ACDE Hoy

ACDE: Consenso Fiscal 2020

El riesgo de mayor inflación, menores ingresos y más pobreza

Buenos Aires, 22 de marzo de 2021*

ACDE, la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa, desea manifestar su preocupación por la próxima aprobación legislativa del llamado “Consenso Fiscal 2020”.

Sin duda situaciones extraordinarias requieren enfoques distintos de los usuales, y por eso creemos que es fundamental aprovechar la experiencia para evitar repetir errores pasados.

En este sentido, si bien los compromisos firmados en el 2017 entre la Nación y las Provincias y CABA, orientados a suprimir impuestos y/o ir reduciendo progresivamente sus alícuotas, fueron suspendidos en el 2018 y en el 2019, en ambos casos se suspendía el esquema de rebajas, pero no se habilitaba su aumento.

En esta oportunidad, el nuevo Consenso Fiscal 2020, no sólo no contempla compromisos provinciales y municipales para reducir niveles de gastos superfluos, sino que se habilita también la posibilidad de aumentar los impuestos en dichas provincias y municipios. En otros términos, las jurisdicciones podrán aumentar sus impuestos sin límites en los topes máximos, gravar ingresos que estaban exentos y aplicar impuestos a la nómina salarial de las empresas.

Consideramos que estas medidas no ayudarán a recuperar la actividad económica, ni mejorar los salarios y el empleo, ni mucho menos, reducir los niveles de pobreza e indigencia que nos interpelan a todos los argentinos.

La Doctrina Social de la Iglesia, cuyos Principios guían la actividad de ACDE y de sus socios, enfatiza que “…El Estado tiene el deber de secundar la actividad de las empresas, creando condiciones que aseguren oportunidades de trabajo, estimulándola donde sea insuficiente o sosteniéndola en momentos de crisis…” (Compendio de la DSI. # 351),

En estos tiempos en que la economía del país no se ha recuperado y en que no ha habido manifestaciones de austeridad por parte del Estado, desde ACDE consideramos que hacer caer una mayor presión fiscal sobre el esfuerzo de empresarios y trabajadores no es el camino. Esto promoverá mayor inflación, reducirá las posibilidades de crecimiento de la economía y los ingresos de la población, aumentará la informalidad y como consecuencia, profundizará el ahogo de empresas y emprendimientos generadores de desarrollo y empleo genuino, no siendo éste el camino para salir de la pobreza.

Desde nuestra visión, las medidas antes señaladas, con una pandemia aún vigente y una economía no recuperada, serían económicamente inconsistentes y simplemente transfieren costos desde el Estado a los habitantes, lo que las hace moralmente irritativas y socialmente injustas. Desde ACDE confiamos en que las autoridades respectivas habrán de saber ejercer la necesaria prudencia en la implementación de estas facultades para no agravar una situación muy delicada.

 

*Artículo publicado originariamente en la página institucional de ACDE (clic acá) 

 

 

 

Sobre el autor

Consejo Directivo de ACDE

¿Cuál es tu opinión?