Encuentro Anual ACDE 2021

Cierre del XXIV Encuentro Anual ACDE 2021

Escrito por Portal Empresa
Escuchar este artículo

Los empresarios cristianos pidieron reconstruir la confianza social, apostar a la inversión y al empleo, y no buscar soluciones mágicas para salir de la crisis

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) cerró hoy su XXIV Encuentro Anual con una exhortación a construir una nueva hoja de ruta para la Argentina basada en el perdón, la recuperación de la confianza social, la libertad, la democracia, la defensa del medio ambiente y de la propiedad privada como motor del desarrollo y la inversión, para la generación de trabajo decente. Ante más de 900 personas que siguieron los debates en forma virtual, referentes sociales, empresariales, sindicales, políticos y académicos intercambiaron ideas y experiencias en torno a la consigna “Hacia un capitalismo más humano”.

En el cierre y al momento de enunciar las conclusiones del Encuentro, Gonzalo Tanoira, presidente de ACDE, desarrolló una lista de condiciones para reconstruir en la Argentina la confianza social, que permita salir de la crisis:“No vamos a construir un futuro mejor pensando soluciones mágicas como imprimir billetes o subir los impuestos. Tenemos que incorporar, en primer lugar, la libertad, para elegir cómo vivir sin tener un estado omnipresente que restrinja nuestras acciones. El segundo es la democracia, cómo la única forma de gobierno viable que ha encontrado la humanidad” donde destacó la Boleta Única de Papel como una mejora a este sistema. Tanoira aseguró además que el cuidado del ambiente y la defensa de la propiedad privada deben formar parte de esos consensos, “para asegurar los frutos del trabajo y fomentar el espíritu emprendedor”.


En ese sentido, el presidente de ACDE pidió: “Una apertura al mundo para fomentar la innovación y el desarrollo como pilar ineludible, porque aislarse con el pretexto de proteger el trabajo nacional solo produce retrasos al desarrollo y más falta de competitividad (…) Pero también la solidaridad es indudablemente otro de los pilares sobre los que se levantará un capitalismo más humano. Dios nos hizo seres sociales que vivimos en comunidad. Lo que les pasa a los más débiles nos pasa a todos (…) Un espíritu de perdón tampoco puede estar ausente” agregó Tanoira, y continuó: “Una justicia independiente de los demás poderes, a quienes tiene la obligación y responsabilidad de controlar, es un insumo indispensable para lograr crecimiento y bienestar de la población. No puede construirse confianza entre los habitantes de una nación si éstos no confían primero en la administración de la justicia” y como últimos ingredientes hablo de una cuota de paciencia y la posibilidad de volver a Dios.

En el inicio de la jornada Monseñor Víctor Manuel Fernández, arzobispo de la Arquidiócesis de La Plata, reflexionó acerca del rol del empresariado y dijo: “Tenemos que desmontar los prejuicios sobre los empresarios y profundizar en el sentido de su tarea. La ganancia es un móvil de la empresa, pero para que sea una noble vocación tienen que estar las ganas de mejorar el mundo.” Y agregó “La falta de trabajo arruina hogares. Por eso la pasión de los empresarios cristianos tiene que estar puesta en generarlo. La Iglesia quiere que los empresarios sean exitosos y no se resignen a ejercer una tarea vacía como tal.”

Participó también del evento organizado por ACDE, la conferencista y escritora ruandesa, Immaculeé Ilibagiza, quien al recordar lo vivido durante el genocidio de Ruanda reflexionó sobre el poder del perdón para sanar grietas.

Promoción del bien común

En el primer panel de la jornada los empresarios conversaron sobre los factores que conducen a la creación de empleo, las cadenas de valor y el impacto en las comunidades donde sus empresas se encuentran. Allí Rosana Negrini, presidente de Agrometal, contó que “Aún en los años de crisis aguantamos todos juntos y nunca despedimos. Somos un pueblo emprendedor con una fuerte cultura de trabajo”. En esa línea el gerente general de La Anónima, Nicolás Braun, explicó que en la compañía “buscamos siempre proveedores locales en las ciudades donde estamos y capacitamos con el objetivo de generar mano de obra local.” Y en el caso de Mercado Libre, Juan Martín de la Serna dijo que “Venimos creciendo a un ritmo de 55% en cantidad de empleados al año. Es empleo joven, de la zona de influencia de nuestros centros de distribución y en el área de tecnología.”

Al referirse a la generación de empleo, De la Serna explicó: “En Argentina cuesta crear empleo porque la economía no crece. Deberíamos empezar a reformar las trabas en la legislación laboral para que los empresarios no duden tanto a la hora de contratar. Pero en primer lugar necesitamos estabilidad para generar más empleo.” A lo que Braun agregó: “Los empresarios para invertir necesitamos estabilidad en las reglas” al referirse a la prohibición de exportar mientras La Anónima construye una planta frigorífica para exportar, que significó una inversión de 8 millones de dólares.

En el segundo espacio, los panelistas se centraron en los factores que conducen a la inversión y en la generación de riqueza como una contribución a la sociedad. Gonzalo Oliva Beltrán, socio en Barreiro, Oliva, De Luca, Jaca & Nicastro Abogados, sostuvo que “Las encuestas indican que la mitad de los argentinos tiene una mala imagen de los empresarios pero al mismo tiempo todos coincidimos en que son necesarios para generar empleo.” Por su parte el gerente general de MDZ, Federico Poletto sostuvo que “Una empresa tiene que buscar rentabilidad, generar riqueza en un mundo competitivo. Hace 30 años que esta lógica empieza a cambiar y hoy vemos empresas con propósitos distintos, que buscan una contribución diferente. Tenemos que buscar un equilibrio entre ambos objetivos.” A lo que Verónica Marcelo, gerenta general de Natura agregó “el negocio tiene que estar al servicio de las personas y al servicio del planeta. Nos enseñaron a pensar en la rentabilidad, pero también podemos pensar en el largo plazo.” También participó del panel Juan Bosch, director de Negocios Internacionales de SAESA, quien explicó que “La transparencia es una necesidad. Tomar atajos nunca es bueno. Los empresarios tenemos que enfocarnos en crear valor y ser competitivos.”

Construcción de confianza social

Sobre el cierre del evento el presidente de la Fundación Dinero y Conciencia, Joan Melé, reflexionó sobre la confianza que los apóstoles despertaban en la gente y dijo “si realmente queremos hablar de una economía más humana, con el foco en la vida, tenemos que pensar un mercado libre que ponga el foco en el bienestar de las personas. Si lo hacemos bien habrá beneficio y crecimiento” y agregó “si queremos cambiar este mundo tienen que cambiar los empresarios, los políticos. Porque hoy educamos en el egoísmo y nos olvidamos de que tenemos que educar en ser útiles a los demás.”

Este último panel que se centró en la importancia de la verdad, la justicia y del valor de la confianza, dialogaron a su vez la presidente de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, el presidente de la Asamblea Rabiníca Latinoamericana, Rab. Alejandro Avruj, y la jefa de asesores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Julia Pomares.

Ferreira Rubio sostuvo que “si no hay confianza interpersonal es imposible confiar en las instituciones. Se puede recuperar en la medida en que reconstruyamos la verdad, los consensos éticos básicos en una sociedad” y agregó que “en un contexto de posverdad, de fakenews, y de falta de respeto a las reglas es imposible reconstruir la confianza. Los individuos están con miedo, se ponen a la defensiva porque prima la inseguridad.” Luego la presidente de Transparencia Internacional explicó que“la confianza social es la herramienta que hace que las sociedades puedan progresar y construir un mundo mejor. Y para eso necesitamos revalorizar la verdad.” Por su parte el Rabino Avruj sostuvo que “necesitamos restablecer la confianza para poder volver a ser todos parte de una obra.”  Y agregó que “la grieta genera la desconfianza y nos ha quebrado durante muchos años. Se vuelve infranqueable y nos deja al borde del abismo.” Sobre el final, Ferreira Rubio denunció que “en muchos países la emergencia fue utilizada para el abuso de poder y nuestro país lamentablemente sigue dando ejemplos en este sentido. Hay límites de razonabilidad, temporalidad y proporcionalidad en la emergencia que no se han tenido en cuenta.”

Sobre el autor

Portal Empresa

Deje su opinión

4 comentarios

  • Me parecen muy bien la mayoria de propuestas pero el país se encuentra agonizante y está hundido por la mano de los manipuladores que destruyen los proyectos positivos como fue el de la soja. David Rockefeller ayudado por el delincuente Martinez de Hoz endeudó Argentina (y todo Latinoamérica) a niveles imposibles que obligan a pedir dinero para pagar sólo los intereses. Para zafar de tal deuda Argentina precisa volver a ser economicamente poderosa. Pero mientras permitamos que los manipuladores sigan hundiendo al país no tendremos posibilidad. ¿Porqué los capitales de los ricos argentinos se encuentran en el exterior? El índice más significativo de un país es el de desempelo y en estos momentos no refleja nada bueno. El porcentaje de pobreza es apabullante pero es consecuencia del anteriorr. Hablais de «mantener» la democracia pero necesitamos imponerla porque Argentina jamás tuvo gobiernos democráticos. La democracia se caracteriza porque el que manda es el pueblo (no el gobierno ni los manipuladores) y se necesitan nuevas leyes que aporten a los ciudadanos los medios para intervenir sobre el gobierno si lo considera necesario. Esperar que la actual clase política tome las medidas necesarias es como esperar que angeles bajen del cielo a arrreglar las cosas. La situación nacional es tan grave que con paños tibios no se va a ninguna parte. Se precisan medidas más radicales llevadas adelante con coraje para eliminar ante todo a la escoria que bloquea toda mejora.