Management & Capital Humano

El ADN del líder consciente

Los jefes se refieren a sus jóvenes profesionales, los misteriosos millennials, como poco comprometidos, más pendientes de la hora de salida del trabajo o de sus vacaciones alrededor del mundo cuando no de sus horas de teletrabajo o sus períodos sabáticos. Lo demás, nada de nada. Los jóvenes, dicen no encontrar en sus jefes baby boomers empatía, comprensión y sobre todo el mínimo interés por compartir con ellos cuestiones vitales de importancia, como rondas after office o campeonatos de fútbol. No es una descripción de una empresa en particular, pero si una escena que se amolda a lo que hemos recogido en muchas horas de observación y diagnóstico en la más variada muestra de organizaciones.

Esta divergencia de paradigmas y miradas diferentes, impulsa, incluso, culturas que tienden a estratificarse y dificultar el diálogo e interacción entre todos sus integrantes.

Es que en las empresas se da una serie de patrones recurrentes: los líderes dirigen equipos en los que los empleados se sienten desmotivados, explotados e invisibles. Esto sucede ya sea en entidades gubernamentales, fundaciones o empresas privadas debido a que las inversiones pasan por lo tecnológico pero los problemas repercuten en lo humano. Millones en fierros y centavos en el “capital humano” que lo debe potenciar y dar sentido.

Este contexto no se presenta solo en nuestro país, sino en toda la región. La situación no cambia por una falta de conciencia, una llamativa escasez de acciones y de comunicación en el más amplio sentido de la palabra. La clave para realizar este cambio está pues, en los futuros líderes. Ellos pueden constituirse en los responsables de traer equilibrio y buen clima laboral a las empresas. Pero para que ellos puedan llegar a integrarse, debe haber un compromiso por parte de todas las instituciones y personas que influyen en su formación entendiendo que no va a haber organizaciones mejores sin seres humanos mejores, y no va a haber seres humanos mejores sin conciencia.

¿Cuáles son esos atributos que caracterizan a un buen líder?

  • Visión: los líderes tienen una mirada hacia el futuro y para compartirla lo hacen en formato de historia, de relato. Para poder compartirla, esta debe ser entusiasmante y que no brote de la cátedra sino de la propia experiencia del líder.
  • Capacidad de aprendizaje: la búsqueda afanosa de nuevos conocimientos es una manifestación de humildad por parte de los líderes. Todos aprenden y deben aprender del líder a buscar saber más y mejor. Seguir aprendiendo sin temor al qué dirán y logrando dejar un legado. Muchas veces creemos que la respuesta a los interrogantes planteados está en ir a tomar tal curso y así ser mejor gerente o director, pero en realidad, pasa por un crecimiento en el camino de conocerse a sí mismo.
  • Estar en eje: este rasgo característico implica un equilibrio, un punto equidistante entre lo que se tiene y lo que les falta. Es la continua referencia a los valores y objetivos que se van planteando y que la dinámica diaria, con frecuencia hace perder de vista.
  • Vínculos: por último, es clave tener la capacidad de generar una red de vínculos. Para lo cual, lo primero es conocerse a sí mismo para luego, desde ese autoconocimiento, poder extender la red con los demás, que se plasmará en la sucesiva formación de equipos.

Otros artículos de la serie

El líder y el manejo del cambio

Sobre el autor

Pablo Barassi

Pablo Barassi

Experto en Cambio Organizacional, Gestión de RR.HH. y Desarrollo Directivo. Psicólogo (USAL) y Master en Inteligencia Estratégica (UNLP/ENI). Socio director de Integrar RR.HH.

¿Cuál es tu opinión?

3 comentarios

  • Es muy interesante lo que se plantea! Soy Psicologa y muchas veces me planteo lo mismo que ustedes plantean, y la problematica la veo a diario en mi consulta, cualquiera sea la edad ,genero, ocupacion o condicion sociocultural! El tema me interesa muchisimo, muchas personas que consultan creyendo que tienen un problema psicologico, en realidad tienen un problema existencial! El problema no es el trabajo en si mismo. Es en mi criterio un problema de posiciones cambiadas. El trabajo debe ordenarse al hombre y a su desarrollo como persona y no el hombre ordenarse al trabajo a como de lugar.

    Pienso mucho en este tema y cada dia me acerco mas a considerar que tenemos que ayudar a las personas a levantar la mirada, a potenciar lo mas profundamente humano que es el ser y el ser persona … La respuesta me parece que no esta solo en el conocimiento, tampoco solo en el tener, o solo en el hacer,es el tener , es saber y es hacer como parte de lo humano, orientado a una instancia superior que es la conciencia del ser, del sentido de la vida y de mi proyeccion y desarrollo como persona, como la instancia que organiza todo lo demas . Ser profesional, ser empleado, ser docente ser dirigente, orientado a una instancia superior que es la Persona y el bien comun.
    Los humanos hemos transitado epocas muy importantes, en las que el avance de la ciencia y la tecnologia han sido extraordinarias,impensables, fascinantes, fabulosas, todo adjetivo es poco , pero no alcanza…..porque la Persona se quedo atras, dejo de ser el centro al que las cosas se orientan , en el sentido del bien comun y valor que las cosas tienen. En algun sentido hemos sido esclavos de esas cosas sin saberlo. De ahi la falta de motivacion, la insatisfaccion, el desgano…son los resultados de una vida sin sentido….estamos llenos de cosas, sin embargo, tenemos las manos vacias!

    Los milennials no cuadran con la cultura del trabajo que conocimos hasta hoy, hasta hoy para muchos de nosotros el trabajo le dio sentido a la vida, toda la vida gira y giro alrededor del trabajo, para ellos no es asi. Creo que todavia no han encontrado las respuestas, son seres en busqueda. Sera mas interesante todavia poder ver cuales seran las tranformaciones del mundo cuando estos jovenes hayan encontrado respuestas y sean los que lideren ese futuro. Realmente me gustaria verlo!