ACDE Hoy UNIAPAC

La responsabilidad del empresario en América Latina

Escrito por Portal Empresa
Escuchar este artículo

XIV Congreso Latinoamericano de UNIAPAC

Se realizó el XIV Congreso Latinoamericano de UNIAPAC: «La responsabilidad del empresario en la realidad actual de América Latina», en Montevideo, Uruguay, con la presencia de representantes de representantes de nueve países de América Latina. Contó con la presencia del presidente de la República Oriental del Uruguay, Luis Lacalle Pou.

Durante la apertura del Congreso, que se desarrolló en el Hotel Sofitel de Montevideo y reunió a decenas de empresarios, actores clave del Gobierno, representantes de organismos internacionales, autoridades eclesiásticas, entre otras figuras de relevancia del sector productivo latinoamericano, los oradores coincidieron en la necesidad de amalgamar los objetivos empresariales con el bien público y los desafíos y necesidades actuales de la sociedad.

Desde el Vaticano. Con motivo de la inauguración de estas jornadas, el Papa Francisco envió un mensaje especial a los participantes, en el que exhortó a los empresarios “a ser fieles a Jesús y a la doctrina oficial de la Iglesia, fomentando un modelo de trabajo que garantice la fraternidad y el bien común”.

El Pontífice también hizo un llamamiento: “a que la actividad empresarial sea más que nunca un ejercicio de misericordia, trabajando con honestidad y empeño como agentes de la reconstrucción del tejido social, acogiendo a los más desprotegidos para incorporarlos a la sociedad”.

Por último, destacó que un buen empresario debe hacer uso de su creatividad. “Dios nos ha enseñado la creatividad. Crezcan en creatividad, no tengan miedo”.

Por su parte, el presidente de UNIAPAC Internacional, el portugués Bruno Bobone, afirmó que “el objetivo de UNIAPAC es trasladar la doctrina de la Iglesia hacia adentro de nuestras empresas, con la preocupación puesta en las personas. La persona es la solución de vida y de desarrollo de la empresa”.

Las empresas valen por su equipo, por las personas que trabajan allí. Hay que distribuir un salario digno que le permita a cada persona pagar sus costos de vida y quedarse con algo para invertir en su propio desarrollo personal”, indicó.

Por último, elogió al presidente uruguayo, quien a su entender es “un gran empresario” y conjuga dos cualidades fundamentales: la creatividad y el optimismo.

UNIAPAC sois vosotros, todos y cada uno de los miembros de las asociaciones cristianas de empresarios y dirigentes de empresas”, señaló.

Por su parte, Gigi Cavalieri de UNIAPAC Latinoamericana, hizo hincapié en que es necesario operar cambios junto a los colaboradores de las empresas. “Es preciso conocer cuáles son sus esperanzas, necesitamos tener un propósito en la vida de todos y hay que ejercitar esa escucha, estar juntos”.

Cavalieri destacó que “tenemos muy buenas propuestas y UNIAPAC es un camino muy bueno para unir a las personas del gobierno, empresarios, sociedad civil, y ese es el punto de encuentro para salir juntos. Es un Congreso muy importante y el primero después de la pandemia. Es muy importante poder mirar a los ojos del otro, y aquí también podemos mirarnos el alma”.

“En nuestras empresas estamos al servicio de un bien mayor, para crear cosas importantes que tengan sentido para las personas”, valoró.

Por último, se dirigió al auditorio y expresó que “me gustaría que miren a las personas que tienen al lado, porque tenemos tantas posibilidades maravillosas que perdemos por no escucharnos. No podemos permitir que la tecnología genere un espacio más grande entre las personas que tienen acceso a ella y las que no lo tienen”.

Rosario González Stewart de ACDE Uruguay, recordó los orígenes de la Asociación y, para ratificar su vigencia, leyó parte de un documento escrito por uno de sus fundadores, Héctor Sapriza, empresario y uno de los dueños de la empresa uruguaya Sagrín.

Sapriza manifestaba: “Nuestras empresas no deben ser campos de batallas de origen de luchas sociales, sino forjadoras de hombres, escuelas de democracia, donde todos y cada uno tenga la oportunidad no solo de encontrar los medios de subsistencia, sino también de expresar y desarrollar su personalidad, donde en la cooperación, en el trabajo en común, se cultiven valores de convivencia como la solidaridad y la fraternidad, y donde cada trabajador dentro de la empresa en el ejercicio de su libertad y responsabilidad, madure como hombre y ciudadano”.

Por su parte, González Stewart resaltó la relevancia de promover la formación profesional dentro de las empresas, a fin de garantizar el crecimiento corporativo y personal. Asimismo, destacó que es necesario extender la mirada hacia el futuro, amparada en la sustentabilidad, “y hablamos en nuestra responsabilidad de la formación de nuestros colaboradores. Muchas veces no miramos a todas las personas, son invisibles. Tenemos la responsabilidad de ir a esas personas, para estar juntos. Todos los trabajos son dignos, en la medida en que nosotros los dotamos de dignidad y reconocimiento”.

Hacer clic debajo para leer un resumen de cada uno de los paneles:

Cierre

En el cierre del encuentro, el presidente de UNIAPAC Internacional, Bruno Bobone, afirmó que “lo que salió de este Congreso es muy fuerte, ya que nos desafía a la acción. Hay que cambiar. Salimos de aquí con la convicción de que todos estamos convencidos de que el cambio para ser más humanos implica cuidar a las personas, y esto nos pasa después de la pandemia”.

“Me impresionó mucho la idea de que el empresario no se involucra en la política, es muy cómodo quedarse afuera, no preocuparse demasiado, invertir solo en lo que es importante para mí, pero no prevenir lo que puedo hacer para que lo que venga sea bueno”, opinó.

Gigi Cavalieri de UNIAPAC Latinoamericana, destacó que el encuentro constituyó “una oportunidad maravillosa. Nunca habíamos hecho un Congreso en Uruguay y eso para nosotros es un privilegio. Después de la pandemia es nuestro primer reencuentro, una posibilidad de estar juntos de nuevo, fuera de la pantalla”.

“Me pregunto, ¿cambiar para qué? Si no tenemos un propósito no se va a concretar. Por ello, UNIAPAC tiene propósitos y valores humanos que no son solo cristianos, sino universales”, puntualizó.

“Tenemos que salir de aquí con valores y principios: los mismos que hablamos con nuestros hijos, los hablaremos con nuestros colaboradores. Salir de aquí con propósitos, con cosas concretas. Hablamos de salarios dignos, pero en muchas empresas tenemos un gap muy grande entre el primer salario y el último, conocemos valores de 600 veces más entre el salario más alto y el más bajo dentro de una empresa, esto hay que repensarlo”.

Rosario González Stewart de ACDE Uruguay, recordó que “el Papa nos exhortó a ser fieles a nuestros principios, también a crecer en creatividad, y nos dijo que no tengamos miedo. Nosotros como empresarios sabemos mucho de asumir riesgos y que lo que hacemos en las empresas es para crecer. Trabajemos, no tengamos miedo, asumamos compromisos. Miremos esos riesgos y busquemos mitigarlos”.

“De este Congreso nos llevamos qué haremos en nuestra empresa mañana y las acciones que compartiremos y seguiremos ejecutando. Cuando hablamos de las acciones tampoco me quiero apartar del Papa, ya que las acciones tienen que ser verdaderas, justas y efectivas. Tenemos que caminar hacia el mismo lugar. Nos quedamos con los compromisos y responsabilidades que habrá que ir aterrizando en cada una de las organizaciones para que esto trascienda y tenga un impacto”, concluyó. Finalmente, convocaron a participar de la Conferencia Internacional UNIAPAC, que se desarrollará del 20 al 22 de octubre de 2022, en Roma (Italia).

Sobre el autor

Portal Empresa

Deje su opinión

1 comentario