Carta del Director

Las PASO: ¿fin del Feudalismo?

Un sistema feudal es aquel en que, por diversas circunstancias políticas, se privatiza el poder en favor de familias o grupos que lo ejercen mediante una combinación de prebendas y amenazas, una de cuyas manifestaciones más importantes es la instauración del caudillo omnipresente que establece las bases de su autoridad en la perpetuidad en el cargo o en su atribución de hecho para elegir a sus sucesores.

Tradicionalmente se identifica el origen de este sistema con la Temprana Edad Media en Europa, pero el fenómeno feudal trasciende este período histórico y se ha repetido reiteradamente en sociedades donde el Estado Central y la institucionalización son débiles. Nuestro país, lamentablemente, no ha sido ni es ajeno al fenómeno feudal. Nuestras guerras civiles fueron, en gran medida, enfrentamientos entre caudillos locales ya sea mediante luchas intestinas en cada provincia o mediante la rebelión frente a débiles poderes nacionales.

Modernamente este fenómeno persistió y los diversos sistemas feudales locales se combinaron con la enfermedad del populismo y un pernicioso sistema tributario que permite a los caudillos repartir los fondos recibidos del Estado Nacional sin necesidad de asumir la responsable actitud de equilibrar el costo de los recursos con las prioridades que les marquen los habitantes de sus provincias.

Del feudalismo se sale de dos maneras: o mediante el fortalecimiento de un Poder Nacional que impone el centralismo unitario, o por el camino de la conciencia de los pueblos que reclaman la finalización de sistemas despóticos organizados a través de familias o grupos mediante el afianzamiento de las instituciones republicanas y el reclamo al Poder Central de la autonomía tributaria.

En nuestra historia la superación del feudalismo, o su subordinación a caudillos nacionales, se logró mediante la primera de las formulas descriptas. El poder nacional de facto de Rosas obtuvo la subordinación de los caudillos provinciales a los intereses de Buenos Aires mediante la amenaza y el beneficio. En épocas de la organización, Mitre logró quebrar la rebeldía de los díscolos caudillos locales favoreciendo a aquellos que respondían al Poder Central. Luego, Roca y la generación del 80 fueron los creadores de un Estado Nacional fuerte basado, en principio, en una liga de gobernadores que, en general, administraron con eficiencia sus provincias.

Pero muchos de los sistemas feudales locales subsistieron y, modernamente, aseguraron su poder despótico mediante alianzas con los partidos políticos nacionales y el Poder Central lo cual les permitieron sostenerse mediante la dádiva, la prebenda y el aumento de la pobreza en sus jurisdicciones provinciales o municipales.

Lo ocurrido en las resientes elecciones PASO abre una luz de esperanza que va más allá de las simpatías a uno u otro partido. Los rotundos triunfos de fuerzas opositoras a los tradicionales caudillos feudales en importantes distritos mostraron el deseo de fortalecer sistemas republicanos en las provincias y municipios, manifestado en el hartazgo de las poblaciones ante el autoritarismo y la perpetuidad de familias o grupos encaramados en el Estado. El Gobierno Nacional debe leer este fenómeno como la posibilidad de un cambio profundo en el sistema político basado en la descentralización del poder político y económico.

Por su parte, la sociedad -especialmente los empresarios- deben vislumbrar la oportunidad de realizar inversiones e instalarse en el interior del país, dando trabajo que permita el retorno de muchos que dejaron su terruño instalándose en el Gran Buenos Aires por falta de oportunidades en sus provincias. Debe constituirse como política de Estado a mediano y largo plazo terminar con la macrocefalia que sufrimos donde la población se concentra en el gran Buenos Aires, imagen triste de hacinamiento y pobreza que debe avergonzarnos a todos los argentinos, especialmente a los habitantes de la Provincia que tiene mayores recursos económicos potenciales.

Con ironía se dice que “Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires”. Es hora que esté y atienda en todo el ámbito de nuestra extensa Argentina.

Sobre el autor

Director Portal Empresa

Director Portal Empresa

Director de Portal Empresa, la revista digital de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).

¿Cuál es tu opinión?