Management

Benefit Corporation, una apertura del sentido de la empresa

home office

Entre las distintas teorías sobre el propósito corporativo, el modelo de Benefit Corporation (Bcorps) es una manera de plantear la empresa según un propósito de beneficio a los demás. Este modelo está desarrollado en el B Lab mediante la Certificación B (Certified B Corporation) y ha sido desarrollado en la legislación de Estados Unidos de América como una figura legal de empresa. Su planteamiento práctico permite que sea no solo una teoría para la reflexión, sino también una forma concreta de plasmar una empresa abierta al beneficio de los demás. Las Bcorps son una forma concreta de armar una empresa alrededor de un propósito que incluye a los stakeholders y orienta el quehacer de la empresa hacia el beneficio tanto de la sociedad como de los inversionistas.

La creación de las Certified B Corporations fue obra de Jay Coen Gilbert, Bart Houlahan y Andre Kassoy. Los dos primeros fueron socios fundadores de la compañía AND 1 y el tercero es un inversionista de fondo privado en Wall Street. AND 1 fue una compañía que fabricaba zapatos deportivos. A pesar de no tener mayores particularidades tanto en su modelo de negocios como en su producto, AND 1 fue una empresa tremendamente exitosa en su inicio. Fundada en 1993, pista de básquet en su oficina, clases de yoga, beneficios para padres y sus acciones estaban repartidas en buena parte entre sus empleados. Por otro lado, se esforzaban en ofrecer un buen clima laboral, sueldos justos y en desarrollar profesionalmente a sus empleados; cosa poco habitual en el modus operandi de las empresas del momento. Además, donaban el 5% de sus ganancias anuales a fundaciones de educación de la comunidad donde se encontraban. Podríamos decir que AND 1 fue innovadora en el trato con las personas que formaban parte de la empresa y las comunidades con las que se relacionaban. AND 1 llegó a ser la empresa número dos de calzado para baloncesto en los Estados Unidos de América. Sus fundadores decidieron venderla luego de dificultades internas y la presión de Nike de eliminar a su competidor.

A pesar de la mala experiencia, comenzaron a trabajar con emprendedores como consultores para desarrollar negocios con un valor añadido que impacte a la sociedad. Al verse inmersos en este panorama, decidieron fundar una organización que se dedique solamente a ayudar a los negocios que se utilicen como herramienta para solucionar los problemas sociales y ambientales. Es así como nace la organización sin fines de lucro B Lab, quien es la encargada de emitir la Certificación B. Es decir, quien acompaña y afirma a las empresas como una empresa que trabaja para el beneficio social y tiene un impacto positivo en el medio ambiente.

Una B Corp es una empresa que tiene el Certificado B emitido por el B Lab. Para obtener este certificado es necesario que la empresa presente un impacto social y ambiental verificado, que tenga la responsable por los stakeholders a causa de sus decisiones y que ofrezca una transparencia pública. La intención del modelo de Bcorp es crear una empresa cuyo propósito de beneficio a la sociedad pueda ser el motor que guía a toda la organización, incluso desde su planteamiento estructural. Es decir, la B Corp está organizada de tal modo que dispone de los elementos necesarios para poder aspirar a un fin distinto al de la maximización de la utilidad para el accionista.

Las B Corp poseen una serie de contrapesos, tanto en la forma en que toman decisiones, como en la manera en que se califica su rendimiento anual. La empresa debe definir cuál es la manera en que va a ayudar al beneficio de la sociedad y del resto de sus stakeholders y tener claro los indicadores para poder medir su impacto. Por otra parte, las B Corps tienen entre sus puestos al benefit director quien es el encargado de velar porque el propósito de mejora de la sociedad realmente sea ejecutado. Además, deben estar auditadas por una empresa distinta y sin ninguna relación con ellas.

Las B Corps ofrecen un marco práctico en el cual se puede desarrollar una actividad que tenga como objetivo el bien de la sociedad. Sin embargo, el bien, según este modelo, no está definido por un conocimiento de una realidad objetiva, sino por la opinión de los distintos stakeholders que tiene la empresa. Es decir que, a pesar de intentar plantear un marco objetivo de aporte al bien común de la sociedad, tiene una componente de relativización del bien. No se debe olvidar que la inclusión de la opinión de los stakeholders en los factores de decisión no es necesariamente el mejor punto de vista puesto que podría perjudicar a la empresa.  A pesar de estas complicaciones, el modelo del B Lab es un esqueleto práctico para una empresa que podría estar orientada al bien común.

El planteamiento práctico de las B Corps nos permite ver una forma determinada de orientar el quehacer empresarial por un propósito distinto al de maximizar la utilidad. El interés por los stakeholders en particular y por la sociedad en general permiten a la empresa comportarse de una manera que sirva al desarrollo de la sociedad. En momentos como los actuales en los que la violencia y la incertidumbre mundial complican las condiciones de mercado, las empresas tienen que cuestionarse cómo responder de la mejor manera para tener un impacto positivo en la sociedad. Es necesario recordar que las empresas son las que distribuyen los recursos en la economía de mercado. Y es en ese momento cuando los modelos planteados como el del B Lab son probados en su límite. De modo que el modelo de B Lab puede ser un planteamiento de empresa basada en propósito que ayude a la sociedad a desarrollarse.

El modelo de B Corp es un modelo práctico fundamentado en qué es la empresa y cuál es su sentido. El B Lab se encarga de configurar un modo en el cual el sentido de la empresa se puede plasmar en una forma concreta. Además, permite un análisis cuantitativo del beneficio que la empresa aporta a la sociedad. Sin embargo, no se debe olvidar que el beneficio más importante es el desarrollo de las personas que la componen y de las que se relacionan con la empresa. La persona es siempre el centro de una organización. Con lo cual, es necesario tener un claro concepto de persona para obtener un beneficio certero.

*Publicada originariamente en el blog EH Ideas, del Instituto de Empresa y Humanismo.

Sobre el autor

Hugo Cañarte La Mota

Ingeniero electrónico por la Universidad San Francisco de Quito, Ecuador. Desde 2018 lleva trabajando para TECELE Comercial, empresa de la industria eléctrica. Además, ha colaborado con la Universidad San Francisco de Quito como asistente de Cátedra.

Deje su opinión