Valores

Pandemia, ¿para qué?

Cuando ya no estemos  pendientes del conteo de contagiados y fallecidos.
Cuando vayan pasando los chistes y los memes
Cuando hayamos  ordenado hasta los fósforos en sus cajitas
Cuando ya maratoneamos todas las series disponibles
Cuando hayamos engordado 3 kilos
…Vendrá la pregunta inevitable: ¿Y ahora?
Ese será el tiempo de encontrarnos con nosotros mismos y reflexionar  ¿PARA QUÉ?
¿Para qué me tocó esta situación a mí, en este contexto, con estas personas, o sin nadie?
¿Para qué?
Porque el por qué, ya lo sabemos: hemos desordenado todo y nos hemos apartado de lo esencial. Vivimos mal, como las ratitas en sus ruedas giratorias, alejados de todos, de nosotros y de nuestro Creador. Hemos maltratado sus mejores regalos: el mundo y la vida.
Dios no nos mandó la pandemia, pero ciertamente la permitió.
¿Para qué?…
Se me ocurren algunas razones, aunque seguramente hay muchas más.

1. Para aprender a separar lo importante de lo vano, lo superfluo, la tontería, el exceso.

2. Para abrir nuestra mirada hacia todo lo positivo, lo bueno, lo bello y lo verdadero que nos rodea.

3. Para ensanchar el corazón hacia los que más nos necesitan, los menos afortunados, material o afectivamente.

4. Fundamentalmente para volver a Él, con todas nuestras fuerzas, con la humildad y el dolor del que se distrajo y se olvidó de su Papá, con la confianza del niño que corre a los brazos de su madre, con sinceridad y coraje para enderezar la nave de nuestra vida.
Esta pandemia es una crisis mundial como pocas, y sus consecuencias requerirán que usemos toda nuestra humanidad para superarla.
Mi invitación es a que no salgas igual de ella.
Dedicale tiempo a lo esencial, acércate a vos mismo,  a Tu Padre, y a tus hermanos por amor a Él.
Porque como dijo Hemingway “Cuando el dolor toque tu puerta, úsalo. Úsalo y no trampees.”

Sobre el autor

María Inés Amoretti

Socia Intros Consultora. Coach ICC. Calidad humana y calidad de gestión en las organizaciones. Presidente ACDE Mendoza

¿Cuál es tu opinión?