Cultura

Libros que me inspiraron: Martín Fierro

“Debe trabajar el hombre, para ganarse su pan, pues la miseria en su afán. de perseguir de mil modos, llama en la puerta de todos y entra en la del haragán”. 

Consejos de Martín Fierro a sus hijos en “La Vuelta”.

En agosto de 2016 escribí en esta sección un comentario sobre varios clásicos que me inspiraron en la vida. Uno de ellos es nuestro poema nacional: El Martín Fierro.

En reuniones familiares y sociales he mantenido discusiones sobre su valor para los argentinos. Fue indiscutible durante las generaciones anteriores, también fue bandera de populismos al exaltar la figura del gaucho frente a los abusos de la “oligarquía”, muchas veces erróneamente identificada con Sarmiento.

En nuestra generación dentro del ambiente de clase media alta en que nos movemos (profesionales, empresarios, etc.) ante la decadencia vivida por nuestro País se escucha decir que uno de los símbolos de la misma es nuestro poema nacional que relata la historia de un gaucho ladrón, pendenciero y vago.

A mi juicio El Martín Fierro y su autor son el mejor reflejo de nuestra sociedad y, en las circunstancias políticas que hoy vivimos, tiene una asombrosa actualidad.

Para interpretarlo no hay como leer una obra de Horacio Zorraquín Becú “Tiempo y vida de José Hernández”, donde sigue la evolución del autor. En su juventud fue revolucionario federal, aliado a López Jordán el asesino de Urquiza y enconado adversario de Mitre y Sarmiento. En su madurez, ya en época de Roca, fue autonomista, senador nacional e impulsor de la fundación de La Plata bajo el sector partidario de Dardo Rocha. “El Gaucho Martín Fierro” lo escribió en aquella primera época de revolucionario federal; “La vuelta de Martín Fierro”, la escribió en su segunda época, cuando el país se había pacificado, la antinomia unitarios/federales había sido definitivamente superada y el partido autonomista nacional predicaba el “Orden y Progreso” bandera de la generación del 80.

Me recordó esta obra maestra una noticia de La Nación titulada “Nueva Vida: armaron una cooperativa textil y viven de su trabajo” (LN 9/10/2017) que relata la opción por el trabajo realizada por un grupo de presos liberados quienes frente a la alternativa de seguir delinquiendo o comenzar a trabajar contra viento y marea, eligieron el trabajo. Me recordó el consejo de Martín Fierro a sus hijos que encabeza este comentario, escrito por Hernández cuando el país superaba sus diferencias en un partido político que sintetizaba lo mejor de cada uno y se lanzaba al progreso.

¿Estaremos viviendo una “bisagra política” como la del 80? Dios quiera. Escuchar opinar a muchos protagonistas de nuestros sangrientos enfrentamientos de los setentas que hoy ven una nueva oportunidad superadora al populismo y la grieta, abre la posibilidad de la esperanza.

Sobre el autor

Enrique del Carril

Enrique del Carril

Abogado. Director de la revista EMPRESA. Fue presidente del Colegio de Abogados de la CABA entre el 2006 y el 2010. Socio fundador del Foro de Estudios sobre Administración de Justicia (FORES).

¿Cuál es tu opinión?