Management

7 Habilidades de liderazgo para dirigir un equipo

Lienzo de color amarillo en doble tonalidad
Escrito por Marc Rodríguez

Para poder dirigir un equipo de manera efectiva, se necesitan ciertas habilidades de liderazgo y unas características esenciales que son clave para sacar el máximo potencial de nuestro equipo.

No quiero decir que estas habilidades tengan que ser exclusivas del líder del grupo, todos podemos ser líderes de nuestra propia vida y esto aplica a todas las áreas de vida personal y profesional.

Sin embargo, sin estas habilidades motivar a los compañeros para trabajar hacia objetivos comunes y sacar su máximo potencial resulta ser una tarea compleja, lo que puede acabar siendo todo un desastre para tu organización y para tu carrera profesional

Ya sea que te encuentres a las puertas de un cargo de responsabilidad, que te hayan nombrado líder recientemente o que seas una persona ejecutiva que ha tenido ciertas dificultades con sus habilidades de liderazgo, quiero darte calma; estas habilidades se pueden mejorar y resultarán vitales para tu éxito.

Habilidades de liderazgo que todos los profesionales necesitan

  1. Comunicación concisa, clara, precisa y efectiva

Como persona de responsabilidad contigo y con tu equipo de trabajo, tu objetivo es ayudar a los miembros de tu equipo a llevar a cabo sus tareas de forma adecuada, coherente y sobre todo alineada con los valores de la organización. ¿Suena bien verdad?

La gran pregunta es cómo lo hacemos. En primer lugar, debes tener muy claro cuáles son nuestros objetivos como equipo, al mismo tiempo que vas detallando exactamente todos los procesos específicos que harán falta y quién los llevará a cabo.

Si te conviertes en un comunicador efectivo pasarán varías cosas:

-Eliminarás confusión entre los miembros del equipo

-Se terminarán los conflictos porque las tareas serán claras y estarán asignadas

  • Te asegurarás de que todos los miembros del equipo estén alineados y trabajen codo con codo con los mismos objetivos.
  1. Inteligencia emocional, la base de todo

No es la primera vez que escribo sobre este tema. De hecho, es el pilar central de todo mi proyecto; sin duda constituye una súper habilidad que va a determinar el éxito personal y profesional de la mayoría de personas.

¿Qué es? Es la capacidad que tiene una persona para manejar sus propias emociones y las de los demás de forma eficiente.

Varios estudios demuestran que tener un alto nivel de inteligencia emocional es un sello de calidad para líderes que marcan la diferencia. Alguien con un agudo sentido de autoconciencia, regulación emocional, empatía y habilidades sociales es alguien que definitivamente tiene la capacidad de influir en los demás, entendido cómo influencia positiva.

Una cualidad que deben exhibir los mejores líderes ¿No crees?

  1. Delega y vencerás

A veces resulta muy tentador echarnos a las espaldas a nuestros compañeros y ser el “héroe” de la situación, pero la realidad es que muchas veces lo que se esconde tras esa conducta es una falta de confianza en los demás

Creo que no es necesario mencionar las consecuencias de una falta de confianza; todos en mayor o menor medida hemos sufrido este mal

Un buen líder con unas buenas habilidades de liderazgo sabe cómo delegar el trabajo en sus compañeros. Este proceso tiene implicaciones varias: por un lado, conocer bien a los miembros de tu equipo para saber quién es la persona idónea para ese trabajo. Por otro lado, el líder es el responsable de asegurarse de que la persona a la que le asigna la tarea dispone de todos los recursos que necesita para desarrollar su labor con éxito. Dentro de esos recursos se incluye, obviamente, un alto nivel de confianza en su capacidad.

  1. Organización

Sin duda el caos no es buen caldo de cultivo para el éxito. Aunque en ocasiones puede ser beneficioso incluso, por lo general no suele traer nada bueno.

Un líder debe ser el responsable de supervisar plazos, presupuestos, ejecución, movilización de los miembros del equipo, comunicaciones con clientes proveedores o mandos superiores.

Como líder, una habilidad de liderazgo básica es ser un malabarista de tareas que gestionar y además contar con la flexibilidad suficiente para hacer los ajustes necesarios en el camino. Siempre surgen imprevistos, cosa que requiere, sin duda, un nivel notable de organización.

  1. La transparencia es innegociable

Un lugar de trabajo transparente puede ayudar a los empleados a sentirse más conectados, así como a fomentar la creatividad y la responsabilidad.

¿Cómo lo hacemos? En este aspecto juega un papel central la comunicación abierta, fluida y asertiva con todos los miembros del equipo. Deben sentir que el respeto es uno de los valores principales porque repercute de manera directa sobre el bienestar laboral y la productividad. 

Artículo recomendado: 4 tipos de comunicación asertiva 

Rescatando el punto 3, la transparencia también ayudará a los miembros del equipo a crear una mayor confianza cuando se trata de aportar ideas y soluciones nuevas, sin miedo a ser juzgado ni etiquetado, lo que a fin de cuentas va a beneficiar a toda la organización.

  1. Toma de decisiones

Un líder durante su rutina diaria es responsable de tomar un número importante de decisiones, que no solo le afectan a él mismo, sino que posiblemente también tengan efectos sobre los miembros que forman su equipo o al proyecto que tienen en marcha.

Aprender a dar recursos, opciones, priorizar tareas, poner foco en áreas de mejora, delegar funciones o parar procesos facilita el día a día. Todo ello implica una buena habilidad de liderazgo en la toma de decisiones.

En algunas ocasiones, un líder deberá tomar una decisión consensuada para resolver un conflicto que aparezca en el equipo. Sin embargo, en otras ocasiones la toma de decisiones vendrá derivada de una decisión autorizada por mandos superiores. En ese caso deberá tener una buena gestión emocional ante las posibles respuestas que puede recibir.

A fin de cuentas, el líder es responsable de sus decisiones y, como tal, debe estar muy seguro de cuál toma y, por encima de todo, debe hacerse cargo de los resultados derivados de estas decisiones.

  1. Poner límites 

En este caso partimos de una base bien clara: el respeto mutuo entre todos los miembros del equipo. Teniendo esto claro, también hay que tener en cuenta que los límites son importantes y que la autoridad debe quedar clara desde un inicio.

Cada miembro del equipo debe tener claro que la función principal del líder es asegurarse de que cada miembro realiza su labor de manera eficiente y efectiva.

A su vez deben tener muy claro que, en caso de ser necesario, recurrirá a medidas disciplinarias por el bien del objetivo común. Para lograr esto es fundamental asegurar una comprensión clara y meridiana delas responsabilidades y papeles individuales dentro del equipo para evitar posibles conflictos internos y no desafiar los límites establecidos en del ecosistema del equipo.

Cómo puedes desarrollar tus habilidades de liderazgo.

Si has comprendido la importancia de aprender a desarrollar estas habilidades quiero compartir contigo algunas estrategias que te permitirán mejorarlas. Entre ellas:

Establecer una línea base. Primero debemos saber de dónde partimos y hacer un estudio de nuestras habilidades en el momento actual. ¿Para qué? Para poder establecer un trayecto de desarrollo profesional. Si no sabemos de dónde partimos no sabemos cuánto, cómo y dónde queremos llegar. Pregúntate ¿Cuáles son mis debilidades? ¿Y mis fortalezas? ¿Tengo un estilo de comunicación asertivo? Responder a estas cuestiones te ayudará a crear un plan para mejorar tus habilidades de liderazgo.

Objetivo aprendizaje constante. Una vez que ya hayas descubierto tu nivel actual pasamos al siguiente eslabón, establecer metas a corto, medio y largo plazo para desarrollar tus habilidades. ¿Qué habilidades debo mejorar? ¿Cómo sabré que lo estoy logrando? ¿En cuánto tiempo? Para este punto te servirá mucho fijarte objetivos de tipo SMART.

Pide feedback. Es importante fomentar la comunicación como hemos señalado anteriormente, por eso es importante que invites a tus compañeros de equipo a darte una retroalimentación (feedback) sobre tu desempeño como líder. Si realmente crees que hay aspectos que debes trabajar, considera recurrir a tus compañeros para recibir comentarios de mejora. Requisito indispensable para este punto es haber generado un clima de confianza y no llevarse nada al ámbito personal. Convertirse en un aprendiz incansable.

La práctica hace al maestro. Como toda nueva habilidad debemos ponerla en práctica para pulirla y exprimirle todo el jugo. Tanto a nivel personal como profesional debes probar diferentes estrategias. Debes desarrollar capacidad analítica para descubrir los puntos débiles y poder actuar de diferente forma la próxima vez que te encuentres ante una situación similar.

Persigue la excelencia. La mejora constante y lo que se denomina en inglés LifeLong Learning son los mayores activos con los que puedes contar como líder o profesional. Sin duda el camino de desarrollar tu potencial no tiene fin. Acceder a nuevas formaciones, sistemas o incluso charlas te puede ayudar a desarrollar de forma rápida y efectiva tus habilidades de liderazgo. Así marcará una diferencia tanto a nivel personal como profesional en tu desarrollo.

Ser un líder va más allá de simplemente ser una figura de autoridad y dar órdenes. Requiere de una serie de habilidades para tener éxito. La buena noticia es que, con esfuerzo, constancia y dedicación, estas habilidades de liderazgo se pueden trabajar, para ser un mejor líder para tu vida y para tu empresa.

 

*Publicación original del Instituto Empresa y Humanismo, de la Universidad de Navarra.

Sobre el autor

Marc Rodríguez

Graduado en Psicología por la UAB, mención en psicología organizacional. Máster en Inteligencia Emocional por la UEMC. Apasionado del crecimiento personal y el desarrollo humano. La formación es su forma de vida, ayudar a las personas es su pasión y objetivo.

Deje su opinión