Actualidad

Rompecadenas

Imagen: Pixabay
Mariana Romano
Escrito por Mariana Romano

Las noticias hoy corren a una velocidad supersónica. El Whatsapp ayuda a difundir en segundos con solo reenviar o compartir. 

Hoy recibo en el grupo de vecinos una imagen de un niño inconsciente y entubado con un texto mal escrito. El mensaje pedía que lo pasaran a todos los grupos para encontrar a los familiares de ese chico atropellado e internado en el Hospital de Niños, sin fecha, sin nombre… sin nada.

Como me reconozco una rompecadenas, lo primero que hice fue escribir en el Google foto de niño atropellado… y como estaba casi segura, resultó una noticia falsa. Además, viene circulando desde el año 2017 y en distintos países. 

El factor común en estos mensajes falsos, es la solicitud que compartas esa información con tus familiares, amigos y contactos.

Te puedo nombrar muchísimos casos más:

  • El chico secuestrado del Colegio Alemán, que circula desde el 2009, cambiando escenarios: La Plata, Córdoba, Chile, etc.
  • La nena de 5 años robada en Buenos Aires, México, Colombia, Nicaragua. Circula con la misma foto. Lamentablemente ese caso fue real y la niña fue encontrada. Aun así la noticia siguió circulando cambiando las ciudades.
  • Niños enfermos con cáncer.
  • Sorteos maravillosos de firmas conocidas
  • Pasajes aéreos gratuitos
  • Donaciones que hasta cualquier santo desconfiaría.
  • U mensaje de Whatsapp “alertando” sobre el ingreso de arroz contaminado de Pakistán.

¿Sabés cómo se llaman este tipo de noticias?

Bulo o en ingles Hoax, y son noticias falsas que intentan hacer creer a un grupo de personas que algo falso es real. 

El objetivo es la viralización, que sea divulgado de forma masiva, utilizando distintos medios de comunicación, mails, Whatsapp, mensajes en redes sociales.

Antes cuando el correo electrónico era uno de los medios más masivos, se utilizaba para “robar” direcciones de mails y confeccionar bases de datos para su posterior comercialización.

Ahora, generalmente, no tienen fines lucrativos, o al menos, en su fin primario, sin embargo pueden generar mucho daño como por ejemplo desprestigiar personas, empresas, organizaciones.

¿Cómo reconocerlos?

  • Generalmente son anónimos
  • No incluyen fechas desde cuando se dio la situación
  • No figura ningún responsable 
  • Tienen textos catastróficos
  • Le sucede a un amigo o familiar, sin dar nombres

¿Qué hacer?

  • Ante todo ser responsables de la información que transmitimos
  • Controlar la fuente de donde proviene, si es anónimo, tiene un altísimo porcentaje de ser falso
  • Tomarnos unos minutos para chequear en google o en otros sitios, antecedentes de esa noticia. Si es falsa, rápidamente encontraremos la respuesta.
  • Si tengo dudas de su veracidad, preferible no reenviarlo. Así no viralizamos.
  • Si descubro que es falso, informarle a la persona que nos envió para que no lo siga renviando.

Sitios donde corroborar Hoaxs o bulos

  • En Facebook, Rompecadenas – Maldito Bulo
  • En twitter, #nocomacuento
  • En google, o cualquier buscador
  • https://hoax-slayer.com

 

La tecnología nos brinda herramientas maravillosas para comunicarnos, seamos conscientes utilizándola responsablemente.

 

Sobre el autor

Mariana Romano

Mariana Romano

Ing.en Sistemas (UTN FRC), Dipl. en RR.HH. (UNC), Responsabilidad Social Empresaria (ICDA UCC). Instr. Técnicas de Meditación (Esc.Yoga Clásico y Científico), Facilitadora de UCDM-Casa Espejo Cristal.

¿Cuál es tu opinión?