Valores

Involucrarnos para el bien común

Photo by Victor Freitas from Pexels

Hace poco un dirigente empresario y social sostenía: No es nuestra actividad, pero debemos involucrarnos en política, para ayudar a generar los cambios que la misma hoy no consigue”.

La sociedad reclama una activa participación del empresariado en actividades distintas a las propias, como es generar riqueza ofreciendo puestos de trabajo dignos.

El escenario pandémico mundial ha acelerado las tendencias políticas, económicas y sociales de una forma exponencial. Esta situación agudizó la crisis económica en muchos países, con fuerte impacto en el crecimiento del desempleo y consecuentemente de la pobreza.

En ACDE somos sensiblemente proactivos, las distintas sedes de nuestra institución vienen trabajando en programas de ayuda, acciones concretas o apoyo mediante programas de asistencia, así como capacitaciones, las que crecieron en los últimos tiempos.  También instamos a los empresarios, emprendedores que valoran a su gente para que mantengan como línea de acción, la dedicación por aportar su cuota parte en tiempos de desolación, desesperanza, preocupación, angustia, incertidumbre, para revertir esta situación tremendamente negativa hacia un mundo más inclusivo, justo, equitativo, de oportunidades para todos. Manteniendo y generando nuevos puestos de trabajos dignos y de calidad, a fin de construir una base económica más justa y sostenible en el país, que aporte valor a toda la sociedad.

Nos impulsa el espíritu de Enrique Shaw como empresario comprometido en encarnar aquellos valores en acción y transformarlos en virtudes cotidianas, virtudes que representen ejemplaridad, coherencia de palabras y acciones empresariales concretas que conduzcan a promover el bien común e impulsar la confianza social.

Más que nunca tenemos que ayudar a constituir mesas de diálogo para llegar a los consensos necesarios para cimentar una Nación verdaderamente justa.

Necesitamos salir del pozo económico y moral en el que estamos…

En este sentido Shaw decía: “en la empresa hay que hacer crecer a los trabajadores en su dignidad”, porque “nada anda bien en una sociedad donde muchos están mal”. Y ratificando el rumbo en el que estamos comprometidos, aseguraba también que “no puede ser bueno para mi empresa, si no lo es para el país”.

Con este marco de situación nos paramos frente a los dirigentes sociales, políticos y la sociedad toda, para declarar nuestra “militancia en valores”. Por y para ello colaboramos con nuestros pares nucleados en diversas instituciones gremiales empresarias en la constitución de mesas de trabajo, de consenso para aportar a la sociedad lo que tanto necesitamos: esperanza…. a través de hechos concretos que la misma necesita.

Debemos contribuir a personalizar la esperanza, vehiculizándola en lo social, empresarial. No podemos permitir que nos la roben…; es nuestro deber como dirigentes mantenerla participando, involucrándonos, asociándonos para caminar todos juntos hacia la concreción de una sociedad digna, justa.

Convencidos de que la unión es el camino para generar rápidamente proactividad, y poder poner en práctica nuestro principal ideario, cual es la generación de riqueza y dignos puestos de trabajo, es que hemos celebrado Acuerdos de Base que compartimos con las demás Instituciones empresarias de Mendoza, así como también con las equivalentes de las provincias de Córdoba, Entre Ríos, San Juan., que conforman las respectivas Mesas de la Producción.  A las que se están agregando otras provincias hermanas.

Acuerdos de base

Promover el rol de la actividad privada

Impulsar la actividad económica, la inversión privada y la creación de empleo genuino como medio para lograr una significativa disminución de la pobreza.

Defensa de la institucionalidad

Trabajar por el fortalecimiento de las instituciones republicanas, que aseguren el equilibrio e independencia de los poderes del Estado, la calidad institucional y la seguridad jurídica.

Eficiencia del gasto publico

Bregar por la eficiencia del gasto público de modo que permita revertir el déficit fiscal, una estructura tributaria simplificada que reduzca significativamente la presión fiscal e incentive la recuperación económica y la competitividad.

Empleo genuino y educación

Auspiciar sistemas educativos dinámicos, innovadores y adaptados a las nuevas realidades para potenciar un mercado laboral activo y competitivo.

Sustentabilidad

Favorecer las prácticas que incentiven el cuidado del medio ambiente, la producción sustentable y la triple creación de valor.

Como decía al inicio, “no es nuestra actividad, pero…” en las circunstancias actuales, es imperioso que el empresariado comprometido con los valores éticos y morales, fundantes de nuestra Nación, unidos, exijamos a nuestras autoridades de todos los partidos, que gobiernen para el bien común, frente a la sociedad y no de espalda a ella. Nos comprometemos a hacer los aportes que consideramos útiles y necesarios para fortalecernos como Nación sobre la base de los Acuerdos enumerados.

Exigimos que los sacrificios que se nos piden y/o imponen sean equitativos, que la clase política dirigente se ponga al frente de todos nosotros mostrándonos el camino con su ejemplo, resignando aspiraciones personales, si fuera necesario, en pos del bien común. Nada anda bien en una sociedad, cuando muchos están mal., desde una perspectiva cristiana que atiende a los desafíos actuales de la persona y del sector privado con sus públicos de interés.

Sobre el autor

Sergio Edgardo Martini

Presidente de ACDE Mendoza. Es ingeniero industrial y preside la empresa Martini Cables.

¿Cuál es tu opinión?

2 comentarios

  • Me parece que por fin encuentro alguien con sentido común, Estoy de acuerdo respecto.a
    .participar.en la. Política que es algo muy crucial para dejársela..a los políticos. Luis Merlo flores

  • Totalmente de acuerdo, fundamentalmente se debe propiciar el cambio del clima de negocios del país, generando un clima favorable a la inversión y el empleo, para lo cuál es necesario cambiar la Ley de Contrato de Trabajo y sus anexas indemnizatorias, que atacan a los empleadores/emprendedores por los seguros de desempleo que protegen mejor a los trabajadores al mismo tiempo que no atacan a los emprendedores, y que demostraron favorecer al crecimiento y el empleo en los países prósperos. La actual excepción es el Fondo de Cese Laboral que rige para los obreros de la industria de la construcción, que hace unos meses el ex ministro Roberto Lavagna propuso sin éxito que sea para todos los nuevos empleos.El Empleo y los Emprendedores son el factor más importante en la economía de los países.