Lecturas Recomendadas

Canto XXVI del Infierno (Parte 1)

Fuego de la divina comedia
Escrito por Vincenzo Putignano

No han sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtudes y conocimiento.

Ulises: ¿un héroe “moderno”?”

Se trata de uno de los Cantos más conocidos de toda la Comedia, en el que domina la figura de Ulises como protagonista, y que ha ejercido, y sigue ejerciendo, una suprema fascinación. El mito de Odiseo/Ulises ha sido fuente de inspiración para poetas y escritores de todos los tiempos: Primo Levi, Joyce, Pound, Eliot, Mandel’štam, Borges, entre muchos otros.

Todos conocemos la historia de Odiseo. En la Odisea, Homero cuenta que, tras la caída de Troya, parte con sus compañeros para regresar a su amada Ítaca. El héroe homérico es el inventor del engaño del caballo de Troya, ciudad que caerá en manos de los griegos, tras una larga guerra que duró diez años. Ulises cruza los mares, se enfrenta a peligros, conoce lugares lejanos y le mueve el deseo de volver a Ítaca.

Es un ejemplo de inteligencia perversa, porque utiliza su propia astucia para mentir y engañar: además de los engaños de la Odisea (por ejemplo, el de Polifemo), la literatura clásica ha transmitido otros: se disfrazó de mujer para ir a ver a Deidamia, hija del rey de Sciro, para recuperar a Aquiles, que la había seducido, y llevarlo de vuelta al campo de batalla (Estacio, Aquileida); se llevó el Paladio, la estatua que protegía la ciudad de Troya (Virgilio, Eneida).

Una personalidad compleja e intrigante. Un guerrero astuto, atrevido, valiente, encantador e inteligente. Rey de Ítaca, hombre de muchos viajes. El regreso a Ítaca se compone de muchas etapas y aventuras, desde los que comen loto – la fruta que hace olvidar el regreso a la hechicera Circe, que convierte a los compañeros de Ulises en cerdos- hasta el hechizante canto de las sirenas.

¿Pero cómo murió Ulises? La Odisea se cierra con el regreso a Ítaca. ¿Pero es posible que el hombre de las mil aventuras haya muerto en su cama? ¿Como un marinero retirado? Dante se interesa por la muerte de Ulises. Para él es importante saber cómo murió alguien, aprende mucho del relato de la muerte de personas como Francesca da Rimini (Inferno, V) o el rey Manfredi (Purgatorio, III).

El Ulises de Dante, objeto de nuestro estudio, es revisado, trastocado, reinventado.

Transformado. En este canto, Dante da uno de sus más rotundos golpes de genio. Así comienza una de las obras literarias más extraordinarias y discutidas de todos los tiempos: el último viaje de Ulises. Un viaje para descubrir lo desconocido, más allá de las Columnas de Hércules -el Estrecho de Gibraltar-, conocido como el límite del Mediterráneo y puerta del Atlántico.

Estamos en el fondo del abismo. En el octavo círculo del Infierno de Dante se condena a los consejeros fraudulentos, a los que traman el engaño e inducen a otros a engañar. Dante, que ve arder las llamas, las mira con curiosidad y adivina que en el interior de las llamas están envueltas las almas condenadas y es golpeado por una de ellas que tiene dos “cuernos”. Son Ulises y su fiel compañero Diomedes, que pagan el pecado de los consejeros fraudulentos.

Dante pregunta a Virgilio la razón de esta extrañeza y éste le responde que la llama se duplica porque envuelve, juntas, a dos almas engañosas, Ulises rey de Ítaca y Diomedes rey de Argos. Al saber que se trata de Ulises, Dante quiere saber qué destino tuvo este héroe épico: le ruega a Virgilio que pueda hablar con el alma de Ulises.

Virgilio frena la avidez de conocimiento de Dante reconociendo que su deseo es digno de alabanza, pero le invita a dejarle hablar en su lugar. Virgilio se ofrece entonces como mediador entre Ulises y Dante ya que, según le dice Virgilio a Dante. Dante, Ulises y Diomedes, al ser griegos, tal vez no hablarían con aquellos que hablan la lengua toscana. En la Edad Media, los griegos eran considerados soberbios y orgullosos.

Ulises está oculto en la llama y Dante quiere saber qué muerte sufrió en sus andanzas por los mares.

El que responde no es el Ulises homérico, sino el Ulises de Dante que, en lugar de regresar a Ítaca, impulsado por el ardor de conocer el mundo y la humanidad, se embarca junto a los pocos viejos compañeros que se quedaron con él en una barca, “un legno”, para recorrer el mar abierto.

Dante invierte así la situación descrita en la Odisea. Dante conocía bien lo escrito sobre las Columnas de Hércules y Ulises decide cruzar los límites indicados por Hércules. Es el actual Estrecho de Gibraltar, donde según Dante, Hércules marcó los límites del mundo conocido.

Así es como Dante imagina que comienza el último viaje de Ulises:

Lo maggior corno de la fiamma antica 85

cominciò a crollarsi mormorando,

pur come quella cui vento affatica;

indi la cima qua e là menando,

come fosse la lingua che parlasse,

gittò voce di fuori e disse: “Quando

mi diparti’ da Circe, che sottrasse

me più d’un anno là presso a Gaeta,

prima che sì Enëa la nomasse,

né dolcezza di figlio, né la pieta’

del vecchio padre, né ’l debito amore

lo qual dovea Penelopè far lieta,

vincer potero dentro a me l’ardore

ch’i’ ebbi a divenir del mondo esperto

e de li vizi umani e del valore;

ma misi me per l’alto mare aperto

sol con un legno e con quella compagna

picciola da la qual non fui diserto. 102

A Ulises no le es suficiente la familia, el reino de Ítaca no es suficiente, lo que tiene no le basta. Ese ardor de infinito, de saber más, de conocer toda la verdad, de ver más, es imparable, no le permite adaptarse, reajustarse a las más mínimas circunstancias de Ítaca. Esta es su grandeza, esta es su conciencia; la vida vivida como un gran reto, la llamada a grandes cosas, que alimenta la decisión, valiente o no, de dejar la familia, los amigos, la comodidad. El Ulises de Dante se convierte así en el emblema del hombre que se toma en serio su deseo de infinito. Ulises lo deja todo para seguir la más digna de las aspiraciones humanas, el deseo de conocer la realidad en su totalidad. Una poderosa definición de la grandeza del hombre.

Ulises exhorta entonces a sus compañeros a seguirle de nuevo: he aquí las “terzine” más famosos de todas las de la Comedia.

O frati, dissi, ‘che per cento milia 112

perigli siete giunti a l’occidente,

a questa tanto picciola vigilia

d’i nostri sensi ch’è del rimanente

non vogliate negar l’esperïenza,

di retro al sol, del mondo sanza gente.

Considerate la vostra semenza:

fatti non foste a viver come bruti

ma per seguir virtute e canoscenza. 120

La frase de Ulises recuerda el latín bíblico de Génesis 1:26 “Factus est homine…” (Has sido creado para…) y también el lenguaje de la Ética Nicomáquea de Aristóteles.

Tras el discurso de Ulises, sus compañeros se ponen de nuevo en marcha con entusiasmo, el barco comienza su travesía en el Atlántico, inclinándose continuamente hacia la izquierda, es decir, hacia el sur. ¿A dónde va Ulises? Se dirige a donde, según la geografía del tiempo, se encuentra la montaña del Purgatorio.

Ulises, con ardor, dice: La semilla de la que habn nacido es vuestra naturaleza de hombres: no están hechos para acomodarse, están hechos para estar ante lo infinito y lo eterno. No somos animales, sino que hemos nacido y vivido hasta ahora para vivir según la verdad y para conocer la verdad.

¿Se puede estar en desacuerdo?

Este ensayo – y los que seguirán sobre el canto XXVI de Ulises – tiene como objetivo plantear preguntas. Dante y la Comedia son algo extraordinario. Todos los que se han acercado a ellos han experimentado un sentimiento particular: cuanto más los conoces, más quieres saber, profundizar, entender.

 

 

Sobre el autor

Vincenzo Putignano

Lic. en Ciencias Políticas (U. de Torino, Italia) y Diploma en Dirección de Empresas (IESE, España). Ha trabajado dentro del Grupo Telecom Italia desde el 1977 y fue Director de Compliance hasta 2016.

¿Cuál es tu opinión?

2 comentarios