Management & Capital Humano

La justicia, un valor a comprender y a defender con nuestro ejemplo

La Justicia como valor, como principio y como un poder forzosamente independiente de una República impacta en nuestra vida personal, familiar, emprendedora y, sobre todo, en nuestra vida como ciudadanos. No existirá empresa, negocio, ni puesto de trabajo genuino y sostenible sin una justicia independiente.

Las instituciones son fundamentales para protegernos de la discrecionalidad injusta y arbitraria, de la ilegalidad y de cualquier arrebato de quienes, de modo transitorio, tengan el poder para usarlo en contra de los acuerdos más básicos que tenemos como sociedad. Y esto ocurre y ocurrirá siempre, sin importar el color político del gobierno de turno, el modelo económico, ni el actor de la sociedad que lo busque.

También hemos aprendido que estas instituciones son nuestros límites necesarios para ayudarnos a crecer y desarrollarnos, y que su real existencia depende de la defensa y apoyo explícito de nosotros mismos y toda la ciudadanía. Hoy, en nuestro país, estamos siendo víctimas y espectadores de hechos totalmente anti-republicanos y autoritarios. Acciones repudiables de público conocimiento nos instan a unirnos para manifestarnos en su contra, con contundencia y efectividad. El Foro de Convergencia Empresarial ha sido un excelente ejemplo de coordinación institucional para lograr amplificar nuestra voz.

Es muy injusto mentir y tapar sin pudor indicadores tan esenciales como el de la inflación, la pobreza y la inseguridad; como también es injusto desconocer la necesidad de solidaridad con los que menos tienen, siendo indiferentes frente a ellos.

Es muy injusto atribuir al mundo de la empresa en general –con motes de especuladores, evasores y oscuros– como también es injusto promover la desunión y postergación a la hora de acordar bases concretas para ser ejemplo de transparencia y competencia leal frente a nuestra sociedad, a fin de lograr una tolerancia cero frente la corrupción.

Es muy injusto calificar como irrecuperables a quienes alguna vez se han equivoca-do, y que de buena voluntad están decididos a volver a la coherencia, como también es injusto que quien es hoy un privilegiado en su situación económica, social y cultural, se excuse de tener una vocación verdaderamente pro-activa para colaborar en la defensa del bien común y la cosa pública.

Frente a todo esto, nosotros, dirigentes de empresa, debemos ser parte activa del cambio ¿Cuál debe ser nuestro rol? ¿Qué responsabilidad debemos asumir como dirigentes del sector productivo privado, generadores de empleo e inversión, frente a nuestra realidad nacional?

Desde ACDE queremos proponerles que nos decidamos a tomar el “toro por las astas”, a partir de nuestro propio compromiso personal, con nuestro tiempo, o nuestro dinero, para apoyar y acompañar causas comunes. Que el compromiso además sea con acciones cotidianas, en nuestra empresa, nuestros emprendimientos, nuestra profesión. Entendamos la importancia de que el cambio en una sociedad, que verdaderamente se defienda y movilice frente a una falta de justicia independiente y eficiente, empieza comprendiendo este valor tan importante de la autenticidad de sus líderes en practicarla y promoverla.

Los invito a sumarse a ACDE y también a promover nuestra Convocatoria de Compromiso Personal Empresario 2016, un proyecto don-de facilitaremos, a lo largo de todo el país y todos los sectores productivos, la discusión de cuáles deben ser los cinco compromisos de conducta, claros y concretos que, como personas del mundo de la empresa, queremos ofrecer justamente a nuestros hijos, nietos, bisnietos, y a nuestra sociedad, con motivo del Bicentenario de la Independencia Argentina.

Hoy, más que nunca, la Justicia es un valor fundamental que debemos comprender y defender con nuestro ejemplo y nuestra vida diaria.

* Extracto del mensaje de cierre del XVIII Encuentro Anual de ACDE (julio 2015).

 

 

Sobre el autor

Juan Pablo Simón Padrós

Juan Pablo Simón Padrós

Licenciado en Administración de Empresas. MBA en el IAE Business School (Universidad Austral). Expresidente de ACDE y miembro del Consejo Directivo.

¿Cuál es tu opinión?