Management & Capital Humano

Otra vez “crisis de crecimiento”

La llamada “crisis de crecimiento” en empresas ha sido estudiada desde hace mucho tiempo, pero como tantas teorías y conocimientos sobre Administración en la realidad del día a día, sobre todo en el ámbito de las PyMES, es olvidada… o dejada de lado para atender “los incendios habituales”.

Es normal ver que cuando a una empresa le empieza a “ir bien” se multipliquen los problemas que aparecen porque las prioridades van cambiando, la estructura va mutando, los procesos se van transformando, la vida interna se va descontrolando.

Es lo mismo que nos sucede a nosotros, los seres humanos, cuando vamos creciendo: el cuerpo va cambiando, aparecen pelos en lugares en donde antes no existían y/o desaparecen de donde solían estar, hay actividades que ya no se pueden realizar de la misma manera… crecer es un proceso doloroso y mucho más, si no estás preparado para afrontarlo y a dejar de lado viejos hábitos.

Nosotros nos vacunamos, comemos lo mejor posible, cambiamos nuestros comportamientos para sobrellevar lo que nos sucede mientras el tiempo va pasando, y en las empresas, se puede aplicar la misma fórmula, con conceptos estudiados por el Management, que están al alcance de tod@s.

Si mañana quiero estar bien, ¿qué debo hacer hoy?

Básicamente, lo que tenemos que hacer hoy está escrito en los “papiros” y textos más conocidos de Administración:

  • Planificar: Qué sorpresa, ¿no? Nunca vas a leer este tema en la disciplina… menos de 10 veces por párrafo en cada artículo y libro existente. La base de un buen crecimiento es la planificación de cómo hacerlo, de cómo pensar el futuro y construir acciones que permitan más que visualizarlo, cumplir con los objetivos con el menor dolor posible en el camino.
  • Gestionar: Las cosas que suceden solas, si son buenas es porque en general tenemos mucha suerte. No gestionar adecuadamente es una de las principales causas de muerte de empresas y organizaciones en general, y su mayor dificultad es contar con la información en el momento oportuno, con la relevancia necesaria y la claridad precisa. No es posible gestionar sin datos que sean interpretados; asegurar este punto es primordial.
  • Delegar: Cuanto más grande se vuelve la organización, más complejo es estar en todos lados. Surgen más clientes que hay que atender, más personas que hay que supervisar, más actividades que hay que ejecutar y nadie puede tener un ámbito de control tan extenso que pueda asegurarse de que todo salga perfectamente bien. Es fundamental que se establezcan objetivos claros (ver el concepto de S.M.A.R.T. ), se vayan formando mandos medios (el aprendizaje lleva tiempo y aceptación del error), que se generen procedimientos adecuados (división de tareas y responsabilidad por las actividades, con su respectiva coordinación a través de los procesos).
  • Innovar: Lo que hicimos o hacemos no nos garantiza el futuro, el entorno cambia de múltiples maneras, los clientes con sus preferencias, la tecnología utilizada en los procesos, los hábitos y comportamientos de los empleados, el mundo no se mantiene constante. En momentos de crecimiento, el mundo sigue cambiando como nosotros y es importante que se incorpore la variedad, la diferencia, que nos permita replantear lo que hacemos y por qué lo hacemos para perdurar.

En resumen…

Crecer es cambiar y no existe un aprendizaje que no sea doloroso, en el cual no se cometan errores, pero podemos afrontarlo si nos preparamos; el cambio debe ser gestionado.

Si nos tomamos el tiempo suficiente para tener a la planificación como una tarea “no urgente pero muy importante”, si ocupamos el tiempo directivo en gestionar y no en actividades operativas diarias, si construimos una estructura basada en procesos con personas en las cuales delegar, y si no nos olvidamos que siempre hay que llevar todo de la mano de la creatividad y la innovación, es posible que no sólo nos mantengamos en el tiempo como organización, sino que nuestra salud esté de diez.

Bibliografía

  • GILLI, J. J. y otros (2007). “Diseño organizativo: estructuras y procesos”. Buenos Aires: Granica.
  • GORE, E. (2012). “El próximo management: acción, práctica y aprendizaje”. Buenos Aires: Granica.
  • MINTZBERG, H. (2001). “Diseño de organizaciones eficientes”. Buenos Aires: Ateneo.
  • SBDAR, M. (2016). “Cómo perdurar con tu PyME en la Argentina”. Buenos Aires: Granica.
  • SENGE, P. (2006). “La quinta disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje”. Buenos Aires: Granica.
  • VICENTE, M. (2008). “Principios fundamentales para la administración de organizaciones”. Buenos Aires: Pearson Educación.

Sobre el autor

Andrés Pérez Ruffa

Andrés Pérez Ruffa

Licenciado en Administración (UBA) y especialista en Dirección Estratégica de RRHH. Docente-investigador en la UNTREF y en la Facultad de Ciencias Económicas (UBA).

¿Cuál es tu opinión?

3 comentarios

  • Excelente artículo Andrés!!
    Qué difícil igualmente hablar de planificación en Argentina… casi parece una utopía….
    ¿Qué consejo darías en épocas como las actuales donde no se puede planificar demasiado?

    • Hola Mari, gracias por tu comentario.
      Siempre se puede planificar, tal vez en contextos como el nuestro, con más dificultad y a más corto plazo. Mi recomendación es planificar a través de la participación, involucrando a los actores principales de la organización para realizar un esfuerzo conjunto que supere las miradas individuales.