Actualidad

Criptomonedas

Criptomonedas
Escuchar este artículo

Las criptomonedas.  Leo el nombre y me resulta muy sofisticado.

Me pasé por lo menos tres años de mi vida leyendo libros de Ciencias Económicas en el Instituto de Investigaciones Contables de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, intentando entender las ciencias económicas.  Y entendí algunos conceptos básicos.

  1. Los bienes.  La gente quiere bienes.  Bienes para cambiar por otros.  Bienes para consumir.  Bienes para subsistir.  Por ejemplo, el oxígeno es básico para subsistir.  Es instantáneo.

Los alimentos son un medio de trueque para conseguir otros o para alimentarse, la cual es una necesidad básica.

Y así podemos continuar mencionando.

  1. Esto genera que la economía sea circular.  Como la sangre en una persona.  En un hábitat o planeta, hay circulación de bienes.  O dicho de otra forma intercambio de bienes, lo que hace que subsista ese eco-hábitat.  Si no hay circulación, el paciente muere: la persona, o la economía (el segundo caso, el conjunto de personas).  Creo que con la pandemia se haya aprendido este hecho, o espero así sea.  No se puede cortar la circulación de bienes.
  2. Debido a lo imperfecto que es el mercado de trueque, apareció la moneda.  La cual también circula dentro de ese hábitat social.

Pero esa moneda, NO tiene ningún valor.  Solo el costo del papel o del metal en que está hecho.

El valor se lo da quien quiera cambiar un bien por esa moneda.  Dicho de otra forma, si somos un grupo de personas, y aceptamos ese papel.  Aceptaremos cambiar nuestros bienes, contra un papel, que no vale nada.  Con la promesa de que otra persona de nuestro grupo nos va a cambiar un bien por el papel.

Pero pueden no cambiarme nada y perdí.

¿Es algo nuevo lo que digo?  ¡No!  Está escrito en los libros de Economía I de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

Y no hay que ir más lejos.

Ahora, ¿cuáles son los problemas?

 

En el mundo no hay recursos básicos (alimentos, vestimenta, etc.) para abastecer a la población mundial.

Tomando este hecho como un hecho cierto, va a existir la pobreza.  Mientras que no aparezcan nuevas tecnologías que con los recursos que nos da nuestro planeta, podamos abastecer a más población.

Mientras tanto, lo que va sucediendo es redistribuyéndose los recursos.  Ojo, los recursos.  No, la plata.

La gente normalmente confunde, la moneda, con los recursos.  Y eso es un error, muy grave conceptual.  Porque pensar que el mundo tenga más dólares, no implica que tenga más recursos, sino que simplemente que tenga más billetes que no valen nada, tan solo el papel.  Pero los recursos son los mismos, no varían.  O crecen a un ritmo de crecimiento del PBI real mundial.

Ahora, ¿por qué esta introducción?  Por qué, básicamente, ¿qué son las criptomonedas?

Un código de computadora (nada, o mejor dicho lo mismo que un papel, pero más sofisticado), en el cual uno le entrega a otra persona, que desconoce, una cantidad de una moneda, que está sustentada por un gobierno (y por la producción de ese país) a cambio de ese código; con la esperanza que alguien en el futuro la acepte y pueda uno recuperar al menos lo mismo que le entregó (moneda de ese país, o recursos que realmente quiera).

Una moneda está sostenida por el Estado, y avalada por los bienes que produce ese estado.

La criptomoneda, ¿por quién?

No hablamos de una moneda digital.  Que sería una moneda con toda la criptografía computacional que uno quiera, pero sostenida por el producto de un país.  Sino la criptomoneda creada en una granja de criptomonedas.  Y ahí me preguntó, de qué estamos hablando.

Francamente, ¿de qué estamos hablando?

En un mundo donde los recursos escasean (y por eso se desarrollan las ciencias económicas), pensar en hacerse millonario desde la casa, sin hacer nada, es básicamente el sueño y el deseo de las personas.

Con los medios de comunicación mostrando la vida de personas millonarias, mansiones, autos de lujos, la criptomoneda y la granja de criptomonedas, hace que la persona reavive su sueño.

Pero la única forma de ser millonario, es trabajando.  No hay otro secreto.  Es emprendiendo.  Es estudiando.  Y es un camino muy difícil y al que llegan menos del 1% de la población mundial.  Por lo que la criptomoneda se convierte en la opción sorprendente.

Ahora, ¿es real esto?

No.  La criptomoneda no genera más recursos.  La criptomoneda no inventa plata.

Sino, todos tendríamos en nuestra casa la maquinita de emitir dinero y seríamos millonarios.  Es un absurdo.

Ahora, ¿cómo se sostiene este instrumento?

Y este es un punto muy importante.  Porque es un punto de los valores.

¿Quiénes son los que usan las criptomonedas?

La darkweb.  El narcotráfico.  La pornografía infantil.  El hackeo de empresas.  Todas actividades ilegales.

Y las actividades ilegales son por lo menos un 20% de la economía mundial.

Las economías ilegales siempre; los estados, permiten, informalmente, que tengan su medio de legalización; ya que existen, y es necesario que su producido se vuelque al mercado legal.  Se crean restaurantes sin clientes, hoteles vacíos, videoclubes, etc., que facturan operaciones ficticias para legalizar la plata de los mercados ilegales.

Las criptomonedas son una forma moderna de legalizar esas operaciones.  Ese, para mí, es el principal motivo, por el cual estas monedas existen.

No sé cuánto durarán.

Porque es como si tu vecino te diera un papel escrito para ir al chino de la esquina a pedirle gaseosas y el chino tiene un cartel que dice “No se fía”.  ¿Te lo va a aceptar?

Esto es tan solo una reflexión personal, en base a mi forma de pensar básica sobre la economía, sobre las criptomonedas.

Sobre el autor

Alejandro Tonnelier (h)

Socio del Estudio Tonnelier. Fue investigador del Instituto de Investigaciones Contables de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires y docente de diversas asignaturas del área contable.

Deje su opinión

2 comentarios

  • Mientras exista esa red de intersubjetividades (Harari) que nos permita sentir, creer, que en el futuro alguien me devolverá – sea en bienes o en moneda – el valor invertido, subsistirán, alentadas además por los manejos inconfesables. caso contrario desaparecerían al no estar respaldadas por producción,de bienes o servicios.
    Me pregunto ¿puede un Estado incorporarla a su economía y reconocerla como moneda oficial?
    Horacio Rampoldi
    Ingeniero Civil.

  • Hace ya siglos que instrumentos de crédito (pagarés, billetes, bonos, letras, saldos en cuentas bancarias que llamamos «depósitos», etc.) reemplazaron a especies físicas en las funciones clásicas del dinero: unidad de cuenta, medio de pago, reserva de valor. Las criptomonedas con instrumentos de crédito. Alguien «cree» en ellas y entrega algo (alguna forma de dinero) a cambio. Sus reglas y algoritmos de creación aseguran que sus cantidades serán relativamente estables. No hay gobiernos que puedan forzar la oferta de criptomonedas, como si lo puede hacer con pesos, dólares o euros. Las granjas no «crean» criptomonedas, solo generan ingresos por las transacciones que canalizan. Son instrumentos que podrán servir o no, dependiendo de la solidez y seriedad de quienes las crearon. Que sirvan para el delito no invalida que otras personas las demanden. Además, a diferencia del dinero físico (billetes de papel) que es el preferido de los los delincuentes y evasores porque no deja rastros registrales, las criptomonedas sí dejan rastros, de manera que no necesariamente son ideale para los delincuentes. No las miro con simpatía, pero no veo porque no se las pueda ver y tratar como cualquier otro instrumento de crédito.