique Shaw decía: «La empresa, además de ser una célula de la vida económica, debe ser comunidad de vida».

Referente a los incendios que se observan en toda la región, no sólo en nuestro país, en el mapa de la NASA, siguiendo el link adjunto. Invito a reflexionar sobre las agendas de todos nosotros y de las organizaciones de las que somos parte.

Los incendios comprometen el presente y el futuro de cada región en el que se generan. Provocando un daño a la vida, quitando desde el hábitat natural a la flora y fauna existente, la migración antinatural de diferentes especies, etc. Invaden a las ciudades provocando alergias y problemas bronquiales, accidentes de tránsito, etc. Además, son hoy un factor que profundizarán la crisis climática que estamos sufriendo. Son mi argumento para escribir estas palabras, expresarme, y motivarlos a que todos tengamos una agenda sustentable: gobiernos, políticos, industriales, agropecuarios, financieros, comercial, sindicatos, organizaciones empresariales, etc.

El Papa Francisco, nos exhorta a todas las personas de buena voluntad a cuidar la casa común. También lo han hecho en el pasado los papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II, como reza en la Carta Encíclica Laudato Si. 

Nuestro fundador, Enrique Shaw, nos motiva a que nuestras empresas deben ser una comunidad de vida.

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. No esperemos 15 años para iniciar. 

Como cristianos, como empresarios, como miembros de familia, como ciudadanos, sabemos plenamente de nuestra responsabilidad, y también somos conscientes de la responsabilidad de las autoridades de cada gobierno, ya sea Nacional, provincial, municipal o cualquier otra organización con poder de acción.

Lamentablemente, a pesar de esta conciencia, la historia demuestra que cuando el problema es de todos, no es de nadie.

Como persona y empresario cristiano, siento que debo expresarme enfáticamente llamando a la acción de todos los actores con capacidad de acción y decisión, ¡de gobierno! En particular a las máximas autoridades políticas de cada Región, pero también a todas las personas de buena voluntad con capacidad de motivar a la acción, como ser los dirigentes empresariales, sindicales y sociales. 

Muchas veces, leo críticas y pronunciamientos sobre temas políticos, temas económicos, judiciales, etc. Pero mis evidencias indican que aún el tema medio ambiente no es prioridad en la agenda, al menos en la agenda local y regional. Sólo encuentro énfasis, prioridad e inversiones en empresas, cadenas de valor, y organizaciones globales. Estoy convencido que no reaccionar, callar o no expresar mi preocupación por la falta de acción ante las diferentes crisis ambientales, como los incendios, es darme por vencidos ante el futuro de nuestros hijos y generaciones futuras. Según notas periodísticas, sólo el 5% de los incendios son naturales. El resto de los incendios son intencionales.

Ante las generaciones futuras, ya no estaré en la Tierra para ser juzgado por no cuidar el medio ambiente, la casa común.

La preocupación por la coyuntura económica y política no debe alejarnos de proteger el futuro sustentable. 

Generar riqueza o valor hoy, impidiendo el futuro, es perverso. Leyes necesarias e imprescindibles para proteger el medio ambiente y penalizar a los incendiarios debería ser la preocupación imperante de los Congresos Nacionales y Provinciales, de Consejos Deliberantes, y hasta de un organismo que pareciera aún no haberme demostrado su utilidad: el Parlamento del Mercosur. Hago un llamado a todo el arco político, oficial y oposición.

Concluyendo, solicito:

  • al Gobierno, que tome decisiones que apaguen los incendios y futuras medidas para evitarlos.
  • a la oposición y al oficialismo, ante la gravedad de la situación, escriban leyes que protejan el medio ambiente de los delincuentes;
  • y a los empresarios y dirigentes, que cumplamos con nuestro deber y responsabilidad.

Seguramente el Papa Francisco, cuando nos compartió sus tres consejos para alcanzar el cielo, hace unos días atrás, hubiera incluido el respetar el medio ambiente.

Fuente de la imagen de portada: https://firms.modaps.eosdis.nasa.gov/map/#d:today;@0.0,0.0,3z

Sobre el autor

Eduardo P. Reilly Grant

Socio de ACDE. Licenciado en Comercialización (U. Morón). Estudios de posgrados en Negocios (UCA, MBS, IAE). Presidente de APTA (Asociación de Proveedores de Toyota Argentina). Vicepresidente Comercial Regional – METALSA – GRUPO PROEZA.

Deje su opinión