Agenda para el crecimiento

“Social business” según Yunus

Foto de Muhammad Yunus

El premio Nobel de la paz del 2006, Muhammad Yunus, crítica fuertemente el modelo de empresa tradicional y al sistema capitalista.

En uno de sus escritos Yunus sostiene que cobrar por el trabajo es inmoral, puesto que el servicio a la sociedad (verdadero fin de la empresa) debe ser un acto de gratuidad. Sin embargo, Yunus sostiene que hay que ser prácticos y comportarnos acorde a las reglas de mercado. Ahora, si bien es cierto que Yunus considera al mercado como un indicador de la estrategia corporativa, también plantea que es posible una empresa que no tenga como fin último el enriquecimiento sino la solución a un problema social. En esta línea, Yunus desarrolla el marco conceptual de lo que bautizó como “Social Business” (negocios sociales) los cuales son empresas que tienen como propósito la solución de un problema concreto de alguno de sus stakeholders.

Los negocios sociales planteados por Yunus son, según él, un elemento que completa el sistema de mercado capitalista. El modelo de empresa tradicional está configurado de tal manera que la empresa tiene como único propósito la maximización de la utilidad de los accionistas. El autor sostiene que los negocios sociales tienen como propósito la solución de un problema de la sociedad o del medio ambiente mediante las herramientas de una economía de mercado. En este sentido, se plantea una empresa motivada por una razón completamente distinta a la propuesta por el modelo tradicional. Además, se plantea que puede existir otro propósito de una empresa que no esté restringido ni enfocado en la utilidad.

Los conceptos desarrollados por Yunus se forman a partir de su experiencia profesional con el emprendimiento del Grameen Bank. En una comunidad de Bangladesh, existía un círculo vicioso de pobreza extrema. En esa comunidad de agricultores, los prestamistas informales imponían una tasa de interés muy elevada y como parte de las condiciones de negocios establecían exclusividad en la compra de los frutos del cultivo. De este modo, los habitantes de la comunidad estaban atrapados en una estructura de deuda que los convertía en esclavos de los prestamistas informales. Dado que los agricultores eran de escasos recursos, no tenían los bienes suficientes para poder acceder a un crédito bancario normal. Yunus, al ver este problema, decidió prestar el dinero sin garantías a los agricultores para que puedan salir del círculo vicioso. A medida que iba desarrollando una estructura de negocios para poder ayudar a los habitantes de la zona, se dio cuenta que era replicable el modelo de negocios en varios lugares y decidió fundar el Grameen Bank. Este banco a pesar de comportarse como una empresa normal, en su estrategia y su estructura tiene aspectos que la hacen bastante peculiar.

Los Social Businesses no tienen como propósito la maximización de la utilidad de los accionistas, sino la solución de un problema de social. En este sentido, la estrategia de la empresa está supeditada a la solución del problema. Es decir, la empresa social siempre tendrá como criterio primero su propósito al momento de tomar decisiones. Los negocios sociales son empresas que tienen que mantenerse con índices financieros estables para su desempeño como empresa, pero este financiamiento no es el principal interés de su actuar sino la solución del problema del stakeholder que tienen en su propósito. Un ejemplo concreto es la reinversión de las utilidades en la expansión de la empresa y no su repartición entre los accionistas. Los negocios sociales no admiten que se cobren dividendos, sino que estos son utilizados para la mejora de las gestiones de la empresa y la expansión de su negocio.

En cuanto a la interacción con los stakeholders, los negocios sociales tienen lineamientos bien definidos. Los empleados deben ser tratados con respeto y con dignidad y con un sueldo justo. Además, se debe tener las mejores condiciones laborales posibles para el correcto desempeño del trabajo de cada uno de los empleados. A los proveedores se les debe dar un trato justo e intentar que sean de la zona en la que trabaja la empresa para que haya un beneficio para la localidad en la que el negocio está integrado. Los negocios sociales plantean dos estructuras de accionistas. Una estructura plantea que al accionista se le devuelva la cantidad exacta de dinero que se invierte en el negocio social, es decir sin ningún interés. La otra estructura plantea que los accionistas sean los beneficiados por el propósito empresa, de modo que los dividendos les sirvan como parte de la solución a su problema. Un ejemplo de esta estructura es la del Grameen Bank en la que los prestamistas son también accionistas del banco. En ese sentido, se ven más incentivados a realizar sus operaciones correctamente con el banco. La comunidad debe ser beneficiada directamente por la operación de la empresa ya que este es su propósito. Además, los negocios sociales son empresas ambientalmente responsables.

El concepto de Social Business abre la economía de mercado al concepto de gratuidad. El negocio social debe moverse solo para solucionar un problema concreto de una sociedad. En este sentido, inserta la gratuidad de una manera forzosa en el sistema de mercado. Esta crítica al mercado capital nos invita a reflexionar sobre la manera en la que hacemos negocio, puesto que una sociedad de mercado olvida que lo importante del intercambio no es el beneficio utilitario sino el progreso personal.

A pesar de la declaración controversial de la ganancia como algo inmoral, Yunus toma una postura práctica y ve como necesario el dinero para un desempeño correcto del negocio. Ahora, esta postura radical, no es necesariamente correcta. Se debe recordar que el trabajo compromete a la dignidad humana de modo que se debe reconocer ese compromiso mediante un sueldo y un trato justo. Esto tiene un doble efecto en la empresa, puesto que compromete a los trabajadores de una mejor manera y los hace aumentar su rendimiento. Además, permite que el equipo de trabajo pueda identificarse con su trabajo.

Yunus, con su propuesta de negocio social, invita a la reflexión sobre las bases del sistema de mercado en el cual estamos insertos. En el sector corporativo hace falta la reflexión del concepto de gratuidad. A pesar de no ser mencionado, es la base que mueve el quehacer de negocios. Ya que, la mayoría de acciones que se desempeñan en la empresa no son acciones de remuneración sino actos de gratuidad que permite diferenciar a la empresa. No todo negocio debe ser un negocio social pero todo negocio debe considerar lo social y como es su relación con ello.

#Artículo publicado originariamente en el Blog del Instituto Empresa y Humanismo de la Universidad de Navarra.

 

Sobre el autor

Hugo Cañarte La Mota

Ingeniero electrónico por la Universidad San Francisco de Quito, Ecuador. Desde 2018 lleva trabajando para TECELE Comercial, empresa de la industria eléctrica. Además, ha colaborado con la Universidad San Francisco de Quito como asistente de Cátedra.

Deje su opinión