Management & Capital Humano

Las personas, clave de las empresas exitosas

Laura Demarco
Escrito por Laura Demarco

Coaching, transformación personal con foco en objetivos extraordinarios.

Muchas veces hablamos de las empresas como si fueran un sujeto independiente, un ente abstracto, hablamos “de ella” como si fuera la que genera los problemas. Decimos, “la empresa no es ágil, la empresa no me escucha, la empresa no me da posibilidades de desarrollo”.

Pero si pensamos en nuestra experiencia en una empresa, probablemente pensemos en un jefe, un compañero, un equipo. Una situación con otra persona. Porque las empresas están constituidas por las personas que las integran, porque para que una empresa exista alguien tuvo un sueño, una idea, un proyecto y lo llevo a cabo. Son las personas quienes hacen los procesos, los productos, los servicios, las compañías.

Las personas le confieren su carácter único e irrepetible y en ellas está su enorme potencial y su capacidad de crear valor.

Por eso desde el coaching planteamos que, si queremos tener mejores empresas, es fundamental trabajar y focalizarnos en los individuos que la componen y sus interrelaciones.

El foco en las personas

Desde el coaching identificamos a la persona con tres dominios, cuerpo, lenguaje y emoción. Accionando sobre cualquiera de los tres impactaríamos en la persona y sus resultados

Comenzando por el lenguaje, creemos que todas las acciones dentro de la empresa se llevan a cabo a través de acuerdos y estos se concretan en una conversación. Todo ocurre en una conversación

Según Rafael Echeverría “… las competencias comunicativas de una empresa determinan, en un alto grado, su éxito o su fracaso… y todo lo que ocurre puede ser examinado desde la perspectiva de sus conversaciones” El éxito o fracaso de un ejecutivo o de un gerente es función directa de su competencia conversacional.

Desarrollar habilidades para conversar efectivamente es un camino seguro para mejorar el funcionar y los resultados de las empresas.

Por otra parte, las emociones son las que nos permiten la acción, no hay emociones buenas y malas, una buena gestión emocional resulta fundamental para las relaciones interpersonales, para la toma de decisiones, para el trabajo en equipo. Cada vez más las empresas valoran profesionales capaces de identificar y gestionar emociones propias y ajenas, con habilidades sociales y con capacidad de adaptarse a las distintas situaciones.

La gestión emocional como cualquier habilidad se puede desarrollar, y hacerlo impactará en la vida personal y profesional

Como interviene el coaching

El coaching permite parar el automático, ponerse a conversar, para encontrar posibilidades, revisar como estoy viendo lo que sucede, ampliar la mirada, darse cuenta desde donde estoy accionando. Elegir la emoción y definir un plan de acción

Cuando queremos tener un mejor resultado, podemos hacer cosas diferentes y lograrlo. Cuando eso no sucede el hacer un cambio, una transformación desde la persona habilitará una nueva manera de ver e interpretar. Desde una nueva manera de observar aparecerán nuevas acciones que antes no veíamos posibles

Desde el coaching no solo se puede intervenir, en sesiones individuales sino también desarrollar equipos de trabajo.

A pesar que el coaching ejecutivo se focaliza en la vida laboral, transforma al individuo e impacta la vida y las relaciones personales. Sin dudas una oportunidad para aprovechar en pos de obtener resultados extraordinarios con un alto impacto positivo en las personas.

Sobre el autor

Laura Demarco

Laura Demarco

Mentor Coach de la escuela de Formación de Lideres. Especialización en Psicología transaccional y PNL. Coach ontológica Profesional ICF . Postgrado en Dirección internacional - Georgetown University & UCES. Facilitadora de procesos de cambios – Price Pritchett & Ron Pound. En 2016 fundó junto a Luciana Ferrara Impulsarte Consultora.

¿Cuál es tu opinión?