ACDE Hoy

Panel 2: «Trabajo digno»

UNIAPAC Uruguay 2022
Escrito por Portal Empresa

XIV Congreso Latinoamericano de UNIAPAC

Un resumen del panel 2: «Trabajo digno»

El módulo fue moderado por el expresidente de ACDE Uruguay, Guillermo Garrone, quien destacó que los conceptos más aludidos por los participantes al culminar el primer día del encuentro fueron: compromiso y responsabilidad.  “En Latinoamérica hay un 9% de personas que quieren trabajar y no tienen dónde, en total son 30 millones de personas. La recuperación después de la pandemia está siendo lenta”, reflexionó.  Con respecto a la temática propuesta, Garrone afirmó que compartir beneficios con los colaboradores también reditúa a las empresas. “Cuando reparto la empresa se agranda porque la gente quiere tener un propósito y, cuando siento que lo tengo, me comprometo y los resultados mejoran”.  En este sentido, inquirió a los expositores: ¿en qué podemos ser creativos para generar las condiciones para que nuestra gente esté contenta y comprometida?”.  

El consultor expresidente de USEM Ciudad de México, Alejandro Pellico, opinó que las empresas deberían poner a la persona en el centro, ya que “el trabajo digno se juega en base a cómo gestionamos esta realidad”.  Para lograr este cometido, recomendó formar a los dirigentes de empresa y respetar la dignidad en el trabajo. “Los millennials nos han puesto de cabeza todo, porque al poco tiempo de estar en un trabajo, se preguntan hacia dónde van sus esfuerzos. Antes habíamos interiorizado que solo había que casarse con la empresa e ir ascendiendo en la escala social. Debemos cuestionarnos acerca de cómo hacemos para que estos colaboradores permanezcan con nosotros”. De este modo, señaló como necesario, actualizar los sistemas de gestión y las escuelas de negocios.  “La educación tiene mucho que decir y en las empresas tenemos que reeducarnos. Hay que tener en el horizonte el propósito, y la manera de darle a la gente ese sentido trascendente”, remarcó.  Pellico prosiguió: “para hablar de trabajo digno, tenemos que contextualizar y determinar cómo emprendemos la gestión en nuestras empresas. El tema de los fines y los medios. Qué queremos conseguir, y cómo las personas nos ayudan a conseguirlo desde su dignidad, si no todo se visualiza desde una óptica instrumental. Hay que reconocer que se trata de gestionar el egoísmo y el propio interés, característicos de la cultura dominante”.  El consultor hizo énfasis en la importancia de valorar a la persona, independientemente de la tarea que desempeñe en la empresa. “Cuando crees que serás apreciado en cuanto al valor que aportas, eso verá mermada tu confianza. Si tú no cumples con la efectividad y continuidad que se pide en tu trabajo, te pedirán que no regreses, pero si no encuentras un propósito, buscarás otro lugar donde eso suceda”, reflexionó. 

Modelos colaborativos.  Por su parte, la CEO de GeneXus Consulting, K2B y GXVision, Uruguay, Karina Santo, apuntó a dos factores que actualmente inciden profundamente en el mercado laboral: la transformación del sector productivo en lo que refiere a los puestos laborales, y la creciente tendencia hacia el trabajo remoto.  “Venimos de organizaciones muy taylorianas, con modelos de comando y control. Esos modelos tendrán que acelerar los cambios y mutar hacia modelos mucho más colaborativos”, sentenció.  Con respecto a la realidad actual del ámbito laboral, analizó que “estamos en un mundo donde se opera virtualmente, donde los pedidos se entregan a través de un dron, donde las fábricas más grandes de producción de tecnología, con más de un millón de funcionarios, están siendo reemplazados por un robot. Esas tecnologías nos ponen en jaque. El desafío mayor está en saber cómo y cuándo usarlas para el desarrollo de nuestras organizaciones. Hay que reconocer dónde está la oportunidad de automatizar nuestros procesos para incrementar los ingresos, porque si no otro lo hará. El gran desafío está en darse cuenta cómo cambiar”.  La ejecutiva también hizo un llamamiento a detectar las capacidades sobrantes y faltantes en una empresa, y a integrar a aquellas personas con acceso a menos oportunidades, identificando en qué áreas pueden ser útiles. “En la industria del software este lugar está muy claro, el testing. Nosotros trabajamos con gente de Ánima y de otras fundaciones para integrarlos en ese rol”.  

Flexibilización de las reglas. El ministro del Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil, Antonio Anastasía, expresó que, si un empresario no identifica sus necesidades y dónde se encuentran sus debilidades de formación profesional, difícilmente conseguirá un colaborador que realice una tarea eficaz.  Anastasia arrojó luz sobre la necesidad de enfocarse en la disminución de la brecha salarial entre hombres y mujeres que ejercen las mismas posiciones laborales. “Eso es algo que los empresarios pueden y deben corregir, y también abogar por un trabajo libre de discriminación”.  Con relación a la inclusión de personas con discapacidad y ex privados de libertad, afirmó que, si bien no se puede obligar a las empresas a quiénes contratar, sí se puede educar en torno a la importancia de incluirlos.  En este sentido, celebró que existan programas y políticas públicas dirigidas a cumplir con este objetivo, que en muchas oportunidades retribuye al empresario brindando incentivos y renuncia fiscal.  “Hay que adaptarse habilitando la flexibilización de las reglas de trabajo, amoldándose a la nueva realidad que estimula a las empresas a ser creativas. El mundo actual exige creatividad y novedad, imponiendo alternativas. Esto también repercutirá en la educación”, destacó.  “Las empresas que posibilitan la capacitación de sus empleados y el desarrollo de sus colaboradores suben en el ranking, porque esto les agrega valor, reconocimiento social y económico. Las grandes organizaciones empresariales colaboran en la formación”, sentenció.

Este módulo también contó con la participación de Ayelén de los Santos, una joven de 19 años que realizó una formación dual a través de la Fundación Ánima y que ejemplifica los logros de las empresas cuando inciden en la vida de las personas.  Durante su adolescencia, una situación familiar y económica desfavorable le impedían cursar sus estudios. En Ánima la ayudaron a estudiar e insertarse laboralmente. “Era algo que necesitaba para tener tranquilidad e independencia. Me sentí muy contenida y apoyada y me dieron herramientas para aprender”.  De los Santos encomendó a los presentes que “si tienen la oportunidad de darle trabajo a las personas jóvenes, háganlo porque nosotros le metemos muchas ganas a las cosas”.  “A dos años de la experiencia, Ánima es responsable en gran parte de la persona que soy actualmente, porque sabe lo que soy y me ayudó y me ayuda a ver por dónde ir. Y estuvo bueno que me haya dado un panorama de mi vida y de lo que quiero ser de grande”.

*Click acá para leer el resumen del panel 3.

Sobre el autor

Portal Empresa

Deje su opinión