Actualidad

Cultura Data Driven

Al realizar trámites online o cotizar productos en línea, los usuarios van entregando datos, los cuales producen más información. Las compañías necesitan convertir esos datos en valor y utilizarlos para pensar nuevos proyectos y mejorar las experiencias digitales. Por lo que la transformación digital apunta a muchas aristas, incluida la toma de decisiones estratégicas con el apoyo de la Tecnología de la Información (TI).

Una empresa Data-Driven es aquella que toma decisiones basadas en información, en lugar de basarse en sentimientos, emociones, opiniones, etc. Algo que ocurre, o debiera de ocurrir, en todos los niveles. Las organizaciones deben considerar y ver si están listas para pensar, actuar y comportarse de manera diferente con los datos. La cultura Data-Driven podría ayudar a definir la estrategia de datos de la organización. Es importante que los miembros de la organización comprendan que los datos existen y que la gente confía en ellos. Una empresa con este enfoque nos invita a que nos preguntemos si el liderazgo en la organización aboga por poner los datos al frente y al centro en la toma de decisiones comerciales, si los recursos podrían mejorar o ayudar a la organización a escalar con confianza, si se pueden refinar algunos procesos para asegurarse de que haya una gobernanza de datos sólida, si se están siguiendo las mejores prácticas de análisis, entre otras.

Los líderes de datos deben impulsar el desarrollo de las competencias correctas y rediseñar el trabajo, para que todos generen valor a través de la información. Muchas empresas carecen de un enfoque organizativo en datos y análisisLas organizaciones de datos y análisis, se han centrado tradicionalmente en la prestación de servicios para proyectos en lugar de crear y distribuir competencias en toda la empresa.

Los primeros problemas que tienen las empresas al querer entrar a la analítica tienen relación con el orden interno de las mismas. Lo otro, es que la analítica avanzó hasta entregar la posibilidad de predecir a través de la información, exigiendo mucha más información e inversión, logrando hasta resultados prescriptivos, como sugerir elecciones en base a los datos leídos. Las empresas deben embarcarse en un proyecto de mediano a largo plazo, donde estas deben preguntarse en primera instancia qué datos desean conseguir, para luego ver sistemas de recomendación, programas predictivos, entre otros. Si una Pyme y/o gran empresa quiere pensar en una estrategia de datos, esta debe asegurar y contratar recursos humanos propios con expertise en la materia. Una vez que esté armada la estructura interna, el equipo de Data Science debe mantener un puente con los gerentes de la empresa, con tal de pensar un negocio bien entendido a través del análisis de datos, manteniendo una gobernanza clara de cómo acceder a la información y a los proyectos que se planifican.

Cada organización basada en datos pasa por cinco etapas evolutivas. Una primera etapa de resistencia a los datos, donde entienden que no es necesario evolucionar. Una segunda etapa de curiosidad, donde la empresa ve y analiza la oportunidad de integrar y utilizar datos para mejorar sus procesos. Una tercera etapa de reconocimiento de datos, en la que la empresa comienza a utilizar el análisis de los mismos para algunos de sus procesos operativos. Una cuarta etapa, ya de experto en datos, donde la empresa ya utiliza el análisis de los datos en múltiples áreas de trabajo, se informa acerca del manejo de los mismos y los utiliza para la toma de decisiones. Una quinta y última etapa en la que los datos son utilizados como activo principal para establecer una planificación estratégica, objetivos y evaluar riesgos futuros.

Convertirse en una empresa impulsada por datos no es una tarea fácil. Es necesario comprender que los datos y la tecnología por sí solos, no llevarán a la organización al éxito si no existe un cambio de mentalidad y esfuerzo por parte de sus principales managers y empleados. Alcanzar el éxito dependerá de escoger correctamente el modelo de analítica a implementar. Esto, a su vez, del tipo de empresa y las metas a las que aspire, entre otros factores a tener en cuenta. Que una empresa sea ágil, que domine los datos, que sus empleados garanticen el cumplimiento de las necesidades y los objetivos de la organización en cada uno de los procesos, es parte del desafío.

 

Sobre el autor

Federico Pablo Vacalebre

Federico Pablo Vacalebre

Magíster en Comercio Internacional (USAL), Licenciado en Administración de Empresas y Licenciado en Comercialización (UADE). Profesor Adjunto de Comercialización (UADE).

¿Cuál es tu opinión?