Lecturas Recomendadas

Más libros, más libres

Vincenzo Putignano
Escrito por Vincenzo Putignano

Invitación a la lectura de la Divina Comedia: los Clásicos como brújulas para orientarnos en un presente confuso

La Divina Comedia fue compuesta después de que la carrera política de Dante terminara en el fracaso y su exilio forzoso lo dejara en una especie de infierno. Los poemas épicos suelen ser historias de viajes; la Divina Comedia es la historia del progreso del alma lejos del pecado y hacia Dios. La primera parte de la epopeya en tres partes nos lleva a lo profundo de la sórdida y patológica compañía de los condenados. En la segunda parte, comenzando un domingo de Pascua, Dante se vuelve lenta y laboriosamente hacia la luz, ascendiendo las siete terrazas del Purgatorio con su guía romano Virgilio y, más tarde, entrando en el Paraíso Terrenal con su musa espiritual Beatriz. Al igual que el Infierno, el Purgatorio es una rica galería está de pecadores individualizados, todos buscando remediar las consecuencias de sus fallas terrenales y, a través del crecimiento espiritual en la vida después de la muerte, ser admitidos a la vida eterna en el Paraíso. El poema desborda de personas y encuentros inquietantemente bellos, así como extrañas profecías y enigmas.

¿Es para los eruditos? ¿Para los que han estudiado?

  1. Sirve a todos los hombres, nos permite con los ojos abiertos estar plenamente en las circunstancias y momentos que estamos experimentando. En estas circunstancias dramáticas podemos entender mejor el bosque oscuro de la Divina Comedia. El bosque oscuro no es el momento en el que las cosas van mal para Dante. Dante nos cuenta que hubo un momento trágico en su vida que lo llevó casi a la muerte (exilio), por la acusación de extorsión y trueque, corrupción.

Echado de Florencia, empezó la vida de nuevo, sintiéndose un cero, una nada, desde el punto de vista social, político y emocional, dejó a su familia y se fue por la vida y la Italia de entonces casi como un mendigo, sin recursos. El 1300 es para Dante el año en el que experimenta el mayor reconocimiento público, estaba orgulloso, seguro de sí mismo, con grandes ambiciones. Pero el bosque oscuro es el exilio de 1302 y en su vida todo se reajusta para este trágico y doloroso evento.

El punto de vista sobre su vida cambia radicalmente. Dante se desnuda a sí mismo. El bosque de Dante hoy, con el coronavirus, lo entendemos mejor, limpiamos las cosas que hemos considerado importantes. Epidemia, pandemia, es el límite en el que el hombre se da cuenta de que está en el bosque oscuro. Dormido.

Es el momento en el que Dante se da cuenta de que las cosas que venían antes ya no eran válidas, ya no existían.

¿Cómo despierta DANTE del bosque oscuro?

Empezando con la poesía. La poesía es una oportunidad para reescribir las cosas desde cero. En el momento en que comienza a escribir la Comedia Dante deja de escribir lo que escribía antes y se dedica a ello. Deja las obras en prosa y siente la necesidad de escribir en poesía, Dante se pone en cuarentena, decide darse límites.

La poesía no es un espacio ilimitado como la prosa. El verso es un espacio de sílabas limitado y preciso, pasar de la prosa a la poesía significa pasar de un espacio libre y abierto de contar las cosas a una forma de contar las cosas limitada, a una forma de contar, típica de las “terzine”, precisa, dolorosa en sus límites.

Dante nos dice que se pone límites a sí mismo, diciendo cosas en tres versos a la vez, imponiéndose el esfuerzo de la rima encadenada. Rima encadenada significa que toda la Divina Comedia está encadenada, desde el primer verso hasta el último.

Esta restricción no es un ejercicio literario sino humano. Dante concentra el sentido de lo que quiere transmitir en la esencialidad de la palabra, de los logos. Jorge Luis Borges escribió: “La Comedia” es un libro que todos deberíamos leer. No hacerlo es privarnos del mayor regalo que nos ha dado la literatura”.

Descargar acá Jorge Luis Borges – Siete Noches

El bosque oscuro del primer verso está ligado al amor que mueve el sol y las otras estrellas del ultimo verso. El viaje de Dante no es un viaje de caos sino de sentido, y el sentido viene dado por las relaciones, incluso entre cosas que están muy distantes o parecen estarlo. Dante elige la poesía y la lengua vulgar (no el latín), elige los vínculos, las relaciones, las trae en un diseño global, con un significado global. Ya al principio del Infierno Dante deja de ser el protagonista y lo encontramos entre los malditos plebeyos, un personaje que escucha es una revolución. Todo comienza con una palabra muy pequeña, que se llama conjunción adversativa, entra en juego y cambia completamente el significado, el mal, la muerte por el bien.

MA. Ya desde el octavo verso.

Si hubiéramos tenido al protagonista hablando en primera persona y sólo sobre sí mismo, que cree saberlo todo sobre sí mismo, la Divina Comedia habría terminado ya en el séptimo verso. Pero con el octavo verso lo cambia todo. El comienzo ocurre ahora, después de la palabra muerte, que es la adversidad, el adversario, la conjunción adversa, la vida de Dante cambia completamente de rumbo.

Hoy estamos dentro de esta ocasión, la ocasión de comprender que la adversidad de una pandemia que ha trastornado nuestras vidas, puede ser la ocasión y la herida que cambie la mirada sobre nuestra vida.

¿A dónde nos puede llevar esta mirada?

Puede llevarnos allí donde Dante nos llevó, ¿Qué nos pasará cuando la cuarentena termine, si esto termina? Podremos decir, como concluye el infierno de Dante, “y así salimos a ver las estrellas de nuevo”. ¿Pero cómo queremos ver las estrellas de nuevo? ¿Diciendo que hemos escapado del peligro? ¿Que se ha acabado y que estamos intentándolo olvidar? NO, lo haremos con una nueva mirada, tal vez llena de lágrimas, como Dante lloró en el Infierno, y no porque haya olvidado el Infierno. Dante llega al Paraíso sólo porque ha experimentado el Infierno, lo ha vivido a fondo, enfrentando el dolor del Infierno es lo que le hace ganar nuevos ojos.

¿Qué ojos gana Dante en este viaje?

Dejó de mirar al mundo en singular, dejó de decirse a sí mismo la vida como yo, yo, yo. La selva oscura fue el momento en que Dante, político ambicioso, había alcanzado la altura del poder al que aspiraba. El exilio es su adversidad, lo trastorna, es el comienzo de una historia completamente nueva, adversa, difícil, una prueba dolorosa, que, sin embargo, trae en dote un tesoro de belleza, de intensidad, de consciencia, de conciencia, multiplicado. Nuevo, absolutamente nuevo. Eso pasa por el arrepentimiento del Purgatorio. Que llega hasta la cegadora mirada de Dios.

La Divina Comedia nos dice que Dante ha dejado de mirar la vida al singular y también nos dice que Dante va por los reinos del otro mundo preguntando a otros hombres: ¿Cómo has vivido? ¿En qué has invertido tu vida? La Divina Comedia es la mirada de un hombre que ha ganado una mirada plural a la vida, de un hombre que se pone a sí mismo dentro del pulsar de la vida de otros hombres.

Disfrutemos de la Divina Comedia y dejemos que Dante penetre e ilumine nuestras mentes, paso a paso, línea a línea, para comprender esta obra conmovedora, desafiante e inolvidable.

Sobre el autor

Vincenzo Putignano

Vincenzo Putignano

Lic. en Ciencias Políticas (U. de Torino, Italia) y Diploma en Dirección de Empresas (IESE, España). Ha trabajado dentro del Grupo Telecom Italia desde el 1977 y fue Director de Compliance hasta 2016.

¿Cuál es tu opinión?

1 comentario