ACDE Hoy

Cómo superar las grietas del pasado para pensar el modelo económico y productivo del futuro

En el marco del XXI Encuentro Anual de ACDE, sobre “Hacia una Argentina Integrada y Plural”, el consultor y economista Jorge Forteza, afirmó que “para tener una Argentina integrada y plural necesitamos crecer, generar empleos de mayor calidad y salir de esta trampa del tipo de cambio que requieren los argentinos para consumir versus el tipo de cambio que necesitan los empresarios para salir al mundo”.

“Esto tiene que ver con qué le vendemos al mundo y con qué nivel de valor agregado. Para eso, necesitamos de factores clave como lo son los empresarios. La Argentina está a la mitad de un país desarrollado. Tiene un desempeño exportador muy flojo”, agregó.

Forteza consideró que “Argentina tiene vectores de transformación: pasar de granos y productos primarios a alimentos diferenciados; poder avanzar en el mundo de la biociencia; desarrollar capacidad de minería y desarrollo energético; tiene que ser un país industrial, aunque el tema es qué industrias; necesitamos construir y crecer en servicios; somos un país con una cultura y paisajes fantásticos, que no son vendidos como corresponde; la infraestructura es un facilitador y crear nuevos negocios y empresas exportadoras”.

“Podemos pasar a una Argentina que exporte el doble o el triple. Así, podríamos llegar en unos 20 años a un país a las puertas del desarrollo, que genere empleos de mayor calidad”, subrayó.

Por su parte, el presidente de BGH Argentina, Alberto Hojman, recordó que “en este 2018 vamos a cumplir 105 años” y señaló que “la década del 50 fue el primer punto de inflexión por la sustitución de exportaciones”.

“Instalamos una fábrica en Martínez para fabricar los primeros acondicionadores de aire del país y radios para autos. En 1969 inauguramos en Tucumán la primera fábrica de equipos Motorola, licenciada fuera de EE.UU. para exportar”, amplió.

El empresario contó que “fuimos a Tierra del Fuego en 1979, donde instalamos una fábrica y empezamos a fabricar. BGH siempre fue una empresa innovadora. Ese espíritu industrial y de desarrollo siempre existió”.

“Empezamos a ser regionales, ya que estar en otros países nos dio estabilidad. Compramos una empresa en Colombia, con alcance en Panamá. Y desarrollamos distribución de BGH en Perú, Chile, exportando directamente desde China. Todo esto lo hicimos a través de alianzas estratégicas. Aplicamos la tecnología a las necesidades de los clientes”, agregó.

Por otra parte, explicó que ”la Argentina debe tener una visión de largo plazo, que no cambie con el traspaso de un Gobierno. Por caso, los brasileros tienen claro qué desarrollar y no hay desperdicio de ir y volver, como hace la Argentina. Aquí hay que trabajar en aquello de que especular es mejor que producir. Cuando el rendimiento de un bono es más rentable que una empresa, se complica”, sentenció

“Las tendencias son significativas. La curva del consumo eléctrico aquí esta atada con el PBI, a contramano del mundo. No solo desarrollar fuentes de energía, sino ahorrar. La competitividad es muy importante. En Tierra del Fuego hay un programa para mejorarla, a través del Gobierno. Hay una participación muy activa de los sindicatos que, para mantener las fuentes de trabajo, buscaron soluciones creativas”, continuó.

Por último, el presidente de la empresa San Miguel, Gonzalo Tanoira, afirmó que “somos líderes en producción y comercialización de productos cìtrícolas, con presencia en cuatro países. Somos el principal exportador de la Argentina, tenemos el 15% de la molienda mundial de limón, generamos acuerdos de largo plazo y nuestros productos terminan en las góndolas del supermercado”.

“Nuestra cadena de valor está integrada. Generamos mejores plantas y variedades de cítricos, 10.000 Ha. propias, el 35% de nuestra producción la compramos a productores locales, nuestra cadena de distribución es compleja. Nuestro negocio tiene dos partes: fruta fresca y alimentos procesados”, agregó.

Tanoira subrayó que “el tema de competitividad está en nuestra esencia. El tipo de cambio es clave para nosotros. Nos transformamos en una multinacional para paliar ese déficit. Las empresas argentinas se deben insertar cada vez más en el mundo, saliendo de la zona de confort, para potenciar nuestra oferta. Así, invertimos en Sudáfrica, en Perú y diversificamos el portfolio”.

“Somos muy conscientes de la sustentabilidad. No es un área más de nuestra compañía. Consideramos que adherimos a los pactos de desarrollo sustentable de Naciones Unidas”, concluyó.

¿Cuál es tu opinión?