Valores

Más allá del dinero

Monedas y dinero
Escrito por Antonio Argandoña
Escuchar este artículo

He leído ocasionalmente el resumen de una investigación llevada a cabo en Alemania sobre la colaboración de los voluntarios en las tareas de integración de los refugiados extranjeros. Cuenta el artículo que esa ayuda se aprecia en varios frentes: sentirse acogidos en el país, mejorar su nivel de alemán (aunque el resultado final tarde 3 ó 4 años en conseguirse) o recibir apoyo para lograrlo, ayudarles a encontrar una vivienda, recibir apoyo para conseguir la estabilidad financiera… Las mujeres y los refugiados con niveles bajos de estudios son los que más se benefician de la ayuda de los voluntarios. En el área de encontrar trabajo, la evidencia de la ayuda es menor, excepto para aquellos con más niveles de estudios, probablemente porque el éxito en la búsqueda de empleo depende mucho de la situación en el mercado local concreto en que se encuentran. Los resultados sugieren que el contacto humano con los voluntarios tiene un impacto muy positivo para los refugiados, también a la hora de aprovechar los recursos públicos disponibles.

El estudio muestra también que los voluntarios son más útiles cuando trabajan en organizaciones cívicas dirigidas a los refugiados. Cuando en el otoño de 2015 llegó una gran oleada de esas personas a tierras alemanas, aumentó el número de organizaciones y de voluntarios. Se calcula que en 2016 unas 90.000 organizaciones cívicas atendieron a esas personas, implicando al 15% de los ciudadanos civiles alemanes.

Indudablemente, los recursos físicos (dinero, comida, vivienda, escuela, empleo…) son importantes, pero el contacto humano también lo es. Unos y otros son complementarios. No es bueno que los ciudadanos dejemos en manos del Estado de bienestar la organización de los medios de ayuda a las personas necesitadas; el compromiso personal es también importante. Y esto vale también para las empresas que, no lo olvidemos, son comunidades de personas.

# Publicado en su blog: https://blog.iese.edu/antonioargandona/

Sobre el autor

Antonio Argandoña

Profesor Emérito de Economía y titular de la Cátedra CaixaBank de Responsabilidad Social Corporativa del IESE (España). Imparte clases principalmente en las áreas de macroeconomía, economía monetaria y economía internacional, además de publicar investigaciones sobre ética empresarial, responsabilidad social corporativa y gobierno de las organizaciones.

Deje su opinión