Valores

Para multiplicar hay que compartir

Escrito por Ignacio Gorupicz
Escuchar este artículo

Hace poco llegó a mis manos un libro de meditaciones titulado: “En tu día…” escrito por Diego Solano. Me gustaron las reflexiones y compre diez para regalar. Ya tenía tres con destinatario: las personas que trabajan en casa. Entonces “me sobraban” siete que no tenían destinatario definido. Fui a una librería de Editorial Claretiana y quise regalarles los siete libros para que los diesen a personas que comprasen algo. No tan buena idea regalar libros de espiritualidad en una librería católica que los vende para mantenerse. El librero me recomendó dejarlos en el banco de una parroquia cercana. No era mala idea, pero a los pocos minutos el mismo librero me sugirió una aún mejor: dárselos a él que los iba a llevar a Avellaneda y dar en mano a unas monjas que iban a saber quién regalarlos. De los primeros 3 libros que regalé, uno fue a manos de Agustina. Pasaron dos semanas y ayer me hizo escuchar unas homilías del Padre Luis Zazano (misionerosdigitales.com). Me contó que recibe estas homilías por WhatsApp y se las hace escuchar a mis dos hijos durante el día. 

En la parábola de la multiplicación de los panes y los pescados, Jesús multiplica esos alimentos de modo de alimentar a una multitud de unas cinco mil personas que lo seguían. Solo en el evangelio de San Juan (Juan 6, 1-15) se menciona a un muchacho que pasa casi desapercibido en el relato. Es el muchacho que ofrece los cinco panes de cebada y los dos pescados que tiene. Todos los milagros de Jesús requerían de la fe de quienes los pedían, pero este milagro también requirió de la generosidad de aquel muchacho. 

El que comparte, multiplica.

Sobre el autor

Ignacio Gorupicz

Socio en McKinsey & Company. MBA Stanford University. Master en Finanzas UTDT. Contador y Licenciado en Administración (UBA). Vicepresidente Primero ACDE y Presidente del Encuentro Anual ACDE 2021.

Deje su opinión