Enrique Shaw Los 100 gestos de Enrique Shaw

IV entrega: Presencia de Dios en 100 gestos de Enrique Shaw

Photo by Ricardo Ortiz from Pexels

Desde noviembre de 2021, desde Portal Empresa comenzamos a compartir fragmentos del trabajo «Presencia de Dios en 100 gestos de Enrique Shaw», elaborado por Sara Critto y Virna Bergoglio. Para leer la entrega anterior que hace referencia a su trabajo, hacé clic acá.

En esta cuarta parte presentamos gestos relacionados a «Su trabajo»:

31) Escucha atenta

En las reuniones laborales principalmente escuchaba con mucha atención, se interesaba mucho por el otro, dando lugar a la iniciativa, procurando hacer que la gente participe, que puedan expresar su personalidad, más que darles lo nuestro, hay que hacerles descubrir lo que tienen ellos, elevarlos, “debe considerar a cada uno de sus colaboradores humanos como un posible a quien hay que facilitar la realización y ayudarle a encontrar lo mejor que tiene de sí mismo[1].

Pío IX rezaba: ´Dame un corazón que ame´. Yo agrego: ´Dame un corazón que escuche y quiera. ´ Para ello, para tener un amor tierno, rezar más, unirme a la fuente del Amor, Jesús y María[2]. “La Virgen escuchaba” (evangelio de San Lucas 1, 26-38)[3].

Comprender. Nada me ha impresionado más (aunque no puedo decir que la cumpla) que la enseñanza que al respecto nos dan las Sagradas Escrituras…

Salomón aún joven, …responde: Dadme, Señor un corazón que escuche para así poder gobernar tu pueblo.… para Dios, saber escuchar es equivalente a tener sabiduría e inteligencia y es condición para ser dirigente…para los hebreos “el corazón” no solo incluye las potencias afectivas sino también las racionales o intelectuales, y es el asiento del discernimiento, del coraje y de la ternura. …se aplica a “escuchar”, ser atentos, ser dóciles, ante todo a Dios, quiere decir, prestar atención comprender, esforzarse por comprender a todas aquellas personas con quienes la Divina Providencia nos pone en contacto, principalmente si tienen funciones subordinadas a las nuestras.

¡Comprender! ¡Si solo procuráramos comprender a los demás, cuánto mejor sería nuestro país! Para que ello sea así no es necesario ninguna ley, ningún decreto, ¡no hace falta esperar tal o cual medida económica! ¡Si los que dirigimos procuráramos comprender a los subordinados en sus realidades objetivas y subjetivas (prejuicios etc.) y si ellos hicieran lo mismo con nosotros y comprendieran que no nos mueven solo mezquinos y egoístas intereses!!

Pienso en cuánto mejor sería la situación social si todos adoptáramos la actitud de Salomón y humildemente pidiéramos: Señor, dadnos un corazón que escucha[4].

Muchos se admiraban porque recordaba casi todos los nombres de los que trabajaban y se interesaba con atención en cada uno. Decían que conocían los nombres y preguntaba por las familias[5].

En su vida diaria en la empresa era donde uno apreciaba su trato, su sencillez, siempre dispuesto al diálogo, escuchando. Todos eran recibidos, escuchados y “respetados” como personas (Testimonio Alejandro Fernández Mouján)[6].

32) En priorizar a las personas respecto de la empresa

Se preguntaba: “¿pensamos más en las personas que en la empresa?”[7]

En una de esas épocas de crisis, por las que pasó la Argentina, faltaba trabajo. Y discutíamos. Se me ocurrió una idea y se la planteé a Enrique: encender un horno que estaba parado, poner el vidrio más barato, y salir a competir y a destruir a los otros. A mí me parecía defender nuestra fábrica, y que sean los de la competencia los que se quedaran sin trabajo. Pero él tenía otro enfoque: “¿Y esa gente que se queda sin trabajo?” Era todo bondad(Darío Casinelli, gerente de ventas)[8].

Anotó que no es delegable caminar por la fábrica y ver los problemas de todas las secciones. Hay muchos testimonios de personas que trabajaron en la Cristalería Rigolleau, que subrayan su amabilidad y que era muy sonriente[9].

Se esmeraba por crear buen clima en el trabajo y la familia: “Deben tener conciencia de pertenecer a una comunidad que da a cada uno tanto como ella recibe, deben contribuir —y el dirigente de empresa, primer responsable de su bien común, más que cualquier otro— a crear un “clima” de igualdad dentro del orden, de libertad dentro de la organización, de respeto recíproco del jefe y de los subordinados; cada uno viendo en el otro una persona humana, razonable y libre; cada uno viendo en el prójimo un colaborador dedicado a una obra idéntica y común; en otras palabras, debe haber un ambiente amigable. ¿Pensamos en ello los dirigentes de empresa cuando damos órdenes a un subordinado o atendemos un pedido sindical que consideramos injusto o imposible de cumplir? ¿Nuestro modo, nuestro estilo de vida, tiende a unir a todos aquellos con quienes entramos en contacto?[10]

33) En evitar ventajas indebidas

Enrique mantuvo una gran altura en las peleas de la Familia Tornquist. Él veía que todo se desplomaba. …Era tan desinteresado. Nunca buscó ventajitas en las empresas de la familia” (Ludovico Macnab, primo hermano y sacerdote)[11].

El primer deber del dirigente de empresa es ser realmente un empresario, ser un “hombre de empresa”. Es ser emprendedor: debemos crear trabajo…El dirigente de empresa debe ser leal con el Estado, no solo cooperando directamente con él, sino también evitando su intervención indebida con solicitudes de privilegios para la propia empresa o sector de actividad[12].

34) En el servicio del líder

Y consideraba uno los deberes más destacados del directivo empresario: “de servicio fundado en las palabras del mismo Jesús … que la actividad de cada uno, aunque dirigida por su propia naturaleza a favorecer su interés particular, represente al mismo tiempo un servicio prestado al prójimo, directamente o a través de la comunidad. Pero, sobre todo, se traduce en una actitud”[13].

Ejemplos de un liderazgo servicial fueron de su búsqueda de extender la propiedad privada al incrementar la producción de bienes más accesibles (como productos de vidrio no plano) para satisfacer necesidades humanas, el pedido en un momento de crisis en 1959 de ocupar al personal inactivo en tareas útiles y en fomentar la comunicación interna con una revista de noticias para los empleados de la empresa.

Uno de los empleados (Woca) testimonia que Enrique se acercaba para servirlo y no para servirse de él[14].

35) En el fomento del progreso sustentable

El “deber del empresario de progreso, inspirado en el mandato bíblico de “dominar la tierra” (Gn 1, 28) y en la parábola de los talentos (Mt 25, 14-30), nos induce a estar a la cabeza de todo adelanto técnico que libere al hombre, multiplique su capacidad creadora y evite todo desperdicio de lo material. El usar todo el potencial de los hombres y de la tierra da un beneficio material, pero también deja un beneficio espiritual” [15].

Promovía el progreso obrero, para que cada uno pudiera llegar a tener su casa, su auto, etc. …. Cualquier cosa nueva que hubiera, llamaba a un técnico americano para que viniera. Que lo explique y lo practique. Se hicieron un montón de cosas nuevas, por ejemplo, la fabricación de tubos, neutros que no se fabricaban antes. Cuando faltaba algo, mandaba a alguien a capacitarse; a mí antes de casarme me mandó a Chile para que aprenda, pues me nombraban jefe de hornos -yo estaba en la fábrica de tubos- y de golpe pasaba a tener todos los hornos a mi cargo (…) Pero sí, era un enamorado de lo nuevo, era innovador. Él iba a ver fábricas, cosas técnicas, adelantos y demás. Constantemente hacía viajes, veía algo, y después mandaba a alguien a que fuera.[16].

“Para citar una comparación, el andamio que se utiliza en la construcción de un edificio es algo evidentemente provisorio. ¿Pero por eso lo haremos menos sólido y cómodo para trabajar? ¿No debemos preocupamos de hacerlo bien, evitando así accidentes, disminuyendo la fatiga de quienes trabajan y ganando tiempo en la construcción del edificio? Debemos respetar las leyes propias, las técnicas de construcción de andamios. Pero un buen constructor, al colocar el andamio, no pierde de vista la obra final. En el orden espiritual ocurre lo mismo, pero con una diferencia importante. Retornando la comparación, el andamio -es decir el mundo- una vez concluida la obra, se incorpora, se vuelve parte integrante, es «asumido» y transfigurado por el edificio final construido con su ayuda, que es el Reino de Dios. No se trata pues de «andamio» o «edificio», sino de uno más el otro, de construir andamios bien hechos, aun sabiendo que no son lo principal, porque sabemos que de ese modo contribuiremos a la solidez del edificio definitivo”[17].

36) En ver y hacer descubrir lo bueno en los demás: ascensión humana

Deber del líder empresarial de procurar “la ascensión humana, no es más que la consecuencia lógica de la enseñanza básica del cristianismo sobre la eminente dignidad de todo ser humano. Santo Tomas manifiesta concretamente que debemos “hacer que todo converja al máximo incremento de la personalidad”[18].

«Tenía un modo de promover a la gente descubriendo lo que en ellos valía y haciéndolo brillar, hasta que esa persona se destacaba; esto es algo que ví muchas veces, elegía especialmente gente no brillante y los promovía, su secreto puede estar en esta frase: «Admirar para poder fecundar. “Tenía un especial cariño por aquellos que no atraían; cuando le pregunté como podía aguantar a X, me contestó, «es que, si yo no estuviera con él, no tendría a nadie». En cambio, no se guiaba nunca por «obligaciones sociales o mundanas», dedicaba su atención a quienes lo necesitaban. Tenía un gran placer en sus amigos y era muy alegre y divertido en su trato, pero no aceptaba envolverse en la vida «social» de cocktails, etc”[19].

 37) En el trato a los demás con simpatía y delicadeza.

Se preguntaba: “En el trato con nuestros empleados, ¿somos, por ejemplo, más simpáticos?” [20]

Se propuso: “ser más simpático. … tener una cara más simpática. Porque es apostólicamente necesario. Si yo supiera que me voy a morir dentro de una semana, ¿no querría haber demostrado mejor carácter, sobre todo con mi familia? Ser amable, simpático, aún con la gente mala o zonza[21].

Hacía sentir cómodos a todos sin distinción, atendiéndolos con dedicación:

Las explicaciones y cómo me mostró todo fue como si yo fuese un gran comprador. … En aquel momento sentí una atención muy deferente, exagerada en relación a lo que sería el motivo real del encuentro, muy atento, con una atención personal y con delicadeza, afectuoso, como si el tiempo no existiera. …. A mí me resultó impactante, porque siempre lo recordé como un gesto” (testimonio Américo Monterroso)[22].

Trabajé en Rigolleau durante 34 años. He conocido a mucha gente. Y el Sr. Shaw nunca fue soberbio como he visto a tantos…Se veía que la gente lo quería. Jamás tuvo un mal modo. Pedía las cosas siempre con un modo muy suave, siempre con una sonrisa. Si algo se atrasaba, también estaba con una sonrisa, con mucha amabilidad (testimonio Elver Adela Benedetti)[23].

38) En el perdón

“¿Hemos dejado de lado el odio aún hacia hechos o personas que sin causa nos han dañado?» [24]

Jesús, que tenía tanto que enseñarnos nos dijo de sí mismo: aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón[25].

Respecto al prójimo: ir a él con las intenciones y los medios de Jesús, ser accesible, un ministro de la reconciliación[26].

39) En su visión de la empresa como comunidad de vida:

Consideraba empresa como comunidad de vida ya además de ser una realidad económica que se presenta como un sistema de recursos organizados a fin de producir y vender bienes o servicios en un medio que la supera, el mercado para satisfacer auténticas necesidades humanas. También es una realidad humana de trabajo que debe contribuir a unir y desarrollar las personas. De lo expuesto se deduce que el objetivo de la empresa es el máximo de resultados positivos en todas las dimensiones[27].

“La empresa es algo más que un simple medio para ganarse la vida; para mantener la legítima dignidad del propio estado, la independencia de la persona y de la propia familia. Es más que la colaboración técnica y práctica del pensamiento, del capital y de las múltiples formas de trabajo que favorecen a la producción y al progreso. Es más que un factor importante de la vida económica, más que una simple -aunque laudable- ayuda al desarrollo de la justicia social…«[28].

40) En la promoción integral del ser humano:

“En el hombre hay algo más que el cuerpo y necesidades económicas; hay una vida y actividad social que responde a unas necesidades del mismo tipo, y sobre todo una vida y actividad cristianas que responden a unos fines y realidades sobrenaturales. Desconocer estos aspectos del hombre es minimizar su dignidad«[29].

“La primera condición es tener plena conciencia que el desarrollo no es un fin en sí mismo. Su fin es el servicio del hombre, la promoción integral del hombre de todos y de cada uno de los hombres y sus familias”[30].

“En cuanto al desarrollo de los hombres, tengamos en cuenta que el auténtico e integral desarrollo de la personalidad es la prueba de la eficacia de un orden social dado”[31].

“La concepción de la empresa no sería integral, porque le faltaría el elemento vivificador del soplo cristiano. En otras palabras, la empresa no debe contentarse con una perfección puramente natural, sino que ha de tender también a la perfección cristiana”[32].

 

Para leer la quinta entrega, hacé clic acá.

 

Referencias

[1] Shaw, …Y dominad la tierra, págs. 27 y 145.

[2] Frase extraída de Enrique Shaw, notas y apuntes personales, A. Critto, Ed. Claretiana 3ª Ed. 2013, pág. 42.

[3] María y comunidad de Vida, recopilada por Shaw de Critto, pág. 131.

[4] Boletín informativo ACDE, Setiembre 1958 N°17, Mensaje del Presidente. Enrique Shaw fue el primer presidente de ACDE desde su fundación en 1952, el segundo fue Hernando Campos Menéndez.

[5]Entraba a la fábrica y saludaba a quien se le cruzara llamándolo por su nombre y preguntándole por sus cosas”. Shaw de Critto, Viviendo con alegría, pág. 144.

[6] Shaw de Critto, Viviendo con alegría, págs. 117 y 118.

[7] Shaw, …Y dominad la tierra.

[8] Shaw de Critto, Viviendo con alegría.

[9] Shaw de Critto, Viviendo con alegría, págs. 113 a 120.

[10] Y dominad la tierra.

[11] Shaw de Critto, Viviendo con alegría.

[12] Shaw.. Y dominad la tierra, pág. 32

[13] Shaw, …Y dominad la tierra.

[14] Comunicación personal 20-4-2019.

[15] Shaw, …Y dominad la tierra.

[16] Shaw de Critto, Viviendo con alegría, pág. 144.

[17] Shaw, … Y dominad la tierra, 2010 pág. 136.

[18] Shaw, … Y dominad la tierra, 2010 pág. 22.

[19] Recuerdos Cecilia Bunge de Shaw, pág. 49.

[20] … Y dominad la tierra.

[21] Notas y apuntes personales recopilados por Critto A., págs 15/16.

[22] Shaw de Critto, Viviendo con alegría, págs. 114, 115.

[23] Shaw de Critto, Viviendo con alegría, pág 119.

[24] Shaw, … Y dominad la tierra.

[25] Shaw, libreta 5 AyBEES caja 121.

[26] Notas y apuntes personales recopilados por Critto A., pág.16

[27] Shaw, …Y dominad la tierra.

[28] Notas y apuntes personales de E. Shaw recopiladas por Critto, Adolfo.

[29] Notas y apuntes personales de E. Shaw recopiladas por Critto, Adolfo.

[30] Shaw, …Y dominad la tierra, pág. 148.

[31] Shaw, …Y dominad la tierra, pág. 104.

[32] Shaw, …Y dominad la tierra, pág. 99.

Sobre el autor

Sara Critto y Virna Bergoglio

¿Cuál es tu opinión?

2 comentarios