Cultura

¿Puede Dante ayudarnos a entender el presente?

Vincenzo Putignano
Escrito por Vincenzo Putignano

Dante Alighieri: Divina Comedia

El 2021 que comenzó se conmemora el 700º aniversario de la muerte de Dante, nacido en Florencia en 1265 y fallecido en Ravena en 1321. En el curso del 2021, celebraremos su figura, su grandeza humana e intelectual y su dimensión mundial: “el más universal de los poetas”.

 

Introducción general

La tarea que Dante propone en la Comedia es renovar la humanidad del hombre. Las cien canciones de su poema son muchas estaciones que marcan un viaje de salvación. Podemos definir la Comedia como un espejo poético del cosmos, un regalo de palabras de infinito valor, destinado a toda la humanidad.

En el firmamento de la poesía universal, la estrella de Dante es la más brillante, la que más brilla en la soledad y la oscuridad que rodea la vida, la que mejor podría dirigir nuestra navegación en el océano de la existencia.

Después de haberse hundido en el pozo de nuestra humanidad y haber visto las más inhumanas vidas, Dante, el Poeta Supremo, deja atrás la profunda noche en el Infierno y se prepara para escalar la montaña de la esperanza y de la redención, el Purgatorio y el Paraíso. Los versos “y así salimos a ver las estrellas” son su emblema.

En medio del camino de la vida,

errante me encontré por selva oscura,

en que la recta vía era perdida.

Las estrellas representan el punto de referencia en Dante, su guía en el camino de la purificación, una especie de faro que le da serenidad.

  • Canto XXXIV del Infierno, el último verso dice, “y así salimos a ver las estrellas“;
  • Canto XXXIII del Purgatorio, en los últimos versos, Dante escribe: “Regresé… puro y dispuesto para navegar las estrellas “.
  • Canto XXXIII del Paraíso termina con: “amor que mueve el sol y las otras estrellas“. Dante Alighieri estaba en Roma a finales de 1300 para interceder ante el Papa Bonifacio VIII para permanecer neutral en las disputas de Florencia; el primer Jubileo de la historia convocado por el Papa estaba en marcha y es razonable pensar que en Roma se concibió el núcleo de la Divina Comedia, la chispa de la visión, una visión que surge de estar físicamente en el lugar y el tiempo en que la humanidad en pecado absolvía sus pecados con las indulgencias. Dante entonces habrá tenido la oportunidad de ver, habrá podido constatar con sus propios ojos cómo la institución del Jubileo no trajo esa tan deseada renovación moral y espiritual a la conciencia individual del ciudadano y a la vida social, tanto como le dice Virgilio en el segundo canto , y después de presentarse como el poeta de la Eneida: ” a te convien tenere altro viaggio / para ti es necesario hacer otro viaje” – INF I,91 – significando así la desconfianza del peregrino Dante sobre el renacimiento interior perseguido con las indulgencias; esta amargura se incrementa aún más por el desaliento sobre los dolorosos acontecimientos de Florencia, de la que fue embajador en el Vaticano. Dante Alighieri, “en el medio del camino de nuestra vida“, es decir, aproximadamente la mitad de la edad media de su tiempo (más o menos 35 años), imaginó perderse en el bosque oscuro, queriendo aludir a la desorientación, al desconcierto del espíritu en el oscuro peligro del pecado y la ignorancia. La palabra de Dante, de la Divina Comedia nos invitan al viaje interior, profundo, místico, de transformación.

Es el primero de los tres reinos del inframundo cristiano visitado por Dante durante el viaje, bajo la guía de Virgilio. Dante lo describe como un inmenso abismo en forma de cono invertido, que se abre en las entrañas de la tierra bajo la ciudad de Jerusalén, en el hemisferio norte de la Tierra. Esta cavidad subterránea se abrió cuando Lucifer, expulsado del Cielo después de su rebelión contra Dios, fue arrojado al centro de la Tierra donde aún está confinado; la tierra se retiró debido al contacto con el diablo y formó la montaña del Purgatorio, que se eleva en las antípodas de Jerusalén, en el hemisferio sur.

En la puerta del Infierno hay una inscripción amenazadora de color oscuro, que predice a los que la atraviesan el dolor del infierno y la imposibilidad de regresar; la puerta está desquiciada y permite un fácil acceso, esto porque Cristo triunfante después de la resurrección la rompió para ir al Limbo y sacar a los patriarcas bíblicos. No sabemos exactamente dónde se encuentra esta entrada, pero Dante y Virgilio tardaron casi un día en llegar a ella después del episodio del bosque oscuro.

Este es el momento en el bosque oscuro en que Dante se da cuenta de que las cosas de antes ya no eran válidas, y no tienen sentido.

El Infierno está dividido en nueve círculos que albergan a los diversos condenados. Hay un vestíbulo, también llamado “Antinferno”, donde se encuentran los Viles. Este lugar está dividido del verdadero Infierno por el río Acheronte, donde los condenados son transportados por Caronte en su barco. El 1’Círculo, también llamado Limbo, alberga a los virtuosos paganos y a los niños que murieron antes del bautismo; estas almas no son ni condenadas ni salvadas y no sufren ningún dolor, excepto el insaciable deseo de ver a Dios (Virgilio es uno de ellos).

La paradoja de Dante Alighieri

La Divina Comedia hoy con el coronavirus que circula, la entendemos mejor, limpiamos las cosas que valoramos importantes, reescribimos nuestra historia y juzgamos lo que es la oscuridad, “el bosque oscuro“.

¿Cómo se despierta Dante del bosque oscuro? A partir de la poesía. ¡La Divina Comedia! Una obra eternamente memorable, una composición explosiva, que sintetiza la inspiración y la invención creativa de Dante Alighieri.

Sobre el autor

Vincenzo Putignano

Vincenzo Putignano

Lic. en Ciencias Políticas (U. de Torino, Italia) y Diploma en Dirección de Empresas (IESE, España). Ha trabajado dentro del Grupo Telecom Italia desde el 1977 y fue Director de Compliance hasta 2016.

¿Cuál es tu opinión?

3 comentarios