En primera persona

Felipe Miguel: “Dentro de poco vamos a ir con nuestros hijos a cenar o al cine a la Villa 31”

Felipe Miguel es jefe de Gabinete del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Se muestra apasionado cuando recibe a Portal Empresa en uno de sus lugares de trabajo: la Villa 31, de Retiro. En una recorrida por el barrio, el funcionario explica cómo y por qué se lleva a cabo el proyecto de urbanización del otrora asentamiento de emergencia.

¿En qué consiste el proyecto de integración de la villa 31?

Cada vez que vengo y lo recorro, me entusiasmo muchísimo, Es un sueño de Horacio, que todos lo compartimos que se trata de integrar a la villa a la ciudad de Buenos Aires. Como un barrio más y que está muy lejos de ser lo que comúnmente llamamos urbanización. Justamente tiene que ver con otra cosa: con poner a la gente y no a la obra en el centro del proyecto. Se trata de lograr que en el barrio 31, los chicos tengan el mismo acceso y a la misma calidad educativa en los otros barrios de la ciudad. Se trata de que todo tenga el mismo acceso a los servicios públicos esenciales: seguridad, salud, obras de infraestructura, cloacas y agua corriente e iluminación.

¿Cuáles son los problemas más importantes que detectaron cuando se decidieron a empezar con este proyecto?

Uno muy crítico, sin duda es el tema de la seguridad y lo abordamos como una de las primeras cosas que se hicieron. Trabajamos el año pasado junto con Nación, con el ministerio de Seguridad de la Nación. Con el apoyo de los equipos de Patricia Bullrich y la Justicia, se hicieron los operativos muy importante donde se erradicó en gran medida el problema que había con la violencia producto del narcotráfico. Hoy, para dar una muestra nomás, los homicidios bajaron cerca del 80% en el barrio 31 desde ese momento y hay presencia policial permanente en las calles.

¿Qué otras alternativas había para la iniciativa en el barrio?

Se podría haber hecho una urbanización tradicional. que podía ser una inundación en el sentido más clásico de esta palabra. Pero la verdad, es que a nosotros nos entusiasmó es ésta esta visión de lograr que lo que eran villas pasen a ser barrios de la ciudad. Justamente para que le cambie la vida a la gente. Hoy te contaba cuando recorríamos, sobre el caso de chica que aquí hizo una gran carrera en su escuela donde consiguió el mejor promedio, fue becada a la universidad; con un esfuerzo familiar enorme logró terminar su carrera y a la hora de buscar trabajo se encontraba con la dificultad que, por no tener un domicilio “común” como el que tienen en cualquier otro barrio y eso sólo ya la estigmatiza para poder conseguir trabajo. Nosotros queremos que eso no pase más en la Ciudad de Buenos Aires: que nadie se quede sin poder conseguir trabajo porque vive en determinado barrio sin un domicilio como en cualquier otro.

¿Cuál es el presupuesto de este proyecto de integración urbana?

Son, para el total del proyecto unos 6.000 millones de pesos, que incluye todo: las obras infraestructura y la nueva traza de la Illia, que va a permitir que allí donde hoy está la actual traza de la Illia, haya un parque que le dará a los 40000 vecinos de todo el barrio la misma proporción de espacio verde por habitante que en el promedio de la Ciudad.

¿Cómo se financian las obras?

En parte con financiamiento de organismos multilaterales, como el Banco Mundial, el BID y también con los fondos que tiene para inversión el propio Gobierno de la Ciudad.

¿Cuántas personas viven en otros asentamientos en la Ciudad?

Ya estamos trabajando en los proyectos que tienen que ver con la villa Rodrigo Bueno, en la villa Fraga y en La Madrid, que son los otros tres proyectos con los cuales ya estamos encarando un abordaje integral de la naturaleza como la que estamos conversando y se puede ver en este barrio 31. Por supuesto que en otra villa seguimos trabajando y haciendo muchísimas obras. Es el caso de la en la villa 15, en Ciudad Oculta, donde se anunció que el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat se iba a mudar donde estaba antes el “Elefante Blanco”; en el caso de la villa 20, que se está haciendo una obra de urbanización muy grande. En síntesis, en todos los otros barrios se sigue trabajando, pero este abordaje integral lo encaramos en estos cuatro que comentaba.

¿Qué área de Gobierno se ocupa de estos temas?

En el Gobierno de la Ciudad somos un equipo enorme y la verdad es que aquí en todas las tareas se interactúa muchísimo. Creamos la Secretaría de Integración Social y Urbana porque la relevancia de este proyecto, la complejidad y el nivel de interacción con muchas otras áreas (no solamente de la Ciudad sino como en materia de seguridad o en traspaso de tierras, por ejemplo, con la Nación). ¨Por toda esta complejidad, nos pareció que se justificaba tener un foco claro y por eso creamos esta Secretaría.

¿Cómo alientan la proactividad social de los habitantes ante un plan que les es ajeno?

A nosotros nos caracteriza y creo que lo tenemos en nuestra esencia, la búsqueda de resultados. Cada proyecto que encaramos, lo hacemos con una expectativa enorme y trabajamos para que alcanzar esos objetivos. Acá en el desafío que tenemos en el barrio 31 estamos convencidos que se tienen que ir dando con el paso a paso; mostrando los resultados y ganándose la confianza de los vecinos. Por ejemplo, estamos trabajando, en el playón central que se ve desde la autopista Illia y también se empezó con algunas familias y algunas otras se fueron sumando cuando empezaban a ver cómo iba la marcha de la obra. Nosotros somos muy optimistas que esto le cambia la vida de manera radical a la gente que vive acá en el barrio y también a quienes viven cerca. Y una cosa muy importante para destacar: acá no se le regala nada nadie, se trata justamente de ayudar a que la gente recupere estos estándares que tienen los demás barrios de Buenos Aires. Van a recibir beneficios, pero también las responsabilidades correspondientes. Van a tener que hacerse cargo de los servicios que van a consumir y también se les va a permitir, con un crédito accesible, acceder a su propia vivienda.

¿Es utópico pensar una Buenos Aires completamente integrada de esta manera?

Para mí no sólo no es utópico, sino que es nuestro sueño. Yo camino por acá y cuando vuelvo, veo que eso ya está pasando. No va a pasar mucho que vamos a venir a comer a los restaurantes, va a haber un cine, vamos a venir y nuestros hijos también. La gente va a venir acá, empresas o comercios se van a instalar también acá no después los barrios y ellos también se van a integrar mucho más con el resto de la ciudad.

¿Qué viene después de la integración física?

Una vez que recuperemos en serio los estándares en materia de seguridad, que mejoremos el acceso a los servicios públicos; con la calidad de la educación y de la salud igualada o asemejada al resto de los barrios de la Ciudad; nosotros estamos convencidos que la propia dinámica y el empuje en particular que tiene este barrio 31, van a ir haciéndolo desarrollar…Después es impredecible el destino que tome.

¿Cómo se alienta desde este proyecto la cultura del trabajo?

Yo creo que se alienta cuando la gente que se esfuerza ve los frutos de ese esfuerzo y nosotros vamos a ayudar. En este momento estamos en esta en estas oficinas del gobierno, el CEDEL, que justamente es el centro para apoyo a todo lo que es emprendedurismo y desarrollo laboral; y la gente es pujante y tiene ganas de trabajar. Lo vimos recién cuando caminábamos y había un negocio al lado de otro. Le mejor forma de afianzar la cultura del trabajo es que los que se esfuercen tengan la mejor recompensa.

¿Un temor?

El tiempo.

¿Una meta?

Lograr que la Ciudad de Buenos Aires integre a todos sus barrios y, sobre todo, a toda su gente.

¿Un sueño?

Que la Argentina siga también ese camino y que pueda integrar a todos los argentinos.

Muchas gracias

Sobre el autor

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Licenciado en Economía (UCA), Magister en Gestión de Empresas de Comunicación (U. de Navarra) y en Sociologa (UCA). Doctorando en curso en Ciencias de la Información.

¿Cuál es tu opinión?

2 comentarios

  • Le creo, la villa se va a hacer tan grande que va a ocupar prácticamente todo CABA, si siguen aumentando las tasas, los alquileres, el estacionamiento… todo el mundo a vivir a la villa, colgados de la luz y del cable, sin impuestos, sin auto, sin laburo… una genialidad este gobierno.