Actualidad

Solo la contrición amplia y explícita soldará la grieta

Oda póstuma preelectoral que termine con la argentinofagia

¿Yo señor…..? ¡Si señor! …. ¡NOOO señor…!… Pues entonces quién…..?

No hay lugar para un “yo no fui” en esta República Argentina donde pareciera que los unos y los otros amanecen, toman la carabina virtual, y van por la fricción diaria contra los otros y los unos. Enarbolamos seguido nuestra evocación por San Martín y Belgrano, pero sin honrar su legado con los hechos. ¿Qué nos tiene que pasar? ¿A cuantas generaciones de pobres jugamos mientras “administramos” su existencia con criterios electorales? ¿Cuanta más tensión civil es factible? ¿A cuánta “guerra virtual” jugamos mientras la zaherida piel republicana aguanta ante el peligro que la violencia demande un arrepentimiento tardio? ¿Cuánto más jugaremos a los faquires que exhalan fuego sobre tanques de combustible? ¿Qué fenómeno climático, económico, o plaga terminal de resistentes langostas servirá para aglutinarnos en una causa común supra intereses creados? ¿Alguna vez la actitud solidaria colectiva que asumimos en espasmos ante desastres acotando nuestra ayuda a colchones, frazadas y leche, se transformará en sensatez para diseñar soluciones de fondo? ¿ A cuanta intolerable fricción cívica llegaremos para reeditar un conflicto ya sufrido en el pasado con sangre de hermanos? ¿Seguirá nuestro transitar siempre por la cornisa, en lo político, lo social, y lo cotidiano? ¿”Bueno che…esto es la Argentina!!” … seguirá siendo la respuesta consuelo mientras fabricamos pobreza 24 horas diarias? ¿Nos involucraremos en el modo antiargentinófago?

Cuando la exageración emotiva somete la razón

Pobres y ricos, gobernantes y gobernados, maestros y alumnos, médicos y pacientes, sindicalistas y trabajadores, el campo y la industria, banqueros y depositantes, empresarios y clientes, fuerzas de seguridad y militantes, padres e hijos……hemos practicado el deporte de la excusa, el desvío a la norma, la justificación por causas ajenas, exagerando los sufrimientos y gambeteando las obligaciones. Como ocurre en todo lugar donde el ser humano puebla una geografía. Pero “el made in Argentina” encierra actitudes extremas. El grado elevado de fanatismo, la exaltación, la preeminencia de lo emocional sobre la razón, la rancia intolerancia, nuestra creatividad infinita de “la piolada” no acompañada por el esfuerzo cotidiano, el rechazo del orden y la armonía social permitiendo un cuasi libertinaje, así como la igualación crónica de los que se comportan distinto, son los rasgos que diferencian a nuestra sociedad con inevitables problemáticas crecientes. CONTRICIÓN empieza por terminarla con “no vuelven más”, el quelevachaché o el “vamoavolvé”.

Justicia distributiva pero de la buena: la que no perdió la venda sobre los ojos

El principio fundamental de la justicia distributiva del “dar a cada uno lo suyo” no puede ya mas ser sacrificado en el altar de una equidad acomodaticia que hace estragos al distribuirse emocionalmente entre subjetivos amigos y enemigos. Más dirigentes de los que serían recomendables, abrevaron en Maquiavello y practican al máximo sus recomendaciones haciendo los trabajos prácticos utilizando la República para graduarse en el ejercicio de algún poder político, sindical, profesional o satisfacer las demandas de poder batarazas de llegar al menos a presidente del consorcio. Afortunadamente abandonamos desde 1983 una época nefasta para las instituciones. Hoy seguimos con trampitas a la normativa, gambetas, interpretaciones locas y esguinces permanentes, convirtiendo las imprescindibles separaciones en ejercitar el poder en entorpecimiento crónico soslayando el sentido común y las buenas costumbres. El electo gobierna entremedio de lo no revelado/auditado heredado y lo que deja sin identificar, mientras la oposición obstaculiza por sinrazones inexplicables y acompaña en cosas nimias. Una auténtica y fenomenal fábrica de ingobernabilidad. Ya sea por acción u omisión, sólo una contrición generalizada, profunda e integral, sin exclusiones, explícita, clara, no elíptica, limitada a lo propio y no culpando al ajeno, podrá soldar esta grieta que sirve para “encubrir” dicotomías falaces. Bueno sea entonces reflexionar que distinguir entre lo que está bien de lo que esta mal, (La sindéresis, virtud incluída en el ser humano, es la aptitud para distinguir el bien del mal. No es extraño que un niño de 3 años reaccione instintivamente ante su padre cuando éste, protegiéndolo, mata un bicho…… matar está mal), entre el esfuerzo y la holganza, entre el delito y la impunidad, entre la sensatez y la locura…….. no es una grieta de pensamiento. Disfrazar estas distinciones necesarias para mantener una sociedad sana y justa tildándolas de grieta es la excusa emocional que utilizan los permisivos segundos para quitarle la razón a los sufridos y constructivos primeros. El buen padre y la buena madre, son quienes educan, aman y cuidan de sus hijos por igual. La consanguinidad, no les impide un apoyo diferencial al más débil, ni tampoco criarlos estimulando al que se esfuerza y tratando de cambiar la actitud del que opta por la holganza. En estas horas donde a los valores (en el sentido literal y también en el sentido lato) se los puede ver cayendo por la ventana, la sindéresis y la resiliencia engarzados en una dosis descomunal de contrición, serán los estandartes concretos que nos evitarán daños irreparables y devuelvan una República a su senda de paz y sensatez.

Sin instituciones sólidas somos analfabetos de la otredad: la enorme disputa con “el otro”

Desde 1810 hasta el presente tuvimos 89 gobiernos centrales. Desde l983 respetando las formas hasta diciembre de 2019, serán 11 presidentes. Dos de ellos no terminaron su mandato por presiones diversas. El deteriorado ejercicio de la política suma hoy 40 partidos nacionales y 600 distritales.

Hispánicos e itálicos, que en ese orden cronológico, sumados los pueblos originarios nos colonizaron, hoy nos muestran actitudes diferentes. Los primeros se sorprenden (luego de guerra civil continuada por dictadura de 50 años) de nuestras inmadurez colectiva. Los segundos un sistema donde cuesta horrores la estabilidad. Reino desde l861 a l946, lleva desde entonces 12 presidentes en 72 años. En el mismo período, el jefe del gobierno, primer ministro ha cambiado 85 veces. En los 85 se incluyen dos (Mussolini y Berlusconi) que totalizaron 31 años, acortando aún más la estadía de los 83 restantes a sólo 41 años. Concretamente, nuestra “herencia” nos condena…..
Propuestas concretas de los candidatos. Cuando el pueblo no tolerará ignorar y quiere saber lo que va a votar. “Et votum debet ese arbitrium non est sale”. Latín (El voto es una opción y no una transacción).

Fernando Enrique Cardoso dice que gobernar es explicar. Inmejorable objetivo. Escrito y firmado ológrafo en tinta, en el cuaderno de clase, contarnos qué, cómo, cuando, con qué, donde y quienes (importantísimo) van a gobernar, sin vaguedades elípticas sin compromiso. Temas como Inflación, Constitución, control de las divisas, planes alimentarios, subsidios, Poder Judicial, Corte Suprema y eventuales candidatos, destino de las causas penales, indultos si alguno, países con los que nos relacionaremos, principales cambios impositivos y previsionales, candidatos ministeriables, política de seguridad y control del narcotráfico, política con las fuerzas armadas y fuerzas de seguridad, Consejo de la Magistratura, no podrán estar ausentes de la comunicación en tiempo y forma.

Receta magistral y posología para sociedades en aprietos ciudadanos 

Los ingredientes de intangibles básicos para restaurar la República averiada por costumbres extremas, contendrá dosis dobles de concordia, instituciones sólidas que prevalezcan, paz y prohibición de la violencia como manera de relacionarnos. Adicionalmente será imprescindible endovenosas diarias de sensatez, mesura y de justicia en tiempo y forma sin diferenciar el fallo por el eventual destinatario.

El producto no producirá efecto si previamente no se hace un enorme acto de Contrición. La contrición es condición absolutamente necesaria, explícita, clara y no elíptica. Sin ella el cuerpo republicano no absorberá la medicina. Sin ella no habrá salida……. pues también sin ella ni siquiera habrá entrada. Que el Dios de cada uno de los Argentinos nos ayude a atravesar esta crisis. Amen.

Sobre el autor

Ignacio González García

Ignacio González García

Contador, Catedrático Consultor, Síndico del diario La Nación y Director de IDEA.

¿Cuál es tu opinión?

1 comentario

  • Excelente artículo, que alude a la GRANDEZA HUMANA, como representante de la magnitud de posibilidades que está en todos, que puede marcar caminos sociales de superación. Ver el país como tierra de oportunidades, la mejor entraña demócrata del gran país