Actualidad

Finanzas sostenibles, una tendencia que vino para quedarse

Constanza Gorleri
Escrito por Constanza Gorleri

El mercado de inversión de impacto es una tendencia que viene creciendo en el mundo entero y los países de nuestra región están dando los primeros pasos en el fortalecimiento de las condiciones necesarias para su surgimiento.

Esta categorización sobre el financiamiento surge de entender a las finanzas como un verdadero motor del desarrollo. Así emerge un modelo en donde se tiene en cuenta el retorno financiero y a la vez el impacto tanto social como medioambiental que produce la compañía o el proyecto para el cual se está realizando la inversión. Con respecto a la dimensión social se pueden señalar algunos ejemplos como ser que la inversión apunte a generar empleo en zonas de escasez de oferta laboral, o bien apunte a brindar servicios a poblaciones vulnerables, o que contemple la inclusión de personas en situación de vulnerabilidad. En tanto, en lo que respecta al impacto ambiental, estos van desde inversiones centradas en proyectos de energía renovable en todas sus formas, hasta acciones que realice la empresa que solicita el crédito y que sean tendientes al cuidado de la biodiversidad, preservación de los cursos hídricos, entre otros.

Pero también, y como parte del mismo concepto de finanzas sostenibles, se puede considerar a aquellas inversiones que debe realizar una determinada empresa para reconvertir su forma de trabajo. Tal sería el caso, por ejemplo, de las industrias extractivas en donde deben readecuar sus procesos para que su actividad impacte lo menos posible de manera negativa en el ambiente.

Los actores

Según un estudio realizado por el Global Impact Investing Network, las inversiones de impacto representan USD 114 mil millones en todo el mundo. En este contexto, América Latina ocupa el cuarto destino de esas inversiones participando con un 9% del total. Considerando solamente a la Argentina se observa que es un mercado rezagado en cuanto al desarrollo pero con un gran potencial de expansión.

Una de las mayores fortalezas del mercado Argentino es su potencial de generación de oportunidades de inversión, como resultado de la calidad de los emprendedores locales. Nuestro país cuenta con un ecosistema emprendedor en crecimiento y con buenas bases en cuanto a la educación de parte de la población y capital social. Muchos de los nuevos emprendedores, por edad (millennials) y formación orientan sus empresas con un perfil de impacto. Asimismo, existe un ascendente interés gubernamental y de inversores privados hacia el sector que se traduce en apoyo tanto financiero como logístico.

El sector público ya ha mostrado interés por este mercado y ha impulsado iniciativas, como ser el envío al Congreso Nacional del proyecto de ley sobre empresas BIC (empresas de beneficio e interés colectivo) que, de ser sancionada, permitirá a empresas tradicionales SRL, o SA, investirse de un nuevo ropaje legal. El ser una empresa de beneficio e interés colectivo dando un claro mensaje al mercado en cuanto a cómo considerar cuestiones de impacto medioambiental o social como así también de transparencia en el gobierno corporativo agrega valor. Asimismo, crearon líneas de créditos no reembolsables para empresas sociales y para incubadoras sociales que ayudan al crecimiento de los emprendedores. También desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable se lanzó el Programa de Emprendedores para el Desarrollo Sustentable (PROESUS).

Entretanto el sistema financiero también debe adecuarse y brindar soluciones a estas nuevas demandas. Es así que desde la Asociación de Bancos de Argentina (ADEBA) se creó el Comité de Finanzas Sostenibles, un espacio de intercambio y construcción colaborativa, a través del cual se busca compartir experiencias y las mejores prácticas de la región, capacitar a las entidades financieras para la promoción de mejores prácticas socioambientales, desarrollar canales de comunicación con los reguladores: BCRA y Autoridades Ambientales, y funcionar como interlocutores con el Grupo de los 6: UIA, SRA, BCBA, Cámara de la Construcción, Cámara de Comercio.

En particular desde Banco Galicia venimos trabajando en este tema desde hace varios años. En 2007 nos adherimos a los Principios de Ecuador, una agrupación que propone lineamientos para el análisis y gestión del riesgo ambiental en operaciones financieras de gran envergadura. También hemos desarrollado líneas de financiamiento para proyectos de energía renovables en asociación con organismos multilaterales como la Corporación Financiera Internacional (CFI por sus siglas en inglés) y hace más de dos años que lanzamos una línea de créditos para financiar exclusivamente proyectos con alto impacto social y/o ambiental.

Si bien todavía nos falta trayectoria de este tipo de inversiones en el país, todo indicaría que comenzamos a transitar el camino para generar las condiciones necesarias y un mercado de envergadura que atraiga inversiones para el desarrollo de empresas de triple impacto. Es necesario un esfuerzo conjunto y coordinado para impulsar los cambios estructurales, regulatorios y fiscales que permitan catalizar el flujo de capital hacia inversiones que estén observando esta triple línea.

Sobre el autor

Constanza Gorleri

Constanza Gorleri

Gerente de Sustentabilidad del Banco Galicia. Abogada (UBA) y Periodista (UCA). Está casada y tiene dos hijas.

¿Cuál es tu opinión?