Management

El desafío de la agilidad en las organizaciones

La agilidad empresarial es la capacidad de una organización para renovarse, adaptarse, cambiar rápidamente y tener éxito en un entorno ambiguo, turbulento y en constante evolución.

En estos momentos estoy viviendo, en carne propia, los cambios de estructura en mi trabajo. Y si, se han decidido a cambiar hacia la “Agilidad”, palabra muy de moda en estos tiempos.

Agilidad: término utilizado, hoy en día, en el mundo empresario. Sin embargo, es un concepto que ha existido desde los años 50 en la teoría de sistemas de las organizaciones.

¿Y qué sucede, mientras tanto, con las personas?

La fuerza laboral de hoy no tiene las habilidades para los trabajos del mañana.

En esta época el cambio se volvió vertiginoso, como si estuviéramos subidos a una montaña rusa, todo el tiempo en movimiento. Vamos andando sobre caminos que recién se están construyendo y al mismo tiempo siguen cambiando.

Y este movimiento del cambio empresarial nos encuentra hoy, en este momento de nuestra vida, tengamos 20, 30 o más.

Los millennials (jóvenes entre 20 y 35 años) nacieron en el movimiento del cambio y están más acostumbrados que nosotros, los que pasamos los 40.

Ellos, se manejan en el mundo de otra forma, los cambios son desafíos y los necesitan para sentirse vivos y no aburrirse; los cambios los motivan, le dan el espíritu para emprender las tareas, para sentirse únicos y valorados.

Para los que no somos millennials, la necesidad del cambio nos toma por sorpresa y, justamente, con bastante resistencia. Es la incertidumbre, el futuro impredecible: que pasará, qué nos pasará. Sólo algo es seguro: no podemos esperar a ver qué pasa para movernos.

La pregunta es, ¿cómo podemos hacer para volvernos relevantes en este contexto de constante cambio? Mantenernos imprescindibles es la clave para adaptarnos inteligentemente.  Y debemos volvernos protagonistas de nuestro propio aprendizaje. Este es uno de los puntos más importantes para tener en cuenta.

Y finalmente cuando comenzamos a entender los nuevos términos, las nuevas ideas, las nuevas estructuras, cuando comenzamos a profundizar sobre la nueva teoría, descubrimos que algunas ideas sobre “mentalidad ágil” son similares a muchas que estuvimos usando hasta ahora:

  • El trabajo en equipo: los buenos jefes hace rato que lo venimos practicando.
  • La adaptabilidad al cambio: ¿Quién no se rebeló alguna vez a los procesos que no funcionan en su organización? Ahora, posiblemente, sea más fácil y rápido.
  • El liderazgo ágil: el liderazgo centrado en el empleado, seguramente la mayoría de los lectores ya lo están practicando hace años.
  • Innovación ágil: Como líderes hemos disuelto límites entre equipos y departamentos, incentivando la unión tras un objetivo en común.
  • Participación en debates: ¿Quién, alguna vez, no armó reuniones sólo para encontrar nuevas ideas para llegar a una meta en común?
  • Comprometerse con el trabajo: Está de más aclarar que esta premisa la tiene cualquier empleado responsable y profesional, no necesita ser ágil.
  • Tener una visión común: El jefe que no haya transmitido esta idea al equipo nunca fue un buen jefe.

Conclusión

Recordemos lo que nosotros podemos aportar….

Foto de Oleg Magni from PexelsLas nuevas teorías de agilidad empresarial no nos tienen que asustar. Vemos, entonces, que las ideas no son tan nuevas y sólo tenemos que encontrar el paralelismo entre lo actual y lo anterior.

No voy a negar que algunas estructuras y roles cambian, pero no es nada en lo que no nos podamos actualizar.

Todos podemos adaptarnos a estas nuevas ideas y formas de trabajo; y los mayores, tenemos la ventaja, además; de poder aportar el aplomo de la experiencia, la práctica del manejo de equipos, el discernimiento del camino a transitar (por el ensayo de lo ya transitado), la calma en las decisiones, entre otros valores. Estos se minimizan, pero para tener éxito en el cambio, debemos rescatarlos y tenerlos en cuenta. Estos son los valores que nos hacen relevantes.

Y vos, ¿te subís al cambio?

Sobre el autor

María del Valle Paulik

Madre de familia y Licenciada en Sistemas. Certificada Project Manager Professional por el PMI. Actualmente trabajo como Project Manager en el rubro bancario. Siempre le interesó saber por qué tomamos las decisiones que tomamos.

¿Cuál es tu opinión?