Lecturas Recomendadas

Derecho a la política

Si quiere una garantía compre una tostadora
Escrito por Christian Schwarz

Reseña de Si quiere una garantía compre una tostadora. Ensayos sobre punitivismo y Estado de derecho, de Andrés Rosler.

Andrés RoslerAndrés Rosler es un pensador del derecho original, iconoclasta, no convencional. Doctorado en Oxford, profesor en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad de San Andrés, entre otros ámbitos de enseñanza e investigación, activo participante en Twitter, sus textos se apartan del estereotipo del jurista. Su ironía y sarcasmo, donde conviven el humor judío y el inglés en dosis adecuadas para sostener un equilibrio en una cuerda a gran altura, hace que su lectura no sea cómoda sin conocerla.

Su último libro, titulado cual pieza de Les Luthiers, “Si quiere una garantía compre una tostadora”, conocido ya en los ámbitos del sesudo análisis del derecho como “La tostadora”, es un ejemplo claro del estilo que podríamos denominar “rosleriano”.  Rosler analiza los enunciados jurídicos, los fallos, el discurso político y periodístico acerca de las leyes con un rigor lógico crudo. Su precisión es la de un cirujano calificado. Así como Richard Wagner estira las notas y los acordes hasta el límite de lo soportable, Rosler hace lo propio con las argumentaciones acerca de lo público. La reminiscencia a Ludwig Wittgenstein asoma siempre.

Rosler nada a contracorriente. Su libro, que pareciera serlo para que deambule no más allá de juzgados y facultades de Derecho, es más profundo acerca de lo público de lo que aparenta.

El autor sostiene que el derecho penal liberal, aquel basado en las garantías que ofrece al individuo/ciudadano común, está en retirada si ya no ha abandonado el campo de batalla. En algún momento de la década de los 1990s el punitivismo ha copado el centro del ring. Ya no es primordial para el derecho penal – y esto se amplía a otros campos del derecho – proteger a la persona sino castigarla.

Si este punitivismo era jactancia – usando terminología aldoriqueana – de una perspectiva conservadora del orden jurídico, Rosler demuestra rigurosamente que esto ha copado al sector progresista, aquel que según su anclaje iluminista se manifestaba originalmente en contra de una actitud estatal persecutoria de sus ciudadanos.

Así, quienes sostienen el “primero disparar y luego vemos si es inocente” no es algo ya propio del Lucky Luke de Morris y René Goscinny (una versión en cómic del género cinematográfico del western), sino que es actitud hegemónica, dominante en el ámbito jurídico nativo. Todo depende de quien fuere el acusado. A fin de cuentas, la norma puede ser interpretada en función a quién, qué, cuándo o dónde se aplique. Sí, para quienes navegan habitualmente el mar de lo jurídico, Ronald Dworkin es otro de sus rockstars impugnados.

Aquello que pareciera ser sólo una discusión entre juristas, Rosler lo proyecta hacia horizontes más estremecedores. Se explaya con precisión al abordar el caso Muiña, donde el Congreso de la Nación, para “remediar” una ley que beneficia a los presos por el llamado 2×1 (se contabilizan como dos los días que una persona sin condena firme estuvo en prisión) sancionó una ley penal retroactiva, algo que en algunos regímenes autocráticos hubiese generado más de un titubeo. Aquí fue aplaudida y vociferada laudatoriamente por abogados, jueces, políticos e intelectuales.

En la parte final del libro es donde la mirada aguda asoma más clara sobre las derivaciones políticas sobre la falta de garantías. Analiza allí el proceso llevado a cabo contra Luis XVI en el marco de la Revolución Francesa.  El rey de Francia es finalmente condenado a la guillotina en un derrotero ¿judicial? en el cual lo político prima sobre cualquier otra racionalidad.

Rosler, Andrés. Si quiere una garantía compre una tostadora. Ensayos sobre punitivismo y Estado de derecho. Editores del Sur. Buenos Aires, 1922.

El libro de Rosler deja un trasluz inquietante en un mundo donde las democracias iliberales están en auge, por no decir gobiernos directamente autoritarios.  El avance de movimientos políticos y sociales que ponen bajo cuestionamiento la autonomía de las normas jurídicas por sobre la discrecionalidad de la política hace que uno deba empezar a dudar si los derechos con que uno cuenta están debidamente resguardados. El consejo del autor es que compre una tostadora antes que presuponga que una norma penal o civil le vaya a prometer seguridad jurídica: libertad y propiedad no tienen hoy salvaguarda firme.

Advertencia: lea este libro sin prejuicios y con una buena dosis previa de Borges y Monty Python para no sentirse un tanto desconcertado.

Sobre el autor

Christian Schwarz

Dr. en Sociología (UCA). Docente UCA, UCES, UNTREF

Deje su opinión