En primera persona

Jorge Rodríguez Aparicio: “La escuela necesita que el empresario se comprometa personalmente”

Jorge Rodríguez Aparicio pasó gran parte de su vida emprendiendo y tratando de equilibrar su pasión por los negocios con lo que lo que aprendió desde siempre en los ámbitos parroquiales y en la Acción Católica. Titular de un estudio contable, participa de inversiones en locales gastronómicos y conoce de primer mano lo que es la economía real en el intercambio con Brasil. Durante casi una década fue presidente de la Cámara Argentina Brasileña (Cambras).

Un día llegó al por entonces incipiente colegio de Mataderos, Nuestra Señora de la Paz, a raíz de una iniciativa del Foro Ecuménico Social. Lo que era una visita y una ayuda puntual se convirtió en una sana obsesión por mejorar la sustentabilidad de ese colegio modelo que es de gestión privada, que cobra cuotas de cooperadora y tienen lista de espera para ingresar, en sus tres niveles: primario, secundario y terciario. Casi no para ya que el fin de semana el colegio tiene las puertas abiertas para que la comunidad organice juegos, deportes en un gimnasio modelo. Y en todos lados lo reconocen a Jorge que, además, canalizó su espíritu paternal con ahijados y les abrió las puertas de la vida laboral a muchos de los que alguna vez pasaron por sus aulas.

Con Jorge, que es socio activo de ACDE, abrimos esta sección en la que queremos mostrar cómo es que empresarios decidieron dejar de estar preocupados por la educación para estar ocupados en mejorar las condiciones de acceso, estancia y egreso de los más vulnerables a un espacio que les muestre una realidad y los potencie para su vida ciudadana. Que colabore en la obrar inmensa de formarnos en personas de bien. Nada menos.

Este artículo forma parte de la serie Especial Educación.

Sobre el autor

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Licenciado en Economía (UCA), Magister en Gestión de Empresas de Comunicación (U. de Navarra) y en Sociologa (UCA). Doctorando en curso en Ciencias de la Información.

¿Cuál es tu opinión?