Actualidad

Ideas para generar empleo en el aprovechamiento del espacio público local

Escrito por Santiago Barbarán

En este breve artículo se propone los lineamientos para una política pública local que genere empleo.

Los gobiernos locales cuentan con escasos recursos presupuestarios para afrontar innumerables necesidades sociales. Si bien existen programas provinciales y del Estado Nacional destinados a satisfacer tales necesidades son insuficientes, debido a la gravedad de la situación.

El trabajo es el medio de integración social más significativo pues posibilita a los individuos generar ingresos de manera autónoma[1]. Junto con constituir un aspecto central para el bienestar individual, el empleo es un elemento clave para la superación de la pobreza, para el desarrollo y para la cohesión social.

En el tercer trimestre de 2020, 10,6 millones de personas tenían trabajo según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), nótese que un año antes, 12,1 millones de personas contaban con trabajo[2]. Es decir, 1,5 millón de personas perdieron su trabajo debido a la situación económica. Asimismo, la situación social presenta serias dificultades. En efecto, en el segundo semestre de 2020, el 31,6% de los hogares y el 42% de las personas se encontraban en situación de pobreza y el 7,8% de los hogares y el 10,5%, en indigencia.[3]

Debido a la gravedad de la situación, debe pensarse y ejecutarse una política pública que sirva para modificar esta realidad desde los gobiernos locales. A tal efecto, se puede implementar un programa de manera local en el cual los bienes municipales pueden ser utilizados para proyectos privados que generen empleo.

Los proyectos que se podrían implementar variarán conforme a las características de los municipios. Por ejemplo, a través de la Ordenanza N° 4442/14 del Municipio de Pinamar, establece ciertas obligaciones ambientales para los concesionarios de unidades turísticas fiscales a adaptar sus instalaciones a la dinámica costera. De igual manera, en la ciudad de Córdoba, existe un puesto de comidas que ha sido famoso por haber valorizado la costanera del río Suquía[4].

A fin de implementar esta política pública, se deberían considerar los siguientes aspectos:

  • La participación comunitaria: a fin de determinar cuáles serán los fines de los bienes que se cederán a privados, qué tipo de proyectos se ejecutarán, y su tiempo de duración.
  • Mecanismos de competencia: la selección del proyecto debe ponderar distintos aspectos, tales como la inversión que se propone realizar, la cantidad de trabajadores a contratar, el aprovechamiento del espacio público, como aspectos esenciales.
  • Transparencia y control: la transparencia es fundamental a los fines de ejecutar una política pública y que sus objetivos puedan ser alcanzados. En ese sentido, la transferencia debe ser efectuada conforme al marco legal vigente, ya sea mediante la desafectación, un permiso o concesión, o la subasta.

En definitiva, la propuesta tiene como eje que los gobiernos locales se transformen en promotores de la modificación de su realidad, aumentando no solo la inversión privada sino también la cohesión social, generando fuentes genuinas de empleo. Los proyectos que se pueden implementar son variados dependiendo de las características de los municipios y de su sector productivo.

 

Referencias

[1] Banco Mundial (2019) The changing nature of work. Disponible en:          https://elibrary.worldbank.org/doi/pdf/10.1596/978-1-4648-1328-3 Actualmente, se debate los cambios en el trabajo debido a los adelantos tecnológicos, pero ello excede el análisis de este trabajo.

[2] http://www.trabajo.gob.ar/estadisticas/Bel/mercado.asp#ocupacion consultada el 07/04/2021

[3]  Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (2019) Encuesta Permanente de Hogares Informe sobre la Incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos. https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/eph_pobreza_02_2082FA92E916.pdf

[4]    https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/el-puesto-de-choripan-que-hace-brillar-una-devaluada-zona-del-abasto

Sobre el autor

Santiago Barbarán

Abogado (UNC) y Magister en Derecho Administrativo y Administración Pública (UBA). Es profesor en el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP) y Abogado Senior en el Departamento de Derecho Administrativo en el Estudio Beccar Varela.

¿Cuál es tu opinión?

1 comentario