Testimonio & Valores

Solidaridad, una actitud de vida

Ernesto Rey
Escrito por Ernesto Rey

En vísperas del evento anual de ACDE sobre la “solidaridad” me gustaría compartir algunas reflexiones. Como punto de partida comparto mi punto de vista sobre lo que la solidaridad no es. No es responsabilidad social empresaria, no es asistencialismo y tampoco se reduce a cumplir las leyes en un país donde suelen ser de cumplimiento optativo. La solidaridad excede el rol del dirigente de empresa, pero lo abarca, y la idea es analizarla desde esta perspectiva.

¿Es la solidaridad exclusivo rol del Estado o hay espacios complementarios en la vida del dirigente de empresa? Como dirigentes podemos tener un rol solidario activo, particularmente en el contexto de la Argentina actual. En los evangelios hay sin sinnúmero de ejemplos que nos dan pistas en cuanto al cómo. La curación del leproso o la del paralítico tienen aspectos en común. Jesús no conoce previamente las necesidades, se detiene, escucha, toma riegos, se involucra, y actúa. Destaco las actitudes humanas de Cristo más allá del resultado de sus milagros y de su deidad. Esto nos lleva a una primera conclusión: para conocer las necesidades de los demás tenemos no sólo que oír sino que estar dispuestos a escuchar, dispuestos a ver y no solamente mirar. La solidaridad requerirá de nuestra parte una disposición interior. Involucrarnos y asumir como nuestro lo que le pasa a quienes nos rodean. No es fácil y algunos afirman que ni siquiera es natural al ser humano. A veces sentimos algo que nos dice: mantente lejos del dolor, de la enfermedad, de los problemas de quienes te rodean pues son una amenaza y también te harán tener temores.

Sin embargo, la responsabilidad, la vida, la situación social y económica nos interpelan. En la propia idea de Estado se percibe el sentido de solidaridad. El Estado tiene un deber natural de solidaridad con los más necesitados y lo debe cumplir siendo eficiente en el ejercicio de sus funciones. Pero no podemos esperar todo de él. La solidaridad es un valor ético y una consecuencia lógica de la dimensión del ser humano. La forma de comunicarnos ha cambiado. Hoy es tan difícil poder hablar y escuchar, como sencillo enviar mensajes y whatsapps. Sin embargo, La virtud de estos modernos medios de comunicación nos lleva a un esfuerzo diferente. No perder la capacidad de escuchar, de mirar a los ojos a quienes trabajan con nosotros y sentir el calor de sus palabras, conocer sus necesidades, demostrarles que sinceramente nos interesa lo que les pasa. El ejemplo de Jesús escuchando, interrumpiendo su actividad, dejando que el otro hable primero y le cuente lo que anhela, lo que aspira, nos puede ser de gran ayuda.¿Conocemos qué problemas y qué alegrías tienen los que comparten nuestra actividad laboral? La solidaridad no necesariamente tiene que ver con los pobres, sino con lo que le pasa a nuestro prójimo. ¿Sabemos si los empleados u obreros de nuestra empresa tienen agua potable, techo, si sus hijos van a la escuela…. sabemos qué les pasa?

A veces podremos resolver sus problemas o compartir sus necesidades y otras no, pero sin duda siempre será importante nuestra disposición. Hace muchos años al ver un niño en brazos de la Madre Teresa de Calcuta y a decenas sufriendo en las calles,un periodista un periodista le preguntó qué sentido tenía ayudar a ese niño si había miles que se morían a su alrededor. Con voz serena pero firme le respondió: Yo sé lo que hago por mi pobre, dime tú qué haces por el tuyo.

El encuentro de reflexión anual, como lo han sido en años pasados los realizados sobre humildad, verdad y libertad, será una oportunidad para el diálogo y el enriquecimiento a partir de compartir experiencias y vivencias. La obra pionera y el ejemplo de Enrique Shaw nos invitan a buscar formas de solidaridad que desde nuestro rol de dirigentes de empresas ayuden a disminuir de la pobreza y aumentar la igualdad de oportunidades en una Argentina que sin duda vale la pena.

Sobre el autor

Ernesto Rey

Ernesto Rey

Contador Público (UCA) y exvicedecano en Facultad de Ciencias Económica de la UCA. Socio en el Estudio Rey Ruiz & Asociados.

¿Cuál es tu opinión?