Management

¿Hay riesgo? o ¿queremos que haya riesgo?

Photo by Marstion from Pexels

Desmitificando Compliance (II)

Para leer la Parte I, hacé clic acá.

Siempre fue un placer participar en alguna reunión que estuviese Horacio Díez. Abierto, amable, profundo y divertido, te sorprendía con giros de palabras o imágenes que sintetizaban mucho. Me parece que fue, literalmente en el siglo pasado, en IDEA, cuando Horacio nos compartió su experiencia de gestión de crisis para una petrolera. Mi única imagen residual de esa mesa es la foto de unos pescados “plantados” en la playa del derrame para -hoy diríamos- viralizarla.

En lo que respecta a la gestión de Compliance, uno de sus elementos esenciales es el riesgo y el manual dice que los riesgos se han de mitigar para no afectar el valor de la empresa. Específicamente me referiré aquí al riesgo reputacional.

 Narrativa importada sin retenciones

Desde hace muchos años, el pseudo-mandamiento-pronóstico “tendrás buena reputación y te irá bien” se ha repetido cual mantra en el ámbito de la ética de los negocios. En verdad, la alta valoración de la reputación es un resabio de la ética calvinista y, por ende, para nosotros culturalmente “importada”. Sin embargo, la referencia a ella como motivador o rationale para la buena conducta está extensamente aceptada. Por ello, me interesa aquí contribuir a que esa aceptación, al menos, no sea acrítica.

¿Por qué? Porque preocupa encontrar el motivo por el cual fallan los programas de compliance y la respuesta no está en la ley, sino muchas veces en la capacitación y su “narrativa”. La poca convicción que producen las capacitaciones en Ética & Compliance radica en los motivos que se ofrecen para actuar éticamente. A veces, desligados de la realidad de quien toma la capacitación.

Le confieso que estoy tentada de escribir un “¡Basta de decir que hay que ser ético para tener buena reputación!” pero no lo voy a hacer, porque creo en la libertad de expresión.

Preguntas para observar

  • ¿Las ganancias de todas las empresas dependen de la buena reputación?
  • La reputación de la empresa ¿a quién le preocupa más? ¿a los de PR, a los directivos, a los empleados, a quienes hacen los rankings?
  • ¿Cuán escandaloso es un escándalo en épocas de la fake news y mala memoria?
  • ¿Qué es un riesgo reputacional sin periodismo independiente?

Quizás hay que redefinir.

Por último, les agrego dos gráficos, también para observar y pensar.

El primer gráfico, es la evolución del valor de la acción de Volkswagen de 2013 hasta 2020 (*). En 2015 fue el escándalo de las emisiones de gas:

El segundo gráfico, es la evolución del valor de la acción de Facebook de 2016 a 2021 (**) En 2018 fue el escándalo de Cambridge Analytica:

Think about it and let me know.

 

Referencias

(*) Recuperado el 23.10.2021 de ycharts.com

(**) Recuperado el 23.10.2021 de ycharts.com. Caveat: comencé a escribir esta columna, antes de leer que Facebook estaría cambiando de nombre para, según dicen, “limpiar” su imagen.

Sobre el autor

María Marta Preziosa

Dra. en Filosofía por la Universidad de Navarra. MBA por IDEA. académica investigadora y docente en universidades de la región. Especialista en antropología y ética empresarial con foco en la gestión del cumplimiento normativo y cultura organizacional.

Responder a EMPRESA X

4 comentarios