Management & Capital Humano

El desafío de la sucesión en una empresa familiar, en ocho consejos

Por Claudio Zambito

 

¿SI PUDIERA CONTRATAR A ALGUIEN QUE OCUPE MI LUGAR Y DECIDA ESTO?
CON QUE GUSTO LO HARÍA.

 

El paso del tiempo no perdona a nada ni a nadie, las transformaciones están a la orden del día y el trabajo, al igual que el resto de las actividades que atraviesan nuestra vida diaria, se compone de etapas.

La decisión trascendental en la Pyme, y en la que generalmente se falla, y esto le cuesta la supervivencia, es la “terrible decisión” de elegir el sucesor del actual dueño, en la mayoría de los casos el fundador.

“Quiero a todos mis hijos por igual, y me siento un déspota frente a ellos eligiendo a uno para que sea el continuador de mi empresa”, esto lo he escuchado muchas veces. Lo cierto es que no todos los hijos son iguales.

Cuando en las PyMEs llega el momento del retiro del dueño, comienzan para él una serie de interrogantes que empiezan a quitarle el sueño.

¿Quién tiene las habilidades necesarias para llevar adelante la empresa? ¿Quién será capaz de descubrir las necesidades de nuestros clientes tareas que todavía no existen?, o ¿Prever para poder resolver los problemas que no ocurrieron? Estas preguntas estuvieron siempre en la cabeza del empresario, solo que con menor intensidad.

El problema está en que no las escucho, no las tuvo en cuenta o no le dio hasta ahora la importancia que merecen.

Para alivianar en algo la carga de quien está transitando una situación de este tipo me atrevo a sugerirle estas simples recomendaciones:

1.- En el mundo de los negocios, identificar el potencial del sucesor, prepararlo y motivarlo son cuestiones fundamentales para asegurar la continuidad de la empresa.

2.- Para llegar a confiar en que la persona elegida tomará las mejores decisiones, primero debemos realizar un proceso para que se sienta segura de tomarlas. Si durante años no le brindamos confianza y fortaleza en si mismo será imposible que pueda tomarlas.

3.- Debemos tener en cuenta que las nuevas generaciones esperan mucho más que un sustento económico, esperan una experiencia única. Según los especialistas, hay más competencia que antes en el mundo de los negocios en materia de talentos, por lo tanto uno de los futuros desafíos que deberá asumir la empresa es transformarse en generadora de talentos. Sin quien está al frente no los tiene, ¿cómo lo hará?

4.- La elección implica un trabajo previo de consenso sobre la designación ante todos los familiares. Hablar del tema y no transformarlo en tabú, es el primer paso para encontrar puntos de coincidencia a pesar de tener criterios, prioridades y realidades distintas. Sin dudas ese diálogo constructivo facilitará la transición.

5.- También será clave distinguir entre la situación actual y la proyección futura. Es fundamental elegirá a alguien que tiene un pensamiento amplio y estratégico, que ve más allá de la empresa, que construye nuevas habilidades para seguir creciendo.

6.- El fundador o actual dueño resolvió los problemas que ocurrieron, por ello tendrá que pensar no sólo en el potencial, también es necesario pensar qué es lo que va a necesitar el negocio en el futuro.

7.- Según pronostican, los cambios que se vienen son cada vez más vertiginosos, y contar con un sucesor preparado para lo que se viene es la clave para asegurar la continuidad de la empresa.

8.- Retener a personas con talento les resulta difícil a las empresas, para retenerlas si la
empresa no la tiene, el sucesor deberá crear la cultura de reconocimiento y el agradecimiento. Será cada vez más importante reconocer y agradecer lo positivo y lo exitoso, lo que queremos que florezca de las personas, porque tiene un impacto enorme en los resultados.

Solo me resta desearle mucha suerte.

¿Cuál es tu opinión?