Testimonio & Valores

El argentino anarco-extractor

Si fuera el nombre de un dinosaurio, sería algo así como el Anarcoextráctor Argéntinus. Pero no, no es un dinosaurio. Tampoco es una especie en extinción, sino que está vivito y coleando.

El cacofónico título que lo trajo hasta acá, estimado lector, pinta un arquetipo. Borronea, intenta delinear las características de una forma mentis local.

Un arquetipo es una imagen del inconsciente colectivo. No es un personaje histórico, ni es una ideología. Es un esquema más bien simbólico que permite explicar conductas o darles un sentido, aunque contenga tenga elementos contradictorios.

El anarquista

Cenando hace poco con Mirta Vuotto y Ricardo Gerardi me contaban de la nota de su blog[1] sobre Pierre Joseph Proudhon (1809-1865) y el capitalismo. La argumentación circulante comentada era más o menos esta:

Primera premisa: el capitalismo es un sistema injusto, perverso o corrupto per se

Segunda premisa: –en línea con anarquista francés-, toda propiedad es un robo y todos somos ladrones

Conclusión: la corrupción está justificada, es parte del sistema

Siguiendo esa pista, una googleada rápida me tira algunas ideas y frases anarquistas que, no tengo dudas, hoy siguen vigentes en la calle.

El anarquista,

  • cuestiona los privilegios y la posibilidad de corrupción que traen los cargos jerárquicos
  • considera que la corrupción es co-sustancial al poder y al capitalismo
  • cree en las libertades individuales
  • cree en la ayuda mutua y en la cooperación voluntaria sin la intervención de la autoridad o del poder público
  • desea que llegue una revolución social o una accion emancipadora
  • es individualista, anti-organización y solo cree en los grupos de afinidad

El extractor

No encontré una palabra mejor todavía, pero ya va a aparecer.

Al que llamo extractor es al que ve su lugar de trabajo como una cantera de la cual extraer beneficios, o una fuente de la cual surtirse de forma permanente, o una quinta o coto privado donde recolectar y cazar libremente sin que nadie le pida cuentas ni lo moleste.

Un ejemplo de extractor es aquel que referí hace un tiempo en otra columna ([2]). En un taller de entrenamiento ético, en una empresa, un empleado del área de compras preguntó:

– “¿Por qué, si tengo la suerte de trabajar en compras, no puedo quedarme con una PC que me regala el proveedor? “

Relea, por favor, la frase anterior y note que subrayé la idea de “suerte”.

El extractor está en muchos lados.  Con suerte, o sin suerte y en la búsqueda. Puede ser, o dueño, o empleado, o un líbero. Un trapito y su zona es, también, un extractor.

– “Hermano, dejáme trabajar”

El extractor se gana la vida, no lo molestes. El extractor compite con otros extractores y a veces quiere usar la ley o la legalidad para detener a los competidores o proteger su zona de extracción.

Sons of Anarchy

El arquetipo anarco-extraccionista es pobre, es de clase media y es rico, actúa tanto en la legalidad como en la clandestinidad. Es un arquetipo trans-grieta.

  • Solo se conecta con sus grupos de afinidad, con los que se le parecen.
  • Desconfía de las instituciones y las organizaciones. Le retira su apoyo a los roles, funciones o normas.
  • No quiere la intervención del estado o de la ley, salvo para controlar a los que quieren extraer lo mismo que él.
  • Dice que el sistema siempre fue injusto y vandálico.
  • Cree en las libertades individuales.
  • Cree en la educación como instrumento liberador de la tiranía del control estatal.
  • Cree en la solidaridad persona -persona.
  • Espera que una revolución lo emancipe de todos los que quieren extraer lo mismo que él.

¿Me tendría que haber dedicado a las series y no a la filosofía? El mundo de la imagen es más amigable con los arquetipos. Termino con una de Sons of Anarchy (Serie de TV, 2008-2014, FX Networks) para subrayar el resultado y el sufrimiento del arquetipo llevado al extremo.

Si alguien me había hecho daño, sea de dentro o de fuera del club, tenía que ser compensado con dinero o con sangre. No se trataba de poner la otra mejilla.

Cuando las relaciones se convierten en una contabilidad de ganancias y pérdidas, no tenés amigos, ni seres queridos, solo ventajas y desventajas.

Estás absolutamente solo. Así me encontré a mí mismo, perdido en mi propio club.

Confié en pocos, le temí a la mayoría.

Manuscrito de John Thomas Teller. Sons of Anarchy

Referencias

[1] http://busquedamundomejor.com/textos-breves/proudhon-moral-economia-relacion-la-politica/

[2] https://empresa.org.ar/2017/el-silencio-moral-y-el-habla-del-sentido-comun/

Sobre el autor

María Marta Preziosa

María Marta Preziosa

Dra. en Filosofía por la Universidad de Navarra. MBA por IDEA. Programa de Investigación y Docencia en Ética y Empresa. Facultad de Ciencias Económicas, Pontificia Universidad Católica Argentina

¿Cuál es tu opinión?