Valores

Entrevista a Ignacio Ibarzábal

Escrito por Portal Empresa
Escuchar este artículo

Ignacio Ibarzábal: director ejecutivo de Argentinos por la Educación

¿De qué se trata Argentinos por la Educación?

Argentinos nace de un grupo de personas con la vocación de generar impacto a escala en el sistema educativo argentino. Hoy somos una organización que reúne a dirigentes y organizaciones de distintos sectores (exministros, expertos, ONGs, familias, etc.) con el propósito de lograr que la educación sea una prioridad en nuestro país y apostando a que esto contribuya a generar mejoras bien concretas.

En concreto, ¿cómo trabajan?

Nos organizamos en base a tres ejes de trabajo. El primero lo llamamos datos. Creemos que lo que no se mide, no se mejora. Por eso solicitamos a los gobiernos que avancen constantemente en la transparencia de datos educativos y publicamos informes de forma recurrente analizando distintos aspectos del estado de la educación. Gracias a este trabajo hace un buen tiempo que somos una de las principales fuentes de noticias educativas. Al segundo lo llamamos acuerdos. En este eje lo que procuramos es colaborar a que dirigentes de distintos sectores alcancen acuerdos significativos en educación. Al tercer eje lo llamamos movilización. Junto con otras ONGs y grupos de familias en todo el país hemos impulsado campañas de las que ya han participado más de 300.000 personas.

Dado que trabajan con datos, ¿cómo definiría el estado actual de la educación en Argentina?

Hoy en Argentina hay aproximadamente 10 millones de estudiantes que son parte del sistema educativo. Ellos aprenden gracias a más de 1 millón de docentes que trabajan con ellos todos los días. A pesar de que la ley manda que se invierta un 6% del PIB en educación, este mandato se cumplió sólo en 2015 y en promedio en los últimos diez años la inversión fue de 5,5 puntos del PIB. Recientemente nuestro Observatorio desarrolló un “Índice de Resultados Escolares”, que de alguna manera es uno de los principales indicadores que se puede utilizar para responder tu pregunta. El dato es que de cada 100 chicos que ingresan a primer grado, solo 16 egresan en el tiempo estipulado y con los conocimientos suficientes en Lengua y Matemática.

¿Cuál es el rol de la sociedad civil para mejorar estos resultados?

El primer paso es demostrar que nos importa. No alcanza con declamar que “la educación es una prioridad”. Hay que desarrollar acciones concretas que lo demuestren. Sino es una hipocresía pedirle eso mismo a los dirigentes políticos. La agenda política en general, aunque no siempre de la forma y en los tiempos que uno quisiera, responde a las demandas de la sociedad. En este sentido, considero que es un desafío pendiente trabajar en una agenda más clara de lo que esperamos de la educación y cuál es el camino para lograrlo. Desde Argentinos por la Educación nuestra principal contribución ha sido, hasta el momento, proveer de evidencia a la discusión para entender mejor dónde estamos parados.

¿Cómo se pueden articular soluciones con gobiernos que no han priorizado la educación como política pública?

Vuelvo a mi respuesta anterior. Creo que no hay que cargar las tintas en un sector en particular. Los desafíos de la educación son un problema de todos y es entre todos que los podemos resolver. Por eso nosotros estamos apostando a los acuerdos. El espíritu de nuestra organización es que, en el país de la división, logremos acuerdos plurales para articular esas soluciones que nos lleven para adelante en educación. Hoy encontramos cierta madurez política ya que la evidencia que venimos presentando sirvió para generar un consenso acerca de que tenemos problemas serios en educación. Esto es una primera base.

Siendo una política de largo plazo en que los resultados se pueden observar luego de transcurrido mucho tiempo, ¿cuál cree que debería ser el atractivo adecuado para políticos que piensan en la elección que viene?

Algunos expertos en reformas educativas afirman que no se requiere tanto tiempo para ver mejoras en los resultados. Si las condiciones son adecuadas y se hace lo correcto, en poco tiempo pueden verse grandes cambios. La mejora educativa debería ser suficiente atractivo para cualquier candidato.

¿Necesariamente una educación de mayor calidad y compromiso requiere más recursos de toda la sociedad?

Como expresé más arriba, la educación es demasiado importante para no comprometernos desde distintos sectores de la sociedad con todo nuestro esfuerzo.

¿Cuáles son las principales enseñanzas que el sistema educativo tuvo de la inactividad presencial durante la pandemia y la polémica por la apertura de clases?

La pandemia, con todo lo negativo que tuvo, también dejó un montón de cosas positivas. Entre ellas, el compromiso de los docentes -sobre el que tenemos mucha evidencia- y lo que despertó en las familias, que se movilizaron de una manera que no lo habían hecho antes y empezaron a valorar todavía más el trabajo de los maestros.

¿Cuáles son los principales desafíos en educación hoy?

Hoy, más allá de las dificultades que dejó la pandemia, nuestros principales esfuerzos tienen que concentrarse en mejorar el sistema, que ya tenía muchas dificultades. Esto obviamente reviste mucha complejidad y hay muchas políticas que son fundamentales. Nosotros siempre hacemos hincapié en la importancia de desarrollar sistemas nominales de información. En distintas provincias y a nivel nacional se viene realizando un esfuerzo en este sentido. Contar con sistemas que nos permitan seguir la trayectoria de cada estudiante, es fundamental. No sólo para saber quiénes son los estudiantes que abandonan sino para poder desarrollar todas las políticas educativas con mejor información y evidencia.

Sobre el autor

Portal Empresa

Deje su opinión